may 23 2010

Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Deliciosa obra teatral firmada por Adolfo Marsillach que repasa la historia de una pareja desde el momento en que se conocen hasta el día que intentan reencontrarse a pesar de todo.

Una secretaria que deja de menstruar si trabaja más de la cuenta; un cantautor que no compone y vive en una comuna, pero solo porque todo le parece una mierda; una mujer que pierde su virginidad con un italiano que decide casarse con ella para ser todo un caballero y se va con media tonelada de calabazas debajo del brazo; un marido que abandona a su esposa con la misma insistencia con la que regresa. Esos son algunos de los personajes de una obra en la que sólo hay dos actores. Un hombre y una mujer.

El humor finísimo y los constantes guiños a una sociedad tan estúpida como llena de complejos hacen de esta obra una joya insustituible en cualquier biblioteca. Fue estrenada el año 1.981 en el Teatro de la Comedia de Madrid.

Calificación: Excelente..

Tipo de lector: Cualquiera. Si su hijo no lee intente que empiece con el teatro. En un par de horas puede quedarse prendado para siempre.

Tipo de lectura: Fácil y muy amable. Deliciosa.

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Impecables.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte. Si es en un vagón del metro de Madrid mucho mejor.


rubi y los casinosyo tenia un novio que tocaba en un conjunto beat


may 22 2010

Las Bicicletas son para el Verano

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Don Luis, uno de los personajes de esta obra teatral, termina diciendo “sabe Dios cuándo habrá otro verano”. Es ese un broche perfecto para una obra de teatro perfecta. Fernando Fernán-Gómez logra un clima verosímil, unos personajes que se mueven en un terreno que les hace crecer en cada intervención, rodeados de un drama colosal del que nadie puede escapar, logra representar un conflicto bélico terrible sin que aparezca una sola arma en el escenario, ironiza sobre lo imposible, dibuja la España de antes, durante y después de la guerra civil. Porque los grandes protagonistas de las guerras son los civiles y los militares. Todos. Nunca las armas. Esas son vehículos (el autor las convierte es sonidos, sólo sonidos que destruyen las esperanzas). Las bicicletas son para el verano es, sin duda, una de las obras teatrales más importantes de todos los tiempos de la literatura española. Con un puñado de personajes podemos ver una España entera.

Me pregunto por qué no está entre los títulos de lectura obligada en institutos y colegios. En lugar de hacer leer a los jóvenes novelas y obras de teatro que les parecen un tostón (no lo son, pero así las reciben los chicos y chicas) alguien debería empezar a comprender que para cada libro hay un momento. Y que a la lectura se llega a través del gusto propio y no de la importancia de la obra. Son los libros como este los que dan la mano a los posibles lectores y no otros por muy importantes que sean. Para esos ya habrá un momento. Seguro que sí.

Fantástica obra de Fernán-Gómez. Echen un vistazo y si no tengo razón me lo dicen aquí mismo. No olviden, si leen la edición de Espasa Calpe, leer el prólogo del que fue  mi buen amigo Eduardo Haro Tecglen. Es soberbio. Y después de la obra, no antes.

Calificación: Una obra maestra indiscutible.

Tipo de lector: Cualquiera, pero sepan que la ironía inunda el texto.

Tipo de lectura: Fácil y muy amable.

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Impecables.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.


may 10 2010

La muerte de un viajante

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Arthur Miller consiguió con este drama el premio Pulitzer. Y al que escribe esto le consiguió enredar para siempre entre los escenarios, los personajes y los diálogos de las buenas obras de teatro. Mi viejo ejemplar de La muerte de un viajante, editado el año 1952 por Ediciones Alfil, siempre está colocado en un lugar privilegiado de mi librería.

Willy Loman es un viajante que ha dedicado toda su vida a tratar con los clientes, a vender. Pero se ha convertido en un fantoche. Sus hijos son justo lo que nunca hubiera querido que fuesen. Su esposa le ama mientras él en uno de sus viajes conoce a una mujer y se ve obligado a mentir para salvar la situación. Todos los que tiene alrededor han podido triunfar de alguna forma. Él es una risión. Sus sueños, tan americanos como los de cualquiera se ven reducidos a la nada.

