oct 27 2013

Hablando pronto y mal

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Amando de Miguel siempre ha tenido una relación interesante con el uso que hacemos los españoles del lenguaje. En este libro, apunta errores comunes, formas nuevas que se adaptan a los tiempos nuevos, significados olvidados y construcciones absurdas que podemos escuchar o leer a diario en cafeterías, oficinas, programas de televisión o emisoras de radio. Una de las gracias de este libro es que, el más pintado, se encuentra en él, antes o después. Hablar castellano es muy difícil y es, por ello, por lo que cometer equivocaciones es muy habitual.
Cómo no, el politiqués tiene un lugar privilegiado en el libro. Le acompaña la demotización como segunda estrella invitada. Y una larga nómina de aspectos divertidos, vergonzantes o sorprendentes.
El libro está editado por Espasa, es manejable y debería leerlo más de uno. Desde luego, los jóvenes encontrarán un apoyo magnífico en él para no terminar como buena parte de los españoles maduros; eso si es que aún hay remedio dado el desgaste y el atropello que está sufriendo la cultura española en la actualidad. Decía que los jóvenes tendrán que regatear la posibilidad de convertirse en analfabetos funcionales. Este asunto lo trata el autor con tino.
Recomendable para casi todos y necesario para gran parte de trabajadores poco cualificados, universitarios (poco cualificados, también, si la cosa sigue por el camino que han obligado a tomar), políticos (de unos años a esta parte sin cualificación alguna), locutores de radio, etc. Es decir, debe leerlo todo el mundo. Y hago esta recomendación sabiendo que en las páginas de Hablando pronto y mal hay cosas con las que muchos no estarán de acuerdo (por ejemplo, yo mismo). Al autor se le escapan algunas cosillas con tufo ideológico que no pegan ni con cola. Pero habrá que perdonar esto a cambio de leer otras cosas muy interesantes.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera con un mínimo interés en no hacer el ridículo al hablar o escribir.
Tipo de lectura: Muy amena.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar. Preferiblemente, antes de abrir la boca para hablar o escribir alguna línea.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 20 2013

Vivir de Noche

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala
Ambientada en Boston y en Cuba, nos encontramos ante una novela rica en detalles, profusa y bastante caótica que próximamente será llevada al cine interpretando su papel principal Ben Affleck. El autor es el mismo que pergeñó las tramas de Mystic River y Shutter Island, protagonizadas por Sean Penn y Leo di Caprio, respectivamente.
Partiendo de una premisa poética, el protagonista es un mafioso que opta por enfrentarse a la corrupción política y policial de frente durante la época de la Ley Seca, mientras contrabandea con ron. Por si esto fuera poco, tiene al Klu-Klux Klan en su contra, una organización que por aquel tiempo no distinguía entre afroamericanos y latinos.
La novela empieza y termina con el motivo principal de perdición de Joe Coughlin; su nombre, Emma Gould, especie de Paris Hilton descarnada, que acaba desmaquillando su rostro en nombre del oficio más antiguo del mundo. Las intenciones nacen, mueren y se interrumpen. Por Emma se cumple una estúpida condena que se podía perfectamente haber evitado y que cambiará el modo de ver el mundo del protagonista que se niega a irse con su hermano a Los Ángeles a trabajar al cine, porque dice preferir a los intermediarios antes que a quienes roban a manos llenas, y así le irá.
Porque cuando no hay bancos, hay usura y cuando vivir de noche es la regla, hay que tener cuidado donde pisas, pues la hierba no vuelve a crecer; con esta especie de metáfora, el escritor, Dennis Lehane, juega a que su criatura nade en aguas enfangadas, creyendo que está en lo correcto; es por ello una suerte de Sam Spade trotamundos al que no le conviene ciudad alguna, un perdedor marrullero y poco dado a concesiones, capaz de todo y nada al mismo tiempo.
De este modo y antes que recurrir a una melancólica canción desesperada, Vivir de noche debe mucho a las cloacas, pero también a la necesidad de aferrarse a algo (aunque sean éstas mismas) para creer que se está vivo de algún modo.
Calificación: Buena.
Tipo de lector: Aficionado al género negro.
Tipo de lectura: Obsesiva.
Argumento: Coughlin y su también necesidad de ser desmaquillado.
Personajes: Camaleónicos e impredecibles.
¿Dónde leerlo?: Paseando por cualquier zona deprimida de Boston.


