jul 26 2010

El informe de Brodeck

Artículo escrito por: Carmen Neke

En El informe de Brodeck, Philippe Claudel nos presenta una gran historia, muy bien escrita y contada en primera persona, y también durísima, terrible. Pero desde el principio había algo que me “chirriaba”, que me hacía sentirme incómoda con el narrador-protagonista. La historia está contada en forma de informe por el propio Brodeck. Y sí, es un informe, porque los hechos y los datos presentes en la historia son todos “reales”, el narrador no se inventa nada. Lo que sí hace este narrador es elegir un punto de vista y una manera de contar la historia, es un informe enormemente subjetivo. El narrador no quiere tanto dejar constancia de una serie de hechos como demostrar una tesis: que la maldad domina el mundo. Y para ello va a plasmar solamente las maldades de las que ha sido testigo, una tras otra; no deja ni un solo resquicio abierto a la bondad o a la belleza, incluso la naturaleza pasa a formar parte de esa maldad total y absoluta que determina el ambiente tan asfixiante del relato.

Y eso, que le da una enorme fuerza a la historia, en mi opinión también le resta credibilidad. Los hechos narrados se elevan a la categoría de mitos, lo que los aleja de una realidad verosímil. Podemos creernos que todo lo narrado ocurrió (y ocurrió, sin duda, hay suficientes testimonios de ello). Pero no podemos creernos que ocurriera de la forma en la que se cuentan los hechos, con una ausencia total y absoluta de compasión, de bondad. El bien y el mal siempre andan juntos de la mano, no existe la bondad completa pero tampoco la maldad absoluta que se nos presenta en esta historia. La maldad cobra justamente más fuerza y relieve a causa de su convivencia con el bien, por el contraste entre ambos, y ese contraste se echa de menos en este libro.
Es un libro magnífico, sin duda alguna. Pero lo he encontrado demasiado extremo, va demasiado lejos en la crueldad y la deshumanización que plasma. Es una visión demasiado simplista y unívoca del conflicto, faltan los matices que darían a lo que se cuenta una mayor verosimilitud de la que tiene ahora. Es un libro escrito para provocar y chocar al lector, y ese no me parece un buen punto de partida para una obra literaria, sobre todo cuando se remata con el final tan poco creíble y tan simplista que tiene esta historia.

Calificación: Muy bueno, pero discutible en su enfoque.

Tipo de lector: Dispuesto a descender a los infiernos con el narrador.

Tipo de lectura: Angustiosa y compulsiva, pero no exigente.

Argumento: La maldad absoluta y asfixiante de un mundo sin Dios, sin humanidad, sin esperanza alguna. O: la vida en un pueblo de la frontera franco-alemana durante la guerra.

Personajes: Todas las diferentes mezquindades que caben en una comunidad cualquiera.

¿Dónde puede leerse?: En un pueblecito francés durante las vacaciones, para compensar tanto bucolismo.


jun 24 2010

Soy leyenda

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Soy Leyenda es una obra de arte de la ciencia ficción. Narra como un último superviviente en un mundo hostil poblado por vampiros acaba transformándose en un monstruo. Lo individual frente al grupo siempre lo es.

Richard Matheson, autor de la novela, maneja con solvencia los pocos recursos estilísticos de los que hace gala. No hay en el relato ni grandes imágenes, ni grandes descripciones de los escenarios ni usos retóricos del lenguaje, ni un vocabulario extenso o culto. Elige con mucho acierto un tono que se pliega perfectamente a lo que la acción requiere. Todo es tan sencillo como la vida del personaje principal. Un hombre solo que quiere acabar con lo que representa el pasado de la humanidad; sin atender al futuro, puesto que no cree que eso pueda existir nunca más.

Repasa la violencia del hombre, su zona salvaje, la soledad, el grupo y el individuo, lo absurdo de la vida y su grandeza. La condición humana, en definitiva.

Es una novela que gusta mucho a los jóvenes. Y a los adultos. Es una novela perfecta para conocer el género de la ciencia ficción que acostumbramos a confundir con cohetes y marcianos horribles. Es una novela que no envejece en absoluto porque, como todas las buenas novelas, afronta asuntos universales. Es una novela que no puede faltar en su biblioteca. Pruebe a regalar un ejemplar a sus hijos. No fallará.

Aviso que poco tiene que ver con la película estrenada hace un par de años. Aquí no hay tanto espectáculo. Aquí lo que encontrará es buena literatura.

