abr 8 2013

¿Para qué sirve la literatura?

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Imagínense que son invitados a una conferencia en París, la sede: el prestigioso y endiosado Collège de France. Asiste la crema y nata de la intelectualidad literaria porque el conferenciante es catedrático de La Sorbona y de la Universidad Columbia de Nueva York. Toma posesión con esta disertación de su cátedra en el Collège: Literatura francesa moderna y contemporánea: (muy importantes los dos puntos) historia, crítica y teoría.

Entre el público, debidamente ocultos en el aura de su prestigio se sientan –por supuesto- como convidados de piedra, las Tres Gracias de la literatura francesa: Madame Bobary llena de cintas, La Berma vestida como Fedra y el capitán Alfred Dreyfus.

Imagínense que se quedan.

El orador comienza a hablar con alusiones y agradecimientos a los gurús de la modernidad y cada vez hay más gente en la sala, se materializan Roland Barthes y Michel Foucault. Ya estamos todos.

Ahora el discurso analiza la utilidad de la literatura, de la narración, la diferencia de visión según el contexto histórico, la ética de lo contado, la tensión entre creación e historia, entre texto y contexto. Baudelaire, Flauvert y Gide se agolpan detrás de las cortinas, dispuestos a saltar sobre el público.

Imagínense que se duermen.

Y se despiertan y Antoine Compagnon sigue hablando y citando a Proust y diciendo cosas que parecen muy interesantes pero ustedes… ¡se vuelven a dormir!

¿Se imaginan la sensación atroz de haberse perdido este momento? ¿De sentir su ignorancia como un pesado manto del que no se pueden librar? ¿Sentirse incapaces de seguir el hilo argumental? Es lo que me ha ocurrido a mí leyendo este ensayo que recoge la conferencia famosa de 2006.

No digo que no sea interesante ni renuncio a intentar de nuevo la lectura del texto prolijo. No de inmediato. No me siento capaz.

Imagínense lo que puede haber sido la conferencia.

Brilla sin embargo la cita proustiana como un diamante, cuando el autor pregunta algo al ascensorista del Gran Hotel de Balbec. “Pero no me respondió, no sé si por la sorpresa que le causaron mis palabras, por la atención debida a su trabajo, por etiqueta, por sordera, por respeto al lugar en que estábamos, por miedo al peligro, por cortedad de la inteligencia o por obediencia a la consigna del director”

¿Para qué sirve la literatura?

Calificación: Denso
Tipo de lector: Estudioso/filosófico
Tipo de lectura: Espesa
¿Dónde puede leerse?: En la playa no
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita