jun 8 2013

El arpa y la sombra

Artículo escrito por: Augusto Prieto
Soberbio siempre en la recreación histórica Alejo Carpentier.
El arpa y la sombra son tres relatos –entre medias de los dos está  La mano- articulados mediante una transmutación de personajes y de tiempos que forman una novela cohesionada.
El escritor cubano es capaz de cambiar el tono de las voces narrativas, transformando sus psicologías, diferenciándolas en tres mundos diferentes.
El centro de la obra, La mano, es una de las posibles historias de Cristóbal Colón y de su gesta, contadas por el mismo; repaso a una conquista y encarnación de un personaje que fascinó a muchos literatos iberoamericanos que se sintieron atisbados desde el pasado por ese ser legendario.
El arpa glosa la figura de Pío IX, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, puesto en tarea de muñidor de la santidad del Almirante.
En fin arrecia la ironía en La sombra, y el círculo –el triángulo- se cierra con un juicio, y son muchos los que se personan en ese proceso para aportar sus razones.
Alejo Carpentier utiliza una argucia inteligente para su arquitectura, moldea la verdad histórica adaptándola a su trama, y construye una ficción en la que –como en Calderón- todo es verdad
y es mentira, porque nunca más que en esta novela la vida -la del Ilustre Almirante- es sueño.
Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Fabulosa y genial.
Personajes: Vivos, nos visitan desde la historia.
¿Dónde puede leerse?: En alta mar.
¿Dónde encontrarlo?: Prueba en tu librería habitual.


mar 20 2013

El acoso

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Un rompecabezas. Compuesto por piezas que deben ir encajando unas en otras para componer un dibujo, una historia. De esa manera compuso Alejo Carpentier su novela corta El acoso.
Y la construcción del trayecto vital de ese joven acosado -por sus ideas, por sus actos- se lleva a cabo mediante la palabra y el ritmo: un vocabulario exuberante que manufactura imágenes a la manera de una sinfonía, la Eroica de Beethoven, con la que comienza y termina el relato.
Sabemos que el escritor cubano trabajó y vivió absolutamente influido por la música, los melómanos podrán estudiar las concordancias entre la estructura de la novela y la de la sinfonía. Los lectores la intuyen mientras recorren una ciudad hostil, violentada; se asfixian en la guarida del protagonista y en su miedo, sus ansiedades, recuerdos y deseos insatisfechos.
Imaginamos que la ciudad es La Habana, donde Alejo Carpentier estuvo preso durante la dictadura de Machado; a efectos de la novela, es el prototipo de cualquier ciudad latinoamericana, decadente y contrastada, violenta, laberíntica y viva.
El escritor nos mete en la cabeza de los personajes, utilizando a veces el monólogo interior.
Es una obra de profunda carga política pero despojada de mensaje ideológico, en la que el lector debe convertirse en árbitro, ya que no en juez.
El acoso es rupturista con el resto de la obra de Carpentier, diferente. Tiene una estructura compleja y fragmentada, una escritura impresionista, elaborada, establecida en diferentes momentos temporales, encerrados en los cuarenta y seis minutos que conviene que dure la Eroica. Construida como una película, según la avanza la lectura, la novela se aclara, se enfoca, y se arma el rompecabezas.

Calificación: Excepcional.
Tipo de lector: Algo intenso.
Tipo de lectura: Absorbente e intensa.
Argumento: Astuto.
Personajes: Angustiados.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier capital latinoamericana.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de lance.


mar 2 2013

El reino de este mundo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Basada en sucesos históricos, El reino de este mundo transcurre a caballo entre los siglos XVIII y XIX en Haití. Es el tiempo de las revueltas de los negros, la abolición de la esclavitud, el efímero reinado del primer monarca coronado en América, Henry Christophe, y su corte tropical, la república de los mulatos.
Alejo Carpentier visitó La Española en 1943, escuchó los tambores del vudú, y quedó atrapado por el poder evocador de la ciudadela de La Ferrière y las ruinas de Sans-Souci que le inspiraron esta novela.
Reconoció lo real-maravilloso en un mundo nuevo en el que no se han recontado las cosmogonías, porque los mitos fundacionales todavía están aflorando y no se han agotado los bardos de cantarlos durante milenios, como en la vieja Europa, ¿porque –se pregunta el escritor- qué es la historia de América sino una crónica de lo real-maravilloso
Haití encierra lo mágico en las religiones animistas que los negros importaron de África en sus ritmos de percusión, en esa naturaleza sin domesticar, una corriente subterránea que han seguido los artistas hasta hoy y que Cristina García Rodero fotografió de una manera magistral.
Alejo Carpentier estaba en disposición de encender los matices que diferenciaban esas sociedades superpuestas –blancos/negros- de las de su Cuba natal: la presencia del francés y de sus ideales revolucionarios, la música, la religión y esa excepcionalidad de nación negra trasplantada que hunde su origen en la esclavitud, el racismo y la violencia.
Y sin embargo la Libertad es el motor de la novela.
Un relato sorprendente y alucinado. Una novela histórica grandiosa.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera. A quien le gusten los americanos del realismo mágico le fascinará.
Tipo de lectura: Sorprendente.
Argumento: Mágico y aventurero.
Personajes: Llenos de matices.
¿Dónde puede leerse?: El sitio sería Haití, con todas las salvedades.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual de nuevo o de lance.


ene 23 2013

Guerra del tiempo, otros relatos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Viaje a la semilla es un cuento desconcertante, tramado para sorprender al lector mediante la inversión del tiempo. Iniciado el relato, la narración avanza hacia atrás, paradójicamente bien urdida. Lógica.
Semejante a la noche puede ser un homenaje a los relatos homéricos, en él una guerra se hace igual a otra guerra porque un hombre es igual a cualquier otro, y los pretextos guerreros, las ansias de conquista y los miedos de la partida hacia lo desconocido se continúan, idénticos, a través de las eras y los eones. Semejante a la noche es la confusión, la ensoñación, la mezcla de las materias en los sueños, son los deseos.
El camino de Santiago como recorrido iniciático no realizado, como escapada, lleva a nuestro protagonista a girar por el globo de la tierra y el agua, en una narración que nos intenta acercar al pasado, trabajando la materia histórica como realidad compuesta de vivencias. Historia(s) que alumbró (alumbraron) la nuestra. Intrahistoria de los sueños de la conquista, fascinación del descubrimiento de un mundo nuevo. Camino, deambular.
El escritor cubano Alejo Carpentier trabaja en estos tres relatos con el Tiempo en un ejercicio de virtuosismo literario: tiempo que regresa, que camina hacia atrás, que se mezcla, cosas que suceden al mismo tiempo que otras cosas, sucesos históricos intercalados, desordenados, que sin embargo componen un relato coherente. Una reflexión sobre el suceder, el alternarse de las hechos, el permanecer de los pensamientos y de los deseos que lleva al su autor a titularlos –juntos- Guerra del tiempo.
Relatos ingeniosos e inesperados que se prolongan en el acierto con el que el escritor escoge y elabora sus temas en Otros relatos: es el caso de la sombra en Oficio de tinieblas, un cuento magníficamente trabajado en el que lo simbólico se convierte en una realidad motora. En Los fugados es el instinto, la crueldad animal y la humana, el afecto y la fidelidad, girando en torno a la esclavitud, el negro como ser animalizado, poseído, perseguido y cazado.
Inmediatamente nos damos cuenta de que el Diluvio Universal es el asunto de Los advertidos, en el que Carpentier deslocaliza el mito en una reflexión ácida sobre las religiones y el origen de las mitologías.
Y El derecho de asilo es un sarcasmo sobre las sociedades latinoamericanas, sus asonadas, sus cambios de bando y la facultad de los políticos para perdurar, lo explica todo en tono de astuta comedia.
Los cuentos o relatos cortos de Alejo Carpentier son tan brillantes como sus mejores novelas.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados a lo que se suele llamar novela histórica, adscripción engañosa.
Tipo de lectura: Intensa pero interesante.
Argumentos: Muy curiosos. El caso de Viaje a la semilla, y Oficio de tinieblas, sencillamente geniales.
Personajes: Soñadores y viajeros.
¿Dónde puede leerse?: En un viaje, en una playa, en un puerto mejor.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.tiposinfames.com