Con todo esto, Miller consigue una obra emocionante, llena de un ritmo incansable que lleva al lector de la mano de sus personajes (sin violencia, cuidando de él) hasta un final esperado por ser el único posible, una obra que destroza la estúpida idea de un sueño colectivo que esta al alcance de cualquiera.

Siempre que comienzo una novela o un relato, agarro el ejemplar de tapas negras, el número doce de la colección (extra), para recordar cómo se debe trabajar el diálogo en una narración. Leo con detenimiento la obra entera. Dejo, otra vez, el libro en su sitio sintiéndome pequeño, casi enano ante ese talento y comienzo mi escritura. Les recomiendo que lean esta obra. Es sencillamente excepcional.

Calificación: Una obra maestra indiscutible.

Tipo de lector: Cualquiera, aunque los que no quieren creer que el mundo es otra cosa distinta a lo que aparece en las revistas del corazón deberían pensárselo.

Tipo de lectura: Fácil y muy amable. Aunque triste.

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Si sobresale por algo este drama es por el dibujo que hace Miller de sus personajes a través de sus voces.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.


Ray CharlesWhen A Man Loves a Woman


may 9 2010

El burlador de Sevilla

Artículo escrito por: Carmen Neke

Esta fue la obra que dio pie archiconocido y universal mito de Don Juan. Un mito que presentará en los siglos posteriores muchas caras diferentes, pero El burlador de Sevilla de Tirso de Molina es la primera y original concepción de su figura. La verdad es que se trata de una obra enormemente moralizante y bastante mal versificada, algunas rimas hacen que se te retuerzan de espanto los dedos de los pies. Pero también hay que reconocerle a don Tirso la enorme fuerza dramática que le da a la pieza, desde el mismo inicio del primer acto.

La imagen estereotipada que tenemos de Don Juan como seductor en serie proviene en realidad del Tenorio de Zorrilla, obra del Romanticismo donde se pone de relieve sobre todo la vertiente amorosa de la leyenda. Pero el original, este Don Juan de Tirso, fue creado en el espíritu de la Contrarreforma, y todo gira en torno a la contraposición de los placeres terrenales frente a la vida eterna que nos espera tras la muerte. El “Qué largo me lo fiáis” de Don Juan es la respuesta del pecador irresponsable que no tiene en cuenta que la vida pasa más rápido de lo que imaginamos (tempus fugit, otro tema fundamental del Barroco) y que antes de lo que pensamos tendremos que rendir cuentas ante Dios.

El Don Juan de Tirso es hijo de su época, es un burlador que no respeta ninguno de los pilares básicos de la moralidad de entonces: el honor de las mujeres, el respeto paterno, la autoridad del rey, el temor de Dios. Todos estos elementos de la honra estaban basados en la autoridad divina, por lo que desafiarla era lo mismo que desafiar a Dios. Y por eso al final Don Juan va a recibir su justo castigo, sin dejarle siquiera lugar para el arrepentimiento. Con el paso de los siglos, esta moralidad basada en un concepto teocentrista del mundo (con Dios en el centro y la base de la sociedad) se fue perdiendo, y de la figura de Don Juan solamente quedó el aspecto más llamativo: el de conquistador de mujeres, aunque su amoralidad siempre ha seguido ahí de manera más o menos explícita.

Calificación: Muy buena.
Tipo de lector: Preferentemente familiarizado con el lenguaje barroco del Siglo de Oro.
Tipo de lectura: Fácil pero requiere algo de esfuerzo.
Argumento: La lucha del libre albedrío contra la voluntad de Dios. Adivinen quién gana.
Personajes: Estereotipos con una personalidad propia muy marcada, especialmente las mujeres plebeyas.
¿Dónde puede leerse?: Los caballeros que se lo lean en el AVE camino a Sevilla, las damas más recatadamente en casa.


Paco De LuciaTriana


may 2 2010

Edipo Rey

Artículo escrito por: Carmen Neke

Una tragedia magistral de Sófocles, por el tema, la construcción, la estructura, el ritmo de presentación de personajes y de descubrimiento paulatino de nuevos datos hasta llegar a la terrible conclusión final, el retraso por medio de coros para mantener la tensión… Una verdadera obra maestra, y pensar que estamos en el puro principio del teatro, la capacidad de Sófocles de estructurar la presentación escénica ya la quisieran muchos autores contemporáneos.