oct 2 2013

La verdad de las mentiras

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Las ficciones las pueblan gentes, tanto desde el punto de vista de quién las hace, las lee, las protagoniza o las vive, según sea esta experiencia así viviremos el acto de leer, que en cualquier caso nos convertirá en diferentes o indiferentes. El Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, nos presenta su propio canon literario (que diría Harold Bloom) en forma de curso de lectura crítica inolvidable, ya que cuando son las imágenes las que narran, parece que nos encontramos con la secreta objetividad que las pueblan; llevar este ideario a la necesidad de contar con palabras lleva a una lucha entre antagónicos por el que vemos deslizarse lo sombrío y lo brillante de una forma subjetiva; se invita de este modo a ver todo relato escrito como una decisión escogida desde la ideología y la moral, describiendo una trayectoria que va de fuera hacia dentro y desde la que se trata de practicar el humanismo, esa historia de las ideas y el pensamiento practicable según la vida de persona(je)s escogidos.
A lo largo de treinta y seis ensayos que tratan de no hacer la vista gorda sobre lo más significativo, se nos presentan en orden cronológico, desde la vetusta y modernísima El corazón de las tinieblas, antecediéndonos en los orígenes que van más allá de la locura del viaje de un occidental al Congo, tierra subabastecida que hace nacer por el clima y la aventura los horrores de lo considerado salvaje, hasta Sostiene Pereira del ya fallecido escritor Antonio Tabucchi, una fábula sobre el poder de lo pequeño y sencillo, a través de las que se evoluciona hacia maneras más globales de contar.
Son dos los autores sobre los que repite ensayo: Graham Greene y Ernest Hemingway; del primero se concluye que tuvo la mala fortuna de, a pesar de haber escrito mucho y bien, no culminar en obra maestra algo que tuvo bien cerca con El fin del romance; Hemingway, en cambio, considerado a sí mismo hombre de acción que escribía, asociaba el éxito literario al personal, sin tener en cuenta sus oprobiosos esfuerzos más en París era una fiesta que en The sun also rises.
Tampoco se obvia la importancia de obras más vanguardistas o experimentales, como Nadja de André Breton, u otras de rango intermedio como los de la feliz hada madrina Isak Dinesen o las magníficas novelas corales, Un mundo feliz, American Transfer o La rebelión de los animales de Orwell, todas ellas corresponsables de la disipación de ideologías que quizás en ciertos casos no eran las de su autor.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Amante de la literatura y otros puntos de vista.
Tipo de lectura: Agradable, además.
Argumento: Clásicos de a partir del siglo XX convenientemente desmenuzados.
Personajes: Todos y uno.
¿Dónde leerlo?: Dando la vuelta al mundo en avión.
¿Dónde se puede comprar?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 24 2013