dic 26 2012

Los pasos perdidos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La creación de un mundo. Eso es lo que define la obra de los grandes escritores, entre los que se encuentra el cubano Alejo Carpentier. Un mundo con sus propias leyes y una perfecta sincronización de las piezas que lo arman: colores, ciudades, personajes, ambientes y sonidos, envueltos en la niebla creacional de los fenómenos de la atmósfera.
Sin que nos demos cuenta en Los pasos perdidos nos vemos inmersos en situaciones de las que ya no podemos salir, hechizados por lo que sucede en ellas, pero también por la propia metafísica de su realidad.
Trama y relato sometidos a la elaboración literaria como tema.
Como en otros escritores latinoamericanos nos encontramos con una prosa que alterna lo épico, lo solemne, la soberbia de la alucinación y la materialidad de lo tangible.
Y la música.
La música sin la que la obra de Carpentier no se puede comprender y que está en el trasfondo de sus novelas, generando un ritmo especial, indisociable de la escritura.
Aquí el motor de la novela es la búsqueda, en lo remoto de la selva, de raros instrumentos musicales, esto le sirve al narrador-protagonista para guiarnos por un viaje al corazón de las tinieblas que es el origen de la música, en una gran aventura americana a través de un Nuevo Mundo inmenso, desbordante de maravillas, una búsqueda de El Dorado, una nueva Odisea que se inicia en un espacio inusual, entre las bambalinas de un teatro, para avanzar por ciudades latinoamericanas en eterna revolución, cordilleras primigenias, selvas; sintiéndonos tras Los pasos perdidos de los primeros conquistadores que obsesionan a Carpentier.
Es efectiva, por ejemplo, la descripción de una ciudad por las imágenes que materializan en ella quince faroles, narración –pues- creada con impresiones de palabras y de sonidos.
Los pasos perdidos es el deambular los hombres -por el planeta, por el tiempo- en busca del conocimiento, de la comprensión de la naturaleza, de una inocencia de paraíso perdido.
Nítidas referencias nos guían por la intención de la novela.
Podemos decir que Alejo Carpentier publicó esta novela en 1951, que había recibido en su juventud una formación musical que marcaría su persona y su obra, que suele citarse El siglo de las luces como su novela fundamental; y que -por su tono alto, la utilización soberbia del vocabulario y la intensidad de su trasfondo- Los pasos perdidos es una novela apasionante.

Calificación: Obra maestra.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados al realismo mágico.
Tipo de lectura: Intensa pero factible.
Argumento: Desgarrado en la narración.
Personajes: Verdaderos y fascinantes.
¿Dónde puede leerse?: En la selva.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com


jul 23 2012

Écue-Yamba-Ó

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Solamente Alejo Carpentier puede decir que cuando escribió esta novela todavía no había madurado una técnica ni tenido el tiempo suficiente para forjarse un estilo personal, que adolece la obra de muchos de los defectos que forzaron los movimientos vanguardistas, que no había querido que se volviera a publicar, porque la veía como cosa novata, pintoresca, sin profundidad.
El lector –en cambio- goza de una novela sólida, brillante de experimentos; su tipismo se ha hecho, con el paso del tiempo, el más interesante testimonio de una época.
Carpentier la escribió en una cárcel de La Habana en 1927, la publicó, accedió a hacerlo de nuevo porque circulaban versiones piratas amparadas en el éxito de El siglo de las luces. Entiende el escritor, y el lector comprueba, que cobra valor de documento; es indispensable para entender algunos de los aspectos de Cuba, zonas de su evolución histórica y social, también la obra de Alejo Carpentier en su totalidad.
Écue-Yamba-Ó nos remite a los ritos de iniciación de las sociedades secretas de los negros, el ñañiguismo. Los tres capítulos en los que Menegildo Cué es iniciado, nos transmiten la atmósfera mágica de los rituales, de una gran belleza y complejidad, que eran –y son- herméticos para los profanos. Desconozco que se haya tratado el tema en la literatura de ficción, pero dudo que se haya conseguido con tanto acierto.
Solo por esas trece páginas la novela adquiere una importancia capital. El lector siente el ritmo secreto, el estado de ánimo en el Cuarto Fambá.
Para eso se inventó la literatura.
Lo mismo ocurre con la descripción del Temporal, y con la elaboración literaria de los sones y de los bailes.
Hay voluntad de virtuosismo en el vocabulario y color local, ingenuidad en la secuenciación de la novela a la manera de cuadros, algunos de ellos costumbristas, todo ello, y la fuerza de la escritura, demuestran la juventud del autor, su ansia por escribir, la potencia que demostrará en el resto de su producción.

Calificación: Excepcional.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena salvando algunos escollos del vocabulario, aunque se entiende por el contexto sin necesidad de acudir al glosario.
Argumento: Interesante.
Personajes: Reales, tocados por la magia.
¿Dónde puede leerse?: En Cuba, en Prado.
¿Dónde encontrarlo?: En www.iberlibro.com en ediciones antiguas o en  Narrativa Completa I de Alejo Carpentier.