jun 8 2010

No me gustaría palmarla

Artículo escrito por: admin

Magnífico volumen editador por Demipage que reúne veintitres poemas de Boris Vian para recordar al autor después de pasar cincuenta años desde su muerte. Cada poema traducido por alguno de sus seguidores más ilustres (desde Javier Krahe hasta Santiago Auserón, pasando por Fernando Savater) e ilustrados por profesionales de primera línea (Jochen Gerner o Emmanuel Pierre, por ejemplo). Todo un reto para los traductores (el lenguaje de Vian es difícil e incluye palabras inventadas o al menos palabras que recogen significados distintos a los habituales, lo que hace muy difícil poder dar el sentido a cada poema) y, supongo, un verdadero placer para los ilustradores.

Boris Vian habla de la muerte en No me gustaría palmarla. Pero lo hace desde el humor y desde una irreverencia absoluta. Juega a escapar de lo que sabe seguro con un lenguaje transgresor y divertido. Los fans de Vian no pueden perderse algo así, los que no conocen al autor tienen una oportunidad inigualable de acercarse a él por la vía más rápida, los jóvenes encontrarán un hueco en el que pueden dar rienda suelta a su rebeldía y los temerosos ante la muerte lo pueden tomar como un curso intensivo con el que perder el miedo ante lo seguro.

Los más miedosos pueden estar tranquilos si quieren echar un vistazo a este libro. No sólo se habla de muerte. También se habla de la literatura, del oficio del escribir y de esas cositas. Una forma de hablar de la muerte más amable, más llevadera.

Una muestra. El poema está traducido por Luis Antonio de Villena (francamente brillante).

No ando muy ganoso

No estoy con la conveniente alegría

Para escribir pohesías

Si fuera como antaño

Las haría más de grado

Pero me siento aviejado

Me siento muy serioso

Y más bien conciencioso

Y sobre todo me siento perezudo.

Calificación: Maravilloso en su conjunto.

Tipo de lector: Fans de Vian, jóvenes. Abstenerse los que buscan las formas de siempre.

Tipo de lectura: Divertida.

Tema: Estamos muertos nos guste o no.

No sobra un verso. Y las ilustraciones son estupendas.

¿Dónde puede leerse? En uncementerio. O en la mesa de trabajo. Es lo mismo.


jun 5 2010

Libro de Jaikus

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Editado con mimo por Bartleby en su colección bilingüe de poesía, y con la traducción y prólogo de Marcos Canteli, supone ésta obra de Jack Kerouak una íntima muestra que sobre el oficio de las palabras tuvo este novelista de la Generación Beat. Descripciones de la naturaleza, de la esencia de las personas que le rodean y de la banalidad del paso del tiempo. Está compuesto el libro con unos primeros haikus (o colecciones de tres versos cortos que siguen una estela propia, a pesar de su influencia oriental) y continúa con cuatro cuadernos de pops (a los que así llama una vez reconoce su autoría, para sentirse más cómodo), cada uno de los cuales se refiere a una estación del año, siendo el primaveral de la desolación, el veraniego dedicado a la carretera, el otoñal por antonomasia a la generación beat y el invernal a Northport (su posible residencia).

Existen entre las piezas algunas metaliterarias, pero digamos que las plantas, los gorriones o las vacas que la pueblan sirven más para hacer juegos de palabras en aras del movimiento. Y es que hay un intento en Kerouak de transubstanciar el yo, con ánimo de olvidarse de él y reconstruirlo; de este modo, la pureza debe surgir de la observación como algo externo, directamente comunicable, que obvia a quién lo escribe. No hay, por tanto, sesudas reflexiones sobre el arte y la intelectualidad, sino imágenes (algunas poderosas, otras no tanto) que se leen agradablemente y recomiendo que de forma pausada, paladeando cada sílaba, pues a pesar de que todo está construido desde la libertad de rima y ritmo, ésta es sólo aparente, por lo que en cada poema, al contenerse algo así como un estado de ánimo deconstruido, una metáfora o una confesión mínima, hay impresión de minuciosidad en su manera de escribir, algo que no extrañará a sus lectores habituales, que como los de Carver o Tess Gallagher, consiguen de la lírica, una prolongación de sus historias o cuentos.

La tormenta,

como Dostoievsky

construye cuando enumera

Calificación: Muy interesante, para amantes de la literatura norteamericana, eso sí en pequeñas dosis.

Tipo de lector: No demasiado exigente; obtendrá mucho a cambio de poco.

Tipo de lectura: Sencilla, desapasionada; la edición bilingüe es ventajosa hasta para neófitos

Argumento: Notas y reflexiones que van desde el apunte del natural hasta la reflexión sobre su propia importancia como género.

Personajes: La yerba, el mulo, el arendajo, la ardilla,… Todos y ninguno.

¿Dónde se puede leer? Tumbado en un prado una noche estrellada.


jun 4 2010

Poemas de amor

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Cuidada edición de Linteo, llevada a cabo en su conjunto por Ben Clark, bilingüe y compuesta por casi treinta piezas largas y desgarradas, supone un hallazgo inaudito de lo que supuso el amor para esta mujer atormentada y suicida, mentirosa, sentimental y a la que se le criticó una vena confesional que le daba respiro. No son bellas palabras lo que busca pues, sino metamorfosearse en poema, convertirse en carne de imagen memorable, para borrarse a sí misma desde una negación de todo comportamiento constructivo, abandonándose a las sensaciones, y al dolor que éstas causan.

Hay que decir que este libro es posterior a “Vive o muere” por el que recibió el Pulitzer, y esto se nota fundamentalmente en la existencia de versos más elaborados y prolijos; había adquirido ya aquí Anne Sexton una suerte de confianza con su propia versión y mirada poética, que hoy la hace, si acaso, más lúcida y talentosa, definiendo más a una amante que se enfrenta al cotidiano devenir de sus taras y accidentes sentimentales y físicos (no en balde y como refiere Clark, durante su escritura se cayó por las escaleras de su casa y se hizo una luxación de rodilla que interpreta majestuosamente en “La fractura”, un canto al anti-glamour) que a una pobre loca sin más, con enorme grandeza y hondura dramática.

Se incluye aquí también la célebre “Balada de la masturbadora sola”, preciosa pieza de desamor y soledad, expresada también a través del abandono de lo corpóreo.

Es éste un libro de sensaciones y como tal se debe leer, pues quién no conozca el sexo, la relación entre padres e hijos y la necesidad de cariño injustificada más que desde uno mismo por lo exacerbada, no conoce la vida. Además, se consigue un poemario redondo, pulcro y sincero, en tanto que sus zonas oscuras quedan justificadas por un pálpito único, irrepetible.

SONG FOR A LADY

On the day of breasts and small hips

The window pocked with bad rain,

Rain coming on like a minister,

We coupled, so sane and insane.

We lay like spoons while the sinister

Rain dropped like flies on our lips

And our glad eyes and our small hips.

“The room is so cold with rain”, you said

And you, feminine you, with your flower

Said novenas to my ankles and elbows.

You are a national product and power.

Oh my swan, my drudge, my dear wooly rose,

Even a notary would notarize our bed

As you Knead me and I rise like bread.

Calificación: Extraordinario, eléctrico

Tipo de lector: Dispuesto a abandonarse a las sensaciones del cuerpo y el alma

Tipo de lectura: Intensa, profunda. Se recomienda no atragantarse y leerlo por piezas antes que como una obligación todo entero. No sobran versos.

Argumento: Historias de duelos y quebrantos en torno a la búsqueda de compañía sexual o sentimental.

Personajes: Muchos son elementos de la naturaleza como la pleamar, con más entidad que muchos amantes, maridos e incluso más que ella misma.

¿Dónde puede leerse? Un estado ideal sería algo ebrio, pues permitiría paladearlo junto a un buen bourbon, pero no necesita de estados alterados de la conciencia para ser disfrutado.


may 27 2010

Árboles de Invierno

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La vida de Silvia Plath fue un continuo jugar con su propia muerte. Terminó suicidándose. Protegió a sus hijos sellando la puerta de la habitación en la que dormían con toallas húmedas, abrió la espita del gas y dejó que su polo suicida se saliera con la suya. La relación con su marido (poeta) fue un desastre, la relación con su mundo (poesía) fue un desastre. Todo fue un enorme desbarajuste. Todo excepto lo que dejó escrito.

Durante algún tiempo, muchos se acercaron a los poemas de Plath con ese regusto que aporta saber que la autora fue una mujer machacada. En esto de la literatura el morbo existe como en cualquier otra parte. Pero, poco a poco, se fue descubriendo una poesía potente y honda. No negaré que después de leer con tranquilidad sus poemarios, uno siente ganas no de tirarse por la ventana, pero sí de lanzar un buen montón de mierda acumulada en la mochila.

Alguien capaz de decir El valor de la boca cerrada, ¡a pesar de la artillería! para referirse al dolor que provoca un silencio impuesto por obtener a cambio la tranquilidad, es capaz de decir cualquier cosa. Y de decirlo bien.

Me gusta poco reproducir poemas completos y no lo haré. Los libros sirven para esas cosas. Aquí, tan sólo, quiero recomendar la lectura de este Árboles de Invierno o de cualquier otro poemario de la autora. Eso sí, el que lo abra debe ser consciente de que el mundo se tornará gris, que el sufrimiento ajeno se pegará al propio, que los poemas de Plath se quedarán grabados a fuego en la memoria. Prueben a descubrir y a descubrirse leyendo cosas como estos versos:

la entera catarata de agua es un ojo

en cuyo remanso con lentitud

me inclino a contemplarme.

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lector: Si tiene pensado suicidarse mejor lea un tebeo.

Tipo de lectura: Exigente aunque luminosa.

Tema: La vida es una mierda. Más o menos.

No sobra un verso.

¿Dónde puede leerse? Lejos de la botella de gas butano.


piano concerto no 26 in d minorMozart


may 14 2010

Perra Mentirosa – Hardcore

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

La novelista madrileña Marta Sanz miente aquí más que escribe, es su juego, partir en primer lugar de los sueños del personaje de Joan Fontaine en “Rebeca”, para construirse un personaje a su medida. Y es que el feísmo en las imágenes de este primer poemario deja ver que “el silencio es el mejor apósito” para el paso del tiempo. La imagen de la carne, tan bien construida, se rodea de metáforas expresionistas y correlatos que utilizan a partir del vocablo anglosajón flesh, toda una gama de sentidos que van desde la masticable sangre a lo mullido de un chicle. Por otro lado, se juega como en “Black, black, black” a la verdad de las mentiras y las mentiras de las verdades, por lo que todo intento de confesionalidad resulta ser tramposo y, a la vez, eficaz para que el lector desconfíe o se crea al personaje. Por otro lado, la perra pasa de identificar las inquietudes e imágenes de la autora, a convertirse en un amuleto que le lame la mano o en una criatura triste que sólo oculta medias verdades.

En “Hardcore”, la poeta no olvida esta impronta y sigue construyéndose a sí misma desde el mismo registro. Juega Sanz a la seducción de un modo que ahonda en  anteriores temáticas onanistas, pero no olvida la observación como recurso que le permite ver al hombre de su vida cargado de defectos, desde un ombligo omnisciente y, a la vez, tan loco como la institutriz de “Otra vuelta de tuerca”; al final, se opta por quitar importancia a lo escrito, como si en estas piezas sólo existiese algo así como un afán que se explica por lo onírico, “aquel / que no me roza/es quién me deja / un peso legendario / en el centro/ de mi / gravedad” es un ejemplo de lo que Marta Sanz entiende por poesía como experiencia, algo que no rehúye de su propio vitalismo, pero que sigue cercando ese feísmo inteligente, por lo que se trata de soñar con lo peor, o lo peor de lo peor, para así salir airoso y sobrevivir.

Calificación: Pasable.

Tipo de lector: Mujeres que quieran reivindicar su condición de feministas.

Tipo de lectura: Agradable, pero todo sabe a poco.

Argumento: Onanismos y mentiras de una novelista con un mundo más que personal.

No sobra un verso.

¿Dónde puede leerse? Antes de salir a manifestarse en pro de los derechos civiles de la mujer.


Don ByasLaura


may 11 2010

El libro del anhelo

Artículo escrito por: Carmen Neke

Leonard Cohen es un poeta que se hizo cantante para poder ganarse la vida. Y tuvo un gran éxito como cantautor, pero nunca ha dejado de ser un literato que se gana la vida cantando. Su poemario El libro del anhelo, que recoge poemas escritos durante veinte años de su vida, no es el típico libro del famoso que sus fans compran por admiración hacia su ídolo. Es este un libro de una fuerza poética tremenda, con unos poemas tan aparentemente simples como efectivos. Ni siquiera la traducción les hace perder un ápice de contundencia

DESVIANDO LA MIRADA

me mirabas
y no se me ocurrió pensar
que podrías estar eligiendo el hombre de tu vida

me mirabas
por encima de las botellas y los cadáveres
y pensé
que sin duda estabas jugando conmigo

que sin duda creías que estaba lo bastante loco
para pasar por detrás de tus ojos
y tirarme al hueco abierto del ascensor

por eso desvié la mirada
y esperé
a que te convirtieras en una palmera

o en un cuervo

o en el inmenso océano gris del viento
o en el inmenso océano gris de la mente

mírame ahora

casado con todos menos contigo

INFORME PARA R.S.B.

La paz no llegó a mi vida.
Mi vida se escapó
en busca de la paz.
A menudo me vuelvo a encontrar con mi vida
intentando recuperar el aliento
pagar una cuenta
o soportar las noticias,
Tropezando como de costumbre
en los cables
de la belleza de alguien – -

Mi pequeña vida:
tan leal
tan dedicada a sus oscuros propósitos – -
Y, me apresuro a informar,
funcionando muy bien sin mí.

Calificación: Impactante.

Tipo de lector: Cualquier amante de la poesía. No es necesario que le guste Cohen como músico.

Tipo de lectura: Para saborear lentamente, sin prisas, y volver a ella una y otra vez.

Engancha desde la primera línea.

No le sobra ni un solo verso.

¿Dónde puede leerse? Desayunando en solitario en el hotel de una ciudad a la que has viajado por motivos de trabajo.


Al Cohn and Zoot SimsEmily


abr 29 2010

Buffalo Bill ha muerto

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Antología en la que se incluyen catorce poemarios de e.e. Cummings, poeta y novelista norteamericano, cuyos estudios tan cercanos a la Universidad de Harvard y un estilo que intercala cierto surrealismo formal con una sutileza y juegos de palabras elaborados y que tanto recuerdan a Scott Fitzgerald, tanto dio que hablar. Es la poesía de este prolífico autor, algo diseñado desde una necesidad de expresarse que parte de la gente, lo popular para hablar de temas universales como el amor, la vida, la muerte o el sexo. Juega el autor en ocasiones a complicar su detallada y casi pluscuamperfecta estructura, con falsos paréntesis, juegos de puntuación que son algo más que un guiño al caligrama francés; aquellos en los que el contenido es más ramplón o abstracto quedan reñidos en el debate que sobre la contingencia de su poesía mantuvieron ciertos críticos.

También destacan entre los catorce poemarios, algunos realmente cortos y más editables en revistas que como objeto-libro. Al ser Cummings un experto conocedor de las prostitutas de la época, sabe tratarlas con cierto respeto, pero con ligereza, así como a ciertos miembros de su familia como el tío Sol, a quién le dedica una bella pieza titulada “nadie pierde siempre ” en que habla de una enormidad de empresas fallidas, que sólo cobran sentido en la mirada de un poeta que contempla el tempus fugit con mayor evanescencia. Destacan también odas de agradecimiento a sus padres por la educación literaria que le procuraron.

Debido a su afán de transgresión, en la lectura no es tan importante procurarse las pausas entre verso y verso, sino entre palabra y palabra (las comas a veces las ponemos nosotros); también juega a descontextualizar la puntuación y dislocarla a su antojo.

No time ago

Or else a life

Walking in the dark

I met Christ

Jesus)my heart

Flopped over

And lay still

While he passed(as

Close as I’m to you

Yes closer

Made of nothing

Except loneliness

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lector: Para los que no creen en el clasicismo dentro de la poesía americana, dispuesto  emocionarse con su mensaje.

Tipo de lectura: Agradable, empática, emocionante.

No sobra una palabra en cada verso.

¿Dónde puede leerse? Como textos de celebración en cualquier boda que se precie.


39milosc lester bowie


abr 22 2010

Vive o Muere

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala


Con un prólogo de Maxine Kumin y una supercuidada edición de Julio Mas, Ediciones Vitrubio entrega este prodigioso y lúcido poemario de esta atormentada mujer, amiga de Sylvia Plath y que se metió en esto de la poesía debido a un reportaje de televisión, llegando a alcanzar, tras veinte años de experiencia y puliendo su idea inicial de soneto, el Premio Pulitzer.
Imágenes surrealistas, delirios vistos desde una fiebre real que miente y referencias a Edipo y a los hombres como torturadores, aún son muchos quienes ven bajo los retazos de los más breves poemas, ecos de lesbianismo por los que la sensualidad la da el sol, la suavidad el contacto con la naturaleza y no así lo humano anestesiado y frío como una roca ante el frágil encanto de los niños o los animales.
Consta de 34 solventes piezas este Vive o Muere, donde practica desde la rima asonante y consonante, el verso libre, la balada,… A pesar de ser denostada en su tiempo por gran cantidad de críticos, debido al feísmo de su temática, ha sido casi un siglo después cuando se ha visto en su lírica un reclamo de fuerza y vitalismo ante el terror de la locura. Otros críticos sitúan lo salvaje en Anne Sexton dentro de lo que se llama eje geodésico de la creación. Sólo el loco crea, inventa y miente con la autenticidad de un cuerdo. Sexton pone algo más que datos encima de la mesa, la necesidad de un vehículo de expresión libre e indomable, tan fuerte que en ocasiones no es apto para todos los públicos.

Gone, I say and walk from church,
refusing the stiff procession to the grave,
letting the dead ride alone in the hearse.
It is June. I am tired of being brave.

We drive to the Cape. I cultivate
myself where the sun gutters from the sky,
where the sea swings in like an iron gate
and we touch. In another country people die.

My darling, the wind falls in like stones
from the whitehearted water and when we touch
we enter touch entirely. No ones alone.
Men kill for this, or for as much.

And what of the dead? They lie without shoes
in the stone boats. They are more like stone
than the sea would be if it stopped. They refuse
to be blessed, throat, eye and knucklebone.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Todo aquel que disfrute con el realismo sucio y la temática underground. También para amantes de Sylvia Plath.
Tipo de lectura: Cultivadora, desasosegante, quizás poco plácida.
Engancha desde el primer poema.
No sobra ni un verso.
Argumento: Pura lírica, susceptibles muchas de sus piezas de ser canciones de la radio.
¿Dónde puede leerse?: Cantado en el hilo musical de una gran superficie.