El tema fundamental de Edipo Rey es el destino. Los dioses dominan el destino del hombre y éste no puede hacer nada para cambiarlo, porque todo lo que haga se volverá contra él. El héroe, por muy poderoso que sea, está totalmente indefenso ante los designios divinos. Llama la atención la actitud general de aceptación de los oráculos, pues realmente son éstos los que han provocado todos los problemas del héroe: en ningún momento se sugiere que habría sido mucho mejor no saber lo que les deparaba el destino, de no haber habido oráculos premonitorios los personajes no habrían actuado de la manera en que lo hicieron, provocando su propia desgracia con sus actos. Edipo no es víctima de su destino, sino de su intento (suyo y de sus padres) de huír de él. El destino es el designio de los dioses, y los humanos que intentan luchar contra los dioses y lo que ellos han decretado tendrán que esperar un duro castigo, esa es la filosofía subyacente en la obra.

Calificación: Un clásico imprescindible.
Tipo de lector: Lectura obligada para todo el mundo que habla sobre la figura de Edipo sin conocimiento de causa.
Tipo de lectura: Intrigante y amena.
Argumento: De sobra conocido, excepto para el pobre Edipo.
Personajes: Edipo, sus padres falsos, sus padres verdaderos, los oráculos y los dioses. Una mezcla explosiva.
¿Dónde puede leerse?: En el transporte público para quedar como un rey.  O en casa tranquilamente, para disfrutar bien de la obra.


Natalie ColeL.O.V.E. (L is for the way you look at me…)


abr 24 2010

Medea

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Medea, la protagonista de la tragedia de Eurípides, después de cargarse a la nueva esposa del que fue su marido, al padre de la nueva esposa; a Jasón, que fue su marido; y a sus hijos (de su marido y de ella, de Medea), después de cargárselos, decía, sale pitando hacia la corte del rey de Atenas. Y lo hace subida en un carro tirado por dragones.

Fascinante. Una historia que se ancla en una trama repleta de venganza, pero que trata de la maldad. Todos podemos desear daño a otro después de sentirnos traicionados por él, todos nos dejamos dominar por la ira aunque sólo alguien como el personaje de Eurípides puede llegar a esos extremos. La maldad convierte la venganza en la peor de las armas, en la más letal. Supongo que todo el mundo sabe que, cuando Medea huyó con Jasón y fue perseguida por su padre, ella mató a su hermano y esparció los restos para obligar al padre a dar sepultura, poco a poco, a su hijo y así retrasar esa persecución. Una alhaja de mujer.

Eurípides, maestro de la tragedia, es un autor que no se puede dejar de lado. Es imprescindible.

Calificación: Una obra maestra indiscutible.

Tipo de lector: Cualquiera que quiera conocer la condición humana sin llevarse las manos a la cabeza.

Tipo de lectura: Fácil y muy amable

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Usted, yo o la vecina del cuarto. En las tragedias de Eurípides estamos todos.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.


Lester YoungI Want to Be Happy


abr 3 2010

Muerte Accidental de un Anarquista

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Darío Fo defendía el discurso político y social como parte fundamental de la literatura, en concreto del teatro.

Un anarquista “vuela” a través de la ventana de una jefatura de policía. Y, a partir de ese suceso, todo un entramado lógico que intenta ocultar una realidad brutal se desmonta desde el disparate mental de la locura (el personaje principal de esta obra es eso, un loco que se disfraza constantemente).

La obra de Fo es un grito en contra de la violencia de Estado, de la violencia de las fuerzas del orden, pero, también, es un grito que procura reivindicar el humor, el disparate como vía de escape ante el mundo desdibujado y fragmentado que nos toca vivir. Si es imposible de entender mejor reírse de él.

La Estructura de Muerte Accidental de un Anarquista es, con seguridad, la más consistente de la literatura de Fo. Imprescindible su lectura.

Calificación: Excelente

Tipo de lector: Aquel capaz de reírse de sí mismo, de su entorno. Sin prejuicios políticos. Para los que aún creen en los sistemas políticos y sociales (quizás dejen de hacerlo).

Tipo de lectura: Ligera.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página.

Argumento: Divertido, disparatado, muy bien resuelto.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio excepto junto a una ventana de la jefatura de policía.


Modern Jazz QuartetAir on a G String