dic 5 2010

El Maestro y Margarita

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Potente sátira sobre la Rusia comunista, censurada en su día y con altas dosis de lirismo. Narra el intento de un profesor que aprende a desamar a una muchacha, por rehacer su vida a partir de la reconstrucción de una novela empezada en torno a Poncio Pilatos. Montada como la protesta de un loco hacia un mundo enloquecido por la presencia del Diablo, el autor no deja títere con cabeza y trata la esquizofrenia desde un punto de vista social e individual; de cómo un hombre es empujado a que le arrolle y mate un tranvía nace un enredo en el que por acción u omisión, cualquiera puede ser culpable o dar pruebas de ello; en este sentido, se denuncia desde lo absurdo y caricaturesco, un mal que leemos como social, pero que sentimos inapelablemente unido a la condición humana.
Berlioz, personaje que es utilizado en su tercer nombre para sembrar confusión con el músico, podría ser un genio, pero la esquizofrenia es otra cosa, fea y que a partir de cierto momento se vuelve lírica, debido a que las aspiraciones se volatilizan y a la buena de Margarita le acaba importando un bledo que su amado nazca muerto; el dilema es encontrar algo de paz, una vez el destino converja.
Dice Alain de Botton en FED.com que lo que diferencia lo snob de lo prosaico o literal es la existencia de una madre. Bulgakov reniega valientemente del mundo donde vive, para construir uno paralelo donde la fantasía y potentes personajes cargados de imágenes hacen de las suyas; el gato con botas que huye de ser un estereotipo o el perro apaleado la primera parte y resurgido de sus cenizas la segunda nos hacen partícipe de una visión onírica que parte del delirio de persecución hacia el Diablo, pero finalmente acaba en la imaginación.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Acostumbrado al caos y sin ánimo de armar un rompecabezas delirante.
Tipo de lectura: Difícil y con demasiados elementos como para que el lector quede pronto fuera de combate.
Argumento: Distinto, original, caótico.
Personajes: Desdoblados entre lo que quieren y lo que pueden y cómo esto lo lleva a la exageración sin ser paródico.
¿Dónde leerlo? Mezclando actitudes y con calma, por ejemplo, en la Alemania recién inaugurada tras la caída del muro.


abr 11 2010

Del Amor

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Nunca he entendido por que extraña razón un libro como es Del Amor de Alain de Botton pasó más bien desapercibido cuando se tradujo y publicó en España. Eso fue durante el año 1995. Y nunca lo he entendido porque me parece que es una de las mejores novelas francesas de los últimos treinta años.

Un muchacho coincide en un avión con una chica. Se conocen, se enamoran y comienza a producirse el conocimiento profundo de ambos. Pero desde el otro. Es decir comienzan a conocerse a sí mismos. En occidente tendemos a buscar fuera. Por ejemplo, soy celoso porque él o ella coquetea con todo lo que se mueve. En oriente son más de buscar dentro. Por ejemplo, soy celoso porque estoy enfermo de la cabeza o, sencillamente, soy un imbécil. Y eso es lo que cuenta esta maravillosa novela. Los personajes se descubren en un espejo que se llama pareja.

De Botton lo hace, francamente, bien. Traza una historia realista, sensata y muy cercana a cualquier mortal. Posiblemente , esa historia que narra sea la misma que vivimos nosotros cada cierto tiempo y no queremos o no sabemos ver.

La fina ironía del autor es una constante en la narración y convierte la experiencia lectora en algo delicioso.

Calificación: Muy bueno. Pero muy, muy, bueno.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Invita a la reflexión por su delicadeza al plantear asuntos espinosos.
Engancha desde el principio.
No le sobra ni una página.
Argumento: Enamorarse, enterarse de lo que pasa y, encima, sobrevivir.
Personajes: Francamente bien dibujados desde la zona más íntima de cada uno de ellos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte. Cuidado si lo hace en un avión. Mire antes a su derecha para saber quién le acompaña.


hear the voicesthe manhattan transfer