jul 26 2011

Las tumbas de Saint-Denis y otros relatos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Además de sus obras más conocidas como Los tres mosqueteros o El conde de Montecristo, Alejandro Dumas –padre- escribió pequeños cuentos de género fantástico.
Tres de ellos fueron publicados juntos en una colección de relatos breves del diario El País.
El que da lugar al título, Las tumbas de Saint-Denis, está ambientado durante los turbios sucesos de la Revolución Francesa, cuando los exaltados violaron los panteones de los reyes de Francia en la basílica de Saint-Denis, cerca de París. El escritor utiliza una voz implicada para fingir presencia y recuperar la atmósfera del momento, vindicando el honor del pueblo y de sus monarcas, y remata el cuento con una fantasmagoría romántica.
Encontramos a Los dos estudiantes en Bolonia, en un ambiente italiano, antiguo para Dumas de cien años. Es una extraña fantasía, profundamente homoerótica por mucho que queramos (que no queremos) justificar los detalles por las trampas del lenguaje o la diferencia de las costumbres. Al menos hoy no lo podemos ver de otra manera y está bien así. Bebe de los cuentos del Decameron, con fantasmas que regresan y crímenes que se han de vengar desde el más allá.
Por fin, la Historia del demonio familiar del señor de Corasse parece extraída de las Noches orientales. Es un cuento de genios y maravillas escrito con brillantez. Crece con la hábil revelación, oportuna en el tiempo, de su narrador testigo.
Tres relatos muy breves y llenos de encanto.

Calificación: Encantadores.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados a la literatura fantástica.
Tipo de lectura: Curiosa.
Argumento: No por previsibles son menos atractivos.
Personajes: Románticos.
¿Dónde puede leerse?: En Saint-Denis especialmente.
¿Dónde encontrarlo?: Puede intentarse en www.uniliber.es


ene 30 2011

Trésor des Médicis

Artículo escrito por: Augusto Prieto

“Que los Médicis duerman en paz en sus tumbas de mármol y pórfido, han hecho más por la gloria del mundo de lo que hicieron jamás antes de ellos, ni harán nunca después, ni príncipes, ni reyes, ni emperadores”.
Alejandro Dumas.

Una vez más es Skira (Flammarion) la encargada por el Museo Maillol de París para componer el catálogo de la gran exposición sobre los Médicis, que debido a su éxito ha sido prorrogada hasta mediados de febrero.
Como es habitual en las ediciones de la casa, es un volumen cuidado, que refleja con precisión el espíritu de la muestra y recopila, por tanto, el tesoro que esa familia florentina acumuló a lo largo de los siglos.
Porque ininterrumpidamente desde Cosme el Viejo, hasta la electora palatina Ana María Luisa, los Médicis utilizaron una fortuna colosal para acumular obras de arte y objetos raros, para ejercer un mecenazgo sin sombra sobre los grandes artistas y para producir piezas extraordinarias. Una muestra muy representativa de ese tesoro es la que se presenta en la rue de Grenelle y se recopila en éste volumen: Trésor des Médicis.
Las motivaciones, el impacto y la pasión por el hecho artístico, son analizadas en profundidad junto con su significación social y su papel como motor económico y generador de objetos, pero también de creación del gusto; y en ese sentido resalta el compromiso, la identificación de la familia con la ciudad y con el arte.
Se abre el catálogo con textos introductorios, entre los que destacan los dedicados a las gemas (Riccardo Gennaioli), a los instrumentos científicos (Giorgio Strano), a la astrología (Hervé Drévillon), a las colecciones arqueológicas (Fabrizzio Paolucci). Textos breves y concisos.
Los ejes temáticos que acompañan el decurso de la exhibición culminan con el dedicado al esplendoroso crepúsculo de la dinastía que dejó en la ciudad del Arno una herencia suntuosa.
Las piezas se presentan y se analizan por sí mismas y por su relación con el medio artístico y las colecciones. No podemos dejar de referirnos a la excepcional Cabeza de Caballo Medici-Riccardi; al retrato de Leonor de Toledo, de Bronzino de la portada del catálogo; al fabuloso manto de plumas rojas tupinamba; o a los modelos en cera sobre pizarra del medallero familiar, concebido por Antonio Selvi. Sorprendente la carta de Nostradamus a Catalina de Médicis. Descontando a Cellini, a Miguel Ángel, Botticelli, Tiziano, Dolci, Pontorno…
María y Catalina, reinas de Francia, regresan a París en los lienzos prestigiosos de Le Mannier y de Pourbus el Joven, para esta exposición única comisariada por Maria Sframeti.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Aficionados al arte y al coleccionismo.
Tipo de lectura: Técnica pero muy divulgativa.
¿Dónde puede leerse?: Esperando el almuerzo en Au Sauvignon, rue des Saint Pères.
¿Dónde encontrarlo?: En la sede del Museo o por encargo en alguna librería especializada, puesto que la web de la institución no parece estar preparada aún para la venta.


ene 23 2011

El cementerio de Praga

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela escrita desde dos tiempos por el ensayista y novelista italiano Umberto Eco. Situada con sabia eficiencia entre el best-seller y la literatura de personajes, narra a través de los diarios de un italiano afincado en Francia, la existencia de unos informes conspirativos cuyo único sentido está en el oportunismo, la apropiación indebida de capitales y hasta el homicidio. De primeras, nos enteramos de que Simonini es un tipo que pudiera parecer apocado, nada dado a delirios erótico-festivos, lector entusiasta de Eugene Sue y Alejandro Dumas y bon vivant de la cocina francesa. Al vivir encerrado en una habitación luminosa siempre entre legajos e informes, asistimos a su odio hacia judíos, jesuitas, alemanes e ingleses, debido a que su vida solitaria lo mantiene aislado de todo mundo; sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues este hombre resulta ser no sólo un hipócrita que instrumentaliza sus odios para no renunciar a sus placeres, sino alguien que devuelve con saña todas y cada una de las bofetadas que le da una vida marcada sobre todo y desde un principio por los recuerdos que un abuelo que trató de acabar con el bonapartismo, le infringieron en su personalidad de individuo avant-le siecle.
Intrigas y numerosos personajes todos ellos extraídos de la Historia menos el principal, llevan a Eco a utilizar un segundo narrador aclaratorio de los diarios y las cartas entre conspiradores; esta especie de voz en off sin otro narratario que el lector, resulta ser muy particular y aclaratoria y podría ser la del escritor, sin ser la del autor, lo que convierte lo escrito en algo no sólo relevante a nivel artístico o literario, sino desde el punto de vista de la existencia de un testigo libresco que lo cuenta.
Por otra parte, las comunicaciones entre Simonini con abades y representantes de lobbies ya mentados, pudiera parecer que van destinados a diferentes personajes.
Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Desde el que quiera disfrutar con un buen best-seller histórico hasta el que se interrogue por elementos importantes dentro de la literatura.
Tipo de lectura: Amena y literaria, se construye y deconstruye por capas sin ser fragmentaria.
Argumento: Simonini empieza su periplo en el conflicto entre mazzinianos y republicanos y termina siendo parte del nazismo en virtud de una peripecia argumental sugerida desde el título.
Personajes: Todos implicados en la trama, ninguno del todo inocente.
¿Dónde leerlo? Cerca de una abadía medieval, para comprender que el autor de El nombre de la rosa evoluciona en la Historia.