feb 24 2014

Ni rico ni pobre, sino todo lo contrario

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Comedia en tres actos estrenada por primera vez en el Teatro María Guerrero allá por 1943, contó en su puesta en escena con la presencia de actores de renombre, entre ellos dos de los hermanos Ozores que se movían como pez en el agua en eso que se dio en llamar surrealismo blanco; y es que a pesar del sentimiento trágico presente en gran parte de las obras de Mihura (trágico por la posguerra y sobre todo para los personajes, que responden a unos anhelos nunca encontrados), es ésta una obra de teatro amable.
Porque Abelardo, su protagonista, empieza a ser quién es cuando monta con los dineros de una baronesa una hermandad de pobres con afán de lucro, gracias a la que se ganará casi sin quererlo no sólo a su amantísima Margarita, sino a Gurripato, que hoy sería un parado más al sol o a la sombra, según se vea.
Carcajeante por lo absurdo de ciertos roles, cada personaje se muestra o apoya la fundamental guerra de sexos que existe en cada casa desde tiempos inmemoriales, ya que como asegura Margarita, el abismo entre ser pobre y vagabundo puede ser mayor que el de ser rico y pobre a un tiempo.
Abelardo quiere ser pobre de primera; para ello compra a unos cantamañanas las patentes de unos inventos inútiles y deja que unos ladrones le roben la casa, mientras juega a la siete y media con una señora que la pretende y empieza a sentir pena de él.
Todo esto no sería posible, si el dramaturgo no hubiese ideado una escena anterior al acto primero, en la que el bueno de Abelardo se enamora de Margarita por el efecto de las burbujas de una gaseosa; Margarita, que va diariamente con su tía al Círculo de Labradores Reunidos, lugar que suponemos y Abelardo que lo frecuenta desde la inconsciencia de su aburrimiento burgués.
Afán de satirizar y burla son ingredientes que se dan de la mano, sin perder la buena educación, pero cargando las tintas en la ridiculización de ciertos sectores y con cierto tinte social.
Los personajes viven tan desclasados que no les importa traspasar la fina línea que va del poder a la indigencia, como no muy conscientes de lo que ello supone, falsamente ingenuos cuando este poder les viene dado y mordidos en el cuello tras atravesar la peligrosa frontera.
Aunque quizás pertenezca a una tradición escénica que miraba la realidad de un modo más simplista, no hay duda de que es ésta una comedia negrísima que sería difícil de imaginar por su idiosincrasia no escrita por un español, conocedor de nuestras propias mentiras y verdades, de nuestra manera de organizarnos y engañar.

Calificación: Divertidísima.
Tipo de lector: Conocedor de la gente typical spanish.
Tipo de lectura: Amable.
Argumento: La poderosa y fina línea de la que hablábamos.
Personajes: Muy buenos. Recomendable sólo por ellos.
¿Dónde leerla?: Casi mejor verla.
¿Dónde encontrarla?: En una biblioteca pública.


feb 23 2014

Historia torcida de España

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Historia Torcida de España es uno de los libros más divertidos que ha leído en los últimos tiempos el que escribe. Después de terminar este ensayo gamberro, transgresor y disparatado, uno puede afirmar que vive en el país en el que más cosas ridículas han sucedido del mundo entero.
El autor, Javier Traité, no deja títere con cabeza. La monarquía es tratada desde el humor más ácido para dibujar un retrato (mucho más exacto de lo que podría parecer) del grupo de hombres y mujeres más desastroso que jamás se haya conocido. Los políticos no se libran. El español de a píe aparece como ese tipo de persona que sólo puede ser un ser humano con pasaporte, eso, español.
Desastre tras desastre, situación absurda tras situación más absurda todavía, las 508 páginas pasan sin que el lector sienta fatiga alguna.
No es un libro con grandes pretensiones estilísticas o profundidades sesudas. Tan sólo se repasa una historia repleta de meteduras de pata, de casualidades que costaron muchos kilos de oro expoliados en América o de momentos históricos que antes nos vendían como lo último en heroicidad y resulta que no lo fue  ni de lejos.
Se perdonan las repeticiones en la estructura sintáctica y el uso excesivo de frases hechas que parecen demasiadas al aparecer más de la cuenta. Y se perdona porque el rato que el lector pasa con el libro en las manos es delicioso.
El ejemplar del que dispongo se adorna con un bonito 3ª edición. No es de extrañar. Porque si un lector cualquiera quiere dejarse de problemas, de asuntos hondos y trascendentes, de cosmologías o políticas o disgustos, lo que tiene que hacer es agarrar Historia Torcida de España y dejarse llevar. Digamos que es leer sobre la crisis de España que comenzó en el minuto uno de su historia y que ahora tenemos hasta en la sopa. Pero con esta te ríes mucho.