Calificación: Extraordinaria.
Tipo de lector: De 12 años en adelante. Pero conviene que no sea una primera novela para el lector.
Tipo de lectura: Muy asequible.
No sobra casi nada. Quizás algunas explicaciones técnicas para soportar la trama se quedan difusas, pero nada importante.
Personajes: Excelentes.
¿Dónde puede leerse?: Acompañado para no sentir pánico.
¿Dónde puede comprarse?: Lo encontrarás en cualquier librería. Compra libros. No podemos dejar que nos los cambien por maquinitas.


jun 20 2010

Santuario

Artículo escrito por: Carmen Neke

Santuario ha sido mi primera incursión con Faulkner, porque la novela norteamericana nunca me ha interesado especialmente. Pero qué desilusión, me creía yo tan literaria y exclusiva leyendo por fin a Faulkner, y resulta que Santuario es una novela negra sin experimentos lingüísiticos ni formales, fácil y amena de leer, con un gran narrador y personajes estupendamente perfilados, incluso con escenas muy divertidas. Vamos, un libro que le puede gustar a cualquier aficionado al género. Las maneras narrativas de Faulkner resultan magistrales y enormemente eficientes. El narrador de esta novela es tremendamente objetivo, se limita a un registro testimonial de los hechos sin profundizar apenas en las motivaciones, los sentimientos o los pensamientos de los personajes. Toda la interioridad de los caracteres se revelará (o no) por medio de los diálogos, donde sí que se expresa una gran pasión y subjetividad. El contraste es brutal y fascinante.

Lo que sí le advertiría a los lectores interesados es que no se lean las sinopsis que andan por ahí, porque suelen hacer un destripe despiadado del argumento, y uno de los grandes aciertos narrativos del libro es la manera dosificada en la que el narrador va mostrando sus cartas y nos hace partícipes de los hechos, de forma que hay que llegar al final para saber qué es lo que realmente ha ocurrido.

Lo dicho: un libro muy entretenido de leer, pero eso de que Faulkner escribiera libros que le pueden gustar a cualquiera me parece el principio del fin. Menos mal que también tengo por casa El sonido y la furia, espero que cuando le toque el turno me encuentre por fin con una novela hermética y dura de roer. Algo exclusivo, para minorías.

Calificación: Magnífico.

Tipo de lector: Cualquiera con ciertas tablas y gusto por la novela negra.

Tipo de lectura: Intensa y agobiante a ratos, pero que engancha enormemente.

Argumento: Crimen y castigo en el sur de los EE.UU.

Personajes: Representativos de los choques raciales y sociales norteamericanos durante los años 20 del pasado siglo.  Pero van mucho más allá de ser simples arquetipos, y por eso funcionan con tanta eficiencia.

¿Dónde puede leerse?: Al aire libre, el ambiente novelesco es sumamente abrumador.


jun 17 2010

La busca

Artículo escrito por: Carmen Neke

La busca de Pío Baroja es el primer libro de la trilogía La lucha por la vida. El título proviene de la obra de Darwin, y la observación que hace Baroja de los ambientes populares madrileños es puramente darwinista: describe las diferentes especies que se mueven por esos ambientes, su adaptación a las circunstancias adversas, sus diferentes maneras de sobrevivir. También sus relaciones personales, sus sentimientos, su carácter. Y estas descripciones no están desprovistas de simpatía e interés: pero son totalmente amorales e inhumanas, en el sentido más literal de estos términos. No se juzga si las acciones de los personajes son moralmente correctas o no, no se hace crítica social ni se denuncian las injusticias. Solamente se hace una descripción zoológica de la fauna humana que puebla el Madrid de principios del siglo XX. Es, pues, una novela esencialmente moderna, con la misma temática que las obras costumbristas del XIX pero con una intencionalidad y un estilo radicalmente diferentes.

Baroja se aleja radicalmente del naturalismo y el determinismo: no estamos marcados por el ambiente en el que nacemos, todo el mundo depende de sus propias cualidades y capacidades de adaptación para triunfar o fracasar en la vida. Y no me parece, como se afirma tantas veces, que “La busca” narre el proceso de degradación de Manuel: el protagonista entra en contacto con todo tipo de ambientes, tiene influencias buenas y malas, pero el párrafo final es sorprendentemente positivo e incluso diría optimista:

Aquella transición del bullicio febril de la noche a la actividad serena y tranquila de la mañana hizo pensar a Manuel largamente. Comprendía que eran las de los noctámbulos y las de los trabajadores vidas paralelas que no llegaban ni un momento a encontrarse. Para los unos, el placer, el vicio, y la noche; para los otros, el trabajo, la fatiga, el sol. Y pensaba también que él debía de ser de éstos, de los que trabajan al sol, no de los que buscan el placer en la sombra.

Manuel se encuentra en la encrucijada de elegir entre el bien y el mal, y elige el camino del bien. O al menos eso cree él, que aún le quedan dos libros por los que circular y demostrar lo firme de sus convicciones, y no siempre será tan fácil. Pero esa es otra historia.

Calificación: Interesante.

Tipo de lector: que no necesite edulcorantes en sus lecturas.

Tipo de lectura: sorprendentemente ligera, a pesar de la temática tan oscura.

Argumento: como ya dice el título de la trilogía, la lucha por la vida. O más específicamente y según la solapa del libro, la llegada a Madrid de Manuel Alcázar desde el medio rural, sus diversos trabajos y sus tímidas incursiones en el camino de la delincuencia, mezclado con gente de vida oscura, pícaros y hampones, en pugna con sus aspiraciones a una vida decorosa.

Personajes: variopintos y muy bien dibujados, con páginas del más puro estilo picaresco.

¿Dónde puede leerse? Es un buen libro para amenizar colas y salas de espera de todo tipo.


jun 4 2010

A puerta cerrada

Artículo escrito por: Carmen Neke

Esta obra de Jean-Paul Sartre, donde el infierno que se nos pinta como una simple habitación de hotel con tres condenados, dos mujeres y un hombre. En el transcurso de la historia, ellos se van dando cuenta del castigo que les fue asignado: su convivencia.

Este fue mi primer contacto con Sartre, un autor al que siempre había rehuído por parecerme un pedante insoportable. Y no sé cómo sería en la vida real (un pedante insoportable sin duda alguna) pero tengo que reconocerle que sabía escribir. Esta pieza de teatro es soberbia, estupendamente construida y elaborada, y se lee en un suspiro.

“El infierno son los otros”. De tan repetida la frase se ha convertido en algo manido y casi sin sentido; pero aquí tenemos la demostración detallada de cómo una eternidad en la compañía de otras dos personas puede ser peor que cualquier tortura inventada por la Inquisición. Y no por la maldad intrínseca de estas personas, sino por el efecto que sus palabras y acciones pueden tener sobre nosotros. Una idea muy inquietante, me parece.

Calificación: Estremecedor.

Tipo de lector: Tan elitista que quiere haber leído las obras de las que provienen las citas que usa. O más modestamente, cualquiera que aprecie el buen teatro moderno.

Tipo de lectura: Devoradora, tanto activa como pasivamente.

Engancha desde el principio.

No le sobra ni una sola escena.

Argumento: El infierno son los otros.

Personajes: Demasiado humanos, demasiado reconocibles, su destino nos afecta a todos.

¿Dónde puede leerse?: En lugares de gran aglomeración humana: la sala de espera del médico, el metro, la Feria del Libro.


may 30 2010

El marino que perdió la gracia del mar

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Acercarse a los libros de Yukio Mishima puede ser el inicio del camino hacia la tristeza más infinita. El marino que perdió la gracia del mar es una de las últimas novelas de este escritor que falleció, al suicidarse haciéndose el hara-kiri (seppuku), a los 45 años de edad. Una vida marcada por una infancia catastrófica, con una vocación forjada a base grandes soledades e incomprensión, no pueden dejar de influir en la manera de pensar de quien ha desarrollado una intensa vida interior, ajena a la que de él se espera.

Esta novela, corta, de ritmo pausado, es de una extraordinaria belleza en su narración, pese a relatarnos algo nada bello. La historia de Noboru (un adolescente abducido por la pandilla a la que pertenece, capitaneada por un auténtico psicópata), de Fusako (una mujer que redescubre su sensualidad tras quedarse viuda y con un niño a su cargo) y con Ryuji (un marino con un destino trágico, que decidió conquistar la gloria embarcándose y descubre que su mundo está en tierra). Tres personajes con tres personalidades perfectamente definidas que lo llenan todos y que se encuentran unidos entre ellos por una delgada línea que transita desde lo sensual hasta lo mortalmente decadente.

Un libro que, en mi opinión, que bien no puede valer nada, no puede dejar a nadie indiferente y permite al lector, con un total honestidad, seguir creando un final tras leer su último punto.

Calificación: Bueno

Argumento: Relato de una traición ignorada y de una idealización frustrada. Pura metáfora.

Tipo de lector: Cualquiera al que no le pese pasar un rato transitando por la traición y el desengaño

Tipo de lectura: Sencilla.

Personajes: Claros y definidos

¿Dónde puede leerse? Sentado frente al mar.

¿Dónde encontrarlo? En su librería habitual.


Clifford BrownLaura


may 27 2010

Árboles de Invierno

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La vida de Silvia Plath fue un continuo jugar con su propia muerte. Terminó suicidándose. Protegió a sus hijos sellando la puerta de la habitación en la que dormían con toallas húmedas, abrió la espita del gas y dejó que su polo suicida se saliera con la suya. La relación con su marido (poeta) fue un desastre, la relación con su mundo (poesía) fue un desastre. Todo fue un enorme desbarajuste. Todo excepto lo que dejó escrito.

Durante algún tiempo, muchos se acercaron a los poemas de Plath con ese regusto que aporta saber que la autora fue una mujer machacada. En esto de la literatura el morbo existe como en cualquier otra parte. Pero, poco a poco, se fue descubriendo una poesía potente y honda. No negaré que después de leer con tranquilidad sus poemarios, uno siente ganas no de tirarse por la ventana, pero sí de lanzar un buen montón de mierda acumulada en la mochila.

Alguien capaz de decir El valor de la boca cerrada, ¡a pesar de la artillería! para referirse al dolor que provoca un silencio impuesto por obtener a cambio la tranquilidad, es capaz de decir cualquier cosa. Y de decirlo bien.

Me gusta poco reproducir poemas completos y no lo haré. Los libros sirven para esas cosas. Aquí, tan sólo, quiero recomendar la lectura de este Árboles de Invierno o de cualquier otro poemario de la autora. Eso sí, el que lo abra debe ser consciente de que el mundo se tornará gris, que el sufrimiento ajeno se pegará al propio, que los poemas de Plath se quedarán grabados a fuego en la memoria. Prueben a descubrir y a descubrirse leyendo cosas como estos versos:

la entera catarata de agua es un ojo

en cuyo remanso con lentitud

me inclino a contemplarme.

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lector: Si tiene pensado suicidarse mejor lea un tebeo.

Tipo de lectura: Exigente aunque luminosa.

Tema: La vida es una mierda. Más o menos.

No sobra un verso.

¿Dónde puede leerse? Lejos de la botella de gas butano.


piano concerto no 26 in d minorMozart


may 21 2010

La herencia de Eszter

Artículo escrito por: Carmen Neke

La herencia de Eszter de Sandor Marái es un libro muy bien escrito y estructurado, el enfoque en primera persona es muy especial y el tema es interesante. Pero el final resulta insufrible, sobre todo un par de frasecitas del final. La trama es simple, y lo resumen muy bien en la contraportada: “Después de 20 años vuelve Lajos por un día de visita a casa de Eszter. Ella sabe que su amor de antaño la volverá a engañar, y que este engaño acabará con ella. ¿Qué es lo que los une? ¿Por qué no se resiste Eszter?”

Efectivamente: ¿por qué no se resiste Eszter? Según el autor (en boca de Lajos) la culpa del fracaso de su relación amorosa fue de ella, porque el amor es la responsabilidad de las mujeres, lo único en lo que las mujeres son grandes. No es verdad que los hombres sean responsables en una relación amorosa. El amor tiene que ser heroico por parte de la mujer, Eszter no pudo estar a la altura de las circunstancias e hizo lo peor que pueda hacer una mujer: huir ofendida. Por eso está en deuda con Lajos y tiene que hacer todo lo que él diga para saldar esa deuda…

Estas frases arruinan en mi opinión toda la novela. La filosofía detrás de estas afirmaciones tiene un cierto tufillo de “la maté porque era mía” que estropea todo el buen hacer literario que el autor demuestra en el libro. Una lástima, pero la mejor técnica literaria no va a salvar un libro basado en ideas tan peregrinas.

Calificación: Bueno pero insufrible.

Tipo de lector: Que sea capaz de comulgar con ruedas de molino.

Tipo de lectura: Se lee bien, pero no merece la pena hacerlo.

Engancha desde la primera línea.

Le sobra todo el final.

Argumento: Eszter tendrá que someterse a la voluntad de su antiguo amante. Porque sí.

Personajes: Muy bien perfilados y congruentes en toda su inverosimilitud.

¿Dónde puede leerse? No lo haga. Y si lo hace, al menos sea discreto al respecto.


Duke EllingtonCreole Love Call