Calificación: Muy, muy, divertido.
Tipo de lectura: Fácil.
Tipo de lector: Español de pura cepa.
Argumento: Spain.
Personajes: Unos tipos con patillas anchas.
¿Dónde puede leerse?: El lugar ideal es frente al Palacio Real de Madrid.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


ago 1 2013

No cambies nunca

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No sé si lo más perturbador de No cambies nunca es que se llena de transexuales que se degradan hasta parecer alienígenas, monstruos de laboratorio, sexo con monos y padres asesinos o la sensación (al terminar la lectura) de querer entender y saber que es casi imposible.
David Sánchez es un autor claramente influenciado por David Lynch (así lo ha reconocido él mismo) en su concepto narrativo y por Ware o Burns en el trazo. Es verdad que de estos últimos arrastra, del mismo modo, esquemas en los relatos. Pero esa influencia que se descubre en No cambies nunca no tapa al autor. Algo que en Tú me has matado sí parecía ocurrir.
El dibujo de David Sánchez busca la perfección. El trazo es limpio hasta la obsesión, no hay una sola mancha en las viñetas; ni una sola. Los colores en este trabajo son mortecinos, deprimentes puesto que nos colocan dentro de centros clínicos por sí mismos. Evocan el olor a éter y pañal usado (de adulto), el olor de aséptico tan característico de la muerte cercana. Eso o a puticlub decadente. Lo que prefieran. El diseño de página va de la simetría (3×2 viñetas por página) a las imágenes ocupando la página entera que coinciden con perspectivas cenitales del personaje o del objeto, bien buscando continuidad narrativa (a ese tipo de página le sigue otra igual) o marcando la importancia inmensa de la imagen.
Los personajes son asombrosos y horribles. El zoo que presenta el autor es amplio y espantoso. Y, claro, sólo a personajes así les pueden pasar las cosas que cuenta el David Sánchez. Cosas que tienen una relación endogámica difícil de descubrir (eso es lo que parece, al menos), cosas que invitan a una segunda o tercera lectura y que no terminamos de ver con claridad. Pero es algo perturbador, algo que se agarra a la consciencia del lector y no suelta.
David Sánchez deja muchos huecos abiertos, muchos lugares que el lector debe visitar y rellenar en su lectura. El que que no esté dispuesto a poner de su parte no podrá saborear un trabajo como este. Porque No cambies nunca es un trabajo excelente, una máquina diabólica para el pensamiento. No se lo pierdan.

Calificación: Brillante.
Tipo de lector: Dispuesto a colaborar.
Argumento: Si cambias la jodes. Algo así. O si no cambias te cambian. Qué sé yo.
¿Dónde puede leerse?: A la puerta de una clínica de investigación de escasa reputación. O a las puertas de un lugar que no le guste a usted nada de nada.
¿Dónde puede comprarse? Pídelo en tu librería habitual. Puedes sacarlo de la biblioteca pública. Suele estar.


may 13 2013

Guía del mal padre

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Una de las características de Guy Delisle -como dibujante y guionista de cómic- es el saber aislar un momento, una pequeñez, una imagen, para convertirlo en una página. Página que suele estar llena de fino humor, de un trazo cuidadoso aunque con apariencia simplona, de una sensibilidad especial con el entorno. Esto lo ha demostrado en distintos trabajos que son deliciosos y verdaderos monumentos al cómic.
El anterior a esta Guía del mal padre, obtuvo el premio a la mejor obra en el Salón Internacional del Cómic de Angoulême el pasado año. Crónicas de Jerusalén era el título.
Guy Delisle es uno de los mejores autores de cómic en la actualidad.
Guía del mal padre es un trabajo que relata algunos momentos vividos por el autor mientras estaba con sus dos hijos. En realidad, es irrelevante si los ha vivido o no. El caso es que todo lo que cuenta es verosímil desde el punto de vista narrativo y creíbles si pertenecen a la realidad. Situaciones de descuidos, de no entender nada, de enfados infantiles (no de sus hijos; de él). Ese tipo de momentos en los que un padre quiere convertir a su hijo pequeño en adulto (?) y consigue convertirse él mismo en un crío.
Es un cómic muy divertido, breve (a pesar del aspecto con el que se ha editado por Astiberri), en el que cualquier padre se verá reflejado. Un conjunto de momentos, de ideas, unidos por el hilo común que lanza la paternidad. No es lo mejor de Guy Delisle. Pero lo peor de este autor está muy por encima de la media. Y merece la pena.

Calificación: Entretenido.
Tipo de lectura: Fácil.
Tipo de lector: Padres mientras los niños son pequeños; otros que fueron pequeños y van camino de ser padres.
Argumento: Un padre es una caja llena de errores por cometer.
Personajes: Delisle y sus hijos. Usted y los suyos.
¿Dónde puede leerse?: En el salón de casa mientras los niños lo permitan.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


may 1 2013

Si amaestras una cabra, llevas mucho adelantado

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Del autor de Amanece que no es poco y realizador de El bosque animado entre otras lindezas de la cinematografía española, Martínez Roca acaba de editar este conjunto o acervo de pensamientos surreales, principio de haiku y greguería algunos de ellos de un solo verso o línea, con dibujos igualmente propios masticaditos en grupos de 12+1 capítulos. Agradable de leer y escrito en descargo de algunos y agradecimiento a otros, José Luis Cuerda sabe hacer de la necesidad virtud, procurándonos frases que salen no sólo de lo pensado con poso (que también), sino de lo verborréico como oportuna visión de lo absurdo.
Considera desde su prólogo y epílogo al amor y la vida como una hipérbole y dice que cada uno de nosotros llevamos al menos dos o tres cabras dentro que es conveniente frenar en sus impulsos; esta idea entronca con un pesimismo que justifica de forma nada baladí los tiempos que corren para así llegar a la flora autóctona de su Albacete en general, los colibríes y ornitorrincos imposibles y la calle Alabarderos.
El capítulo religioso tal vez sea el que tenga más enjundia y resquemor y, en concreto el pensamiento referido a que amén no debería llevar tilde; sólo por él merece hacerse con este librito que a continuación pasa a hacer reseñas de libros imaginarios (o no tanto) editados por empresas insoslayables (tal vez) y que vienen a ser algo así como un homenaje al humor que viene practicando Javier Coronas y su equipo.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Fácil.
Tipo de lectura: Cómica, aunque no siempre.
Argumento: Reflexiones en torno al Universo.
¿Dónde leerlo?: En la playa.


abr 28 2013

Paul se va a trabajar este verano

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

En 2002, Michel Rabagliati editó Paul se va a trabajar este verano (en España se publicó el año 2006 y se reeditó en 2012).
Es un cómic excepcional. Muy, muy, bien narrado (los textos están ajustadísimos y encajan perfectamente con los dibujos), el personaje protagonista (alter ego del autor) crece en cada viñeta de forma portentosa, los recursos técnicos de Rabagliati son sencillos aunque de una efectividad aplastante, el diseño de página magnífico y es divertido a más no poder.
Paul se va a trabajar este verano podría parecer un viaje iniciático (que lo es) aunque incluye una zona final que va mucho más allá. Porque ese viaje es para el personaje lo que llega a ser mucho más tarde y lo que será para otro personaje (su hija).
Paul es un adolescente que no encuentra su sitio en el mundo. Casi por casualidad termina como monitor de un campamento de verano. Se conocerá a sí mismo, a personas importantes a pesar de lo efímero de la amistad de verano, ejemplos que le acompañarán toda la vida y un espacio imposible de cambiar por nada o por nadie.
Rabagliati se muestra ocurrente, sensible y capaz de mirar atrás con la distancia suficiente como para echar un vistazo alejado de lo que cualquier otro vería.
Este es un cómic muy recomendable para lectores jóvenes (les gustará mucho). Este es un cómic imprescindible para los adultos (les recordará lo mejor de sí mismos). Este es un cómic que no puede faltar en cualquier biblioteca.
Extraordinario, evocador, divertido, hondo.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Fácil y divertida. Una segunda o tercera más divertida todavía.
Tipo de lector: De 15 años en adelante. Sin excepciones.
Argumento: Los adultos lo que envidian es a sí mismos cuando eran jóvenes.
¿Dónde puede leerse?: En la orilla de un lago.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


mar 25 2013

Memorias de un hombre en pijama

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Durante poco más de un año, Paco Roca publicó una tira semanal en el diario Las Provincias. La editorial Astiberri las publica, ahora, en el libro titulado Memorias de un hombre en pijama.
El autor agarra un asunto y lo desarrolla. El asunto puede ser casi insignificante o profundo, personal o de carácter universal; desarrollado desde la ironía, desde la naturalidad de alguien que asume su vida como algo que le pasa a cualquiera. En este sentido, el libro recuerda algo a los trabajos de Guy Delisle.
Es este un libro que puede leerse por partes, desde el principio o de atrás hacia delante, un libro en el que se encuentran siempre matices distintos en las relecturas. Muy divertido.
Otra faceta más de un autor que se coloca, definitivamente, a la cabeza de los autores de cómic españoles.

Calificación: Muy divertido.
Tipo de lector: Cualquiera que quiera pasar un buen rato.
Tipo de lectura: Amable y fácil.
¿Dónde puede leerse?: En casa y en pijama.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


ene 4 2013

Todos mis amigos están muertos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El que escribe localizó este pequeño cómic en una biblioteca municipal. Le resultó extraño que un libro con ese formato, con ese tipo de ilustraciones y tan delgadito estuviera colocado en la comiteca de adultos. Parecía más cosa de niños. Y no pudo contenerse, abrir el libro y echar un vistazo al interior. Por si tenía que cambiar el libro de estante, más que nada. La sorpresa fue enorme porque encontró uno de los libros que más le han hecho reír de cuantos ha leído (y eso no es poco). Risa desde la tristeza que provoca la soledad, lo inevitable, la ausencia, desde la relaciones inventadas, desde las relaciones imposibles, desde la realidad disfrazada de realidad (de otra, claro).
Jory John y Avery Monsen son los autores. Y un par de locos maravillosos. Escribir Todos mis amigos están muertos e ilustrarlo tan estupendamente bien sólo lo puede hacer alguien con un punto de genialidad.
Con este cómic se puede reír, llorar o lo que sea, en dos minutos y medio. Es el tiempo que tardé en leerlo por primera vez. Pero las reflexiones a las que te lleva son eternas. La vida, la muerte, las horas perdidas ante un ordenador jugando a la amistad, la idea de pareja, la idea de soledad, la vejez, el cambio.
Todos mis amigos están muertos debería ser el regalo obligatorio en cumpleaños, santos, tanatorios y fiestas navideñas. Fantástico, divertido y conmovedor.

Calificación: Estupendo.
Tipo de lectura: Rápida. Cada vez que se abre el libro es una distinta.
Tipo de lector: Cualquiera que sepa reírse de la mierda que es este mundo.
Argumento: Esto es lo que hay.
Personajes: La humanidad. Los animalitos. Todo, todo, todo.
¿Dónde puede leerse?: Cualquier lugar del mundo.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual. Regalar un libro siempre viene bien. Si no le gusta te lo lees tú mismo.