El candor del padre Brown

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Son doce relatos en clave policíaca pergeñados por el escritor británico G.K. Chesterton, cuya vida cruzó dos siglos; en ellos, la estela de grandes autores del género negro se deja ver con mayor o menor evidencia según el caso.
El mismo autor reconoce citando a Poe de modo ocasional, la influencia en cuanto a trama de La cruz azul sobre la original La carta robada; también hace lo propio con Wilkie Collins. Y es que en este ayudante de detective metido a sacerdote, hay mucho también de inspector Maigret e incluso de Sherlock Holmes, sin que su ayudante Flambeau sea para nada suerte de Watson, sino más bien otro testigo pericial más.
Con estos cuentos se pretende demostrar y criticar el cientifismo y precisamente esa manía tan connatural a lo detectivesco de sacar conclusiones  precipitadas antes de tiempo.
El padre Brown no es más que un torpe religioso con grandes dotes de observación y ese sentido común que da la vivencia y praxis en terrenos humanísticos.
En El jardín secreto empieza a esclarecerse a partir del robo anterior, una posible coyuntura de asesinato; son relatos que tienen como narrador principal a Flambeau, desdoblándose más tarde la voz de un Brown, que ante su humildad y franqueza, no tiene más remedio que mostrarse tierno a nuestra imaginación.
Piezas como El martillo de Dios de final sorpresivo o El ojo de Apolo, que cuenta con la presencia de otro sacerdote cuya falta es la soberbia o falta de luces, constan entre los favoritos de un repertorio completo en sí mismo, donde la figura literaria de este a veces tomado por excéntrico escritor, consigue alzarse como figura a tener en consideración.
Ya en el armazón o estructura, se deja ver esa posible excentricidad y si bien el ceñirse a los hechos, le hace estar representado con calidad en el género, suelen existir injerencias que pudieran molestar a descreídos o ateos.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Avisado y/o no.
Tipo de lectura: Desprejuiciada.
Argumento: Un sacerdote y su ayudante esclarecen casos policiales.
Personajes: Brown, muy grande; los demás cumplen con creces su función dramática.
¿Dónde puedes leerlo?: Después de ver un discurso de Francisco I, en cualquier parte.
¿Dónde puedes comprarlo?: En tu librería habitual.


sep 3 2013

Mezek

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

En 1948, el estado de Israel acaba de proclamar su independencia. El pueblo judío se topa con todo tipo de problemas. Desde la imposibilidad de comprar armas para formar un ejército hasta los ataques continuos de sus vecinos que no aceptaron lo que comenzaba a ocurrir. Desde una tensión social insoportable hasta el desmoronamiento de una convivencia entre religiones que destrozó, por completo, cualquier posibilidad de entendimiento.
En este blog se habla de libros y, por tanto, no entraremos a opinar sobre este asunto. Sí, sobre el tebeo firmado por el dibujante André Juillar y el guionista Yann que utilizan como soporte del relato la estructura de una fuerza aérea israelí que no contaba, ni con aviones ni con pilotos hebreos (tres, en concreto); huyendo para no entrar a valorar cuestiones políticas, religiosas o posicionarse en un lado. Plantean problemas y es el lector el que decide qué tiene que pensar, qué conclusiones sacar.
Los personajes de Mezek, salvo el protagonista Björn, son episódicos y sirven para ir iluminando lo inmediato en la narración. Por supuesto, a Björn. Por ello quedan perfilados con un solo rasgo. Este es un problema puesto que, en algún caso, el lector se puede quedar con las ganas de saber algo más o de intentar entender alguna cosa que se hace imposible sin que ese personaje aparezca en las viñetas.
La trama presenta acción (mucha); amor, desamor y sexo (lo suficiente), traición (inevitable) y un desenlace que se antoja algo precipitado. Pero, en general, el cómic tiene buen ritmo narrativo. Textos y dibujos se acompañan bien y se ayudan mutuamente en la expresión de todo tipo de detalles.
El dibujo es muy detallista, muy realista. El color está cuidadísimo. Y el nivel de precisión en la recreación de ese momento histórico es abrumador.
Mezek es un buen cómic que habla de lo que el destino convierte en equipaje inevitable, de la imposibilidad de borrar partes del pasado para construir un futuro que, así, se hace inquietante; del odio que se genera entre las personas y para el que no se conoce remedio. Pero, también, deja abierta la puerta al entendimiento a través del diálogo, de la bondad de las personas y de la generosidad.
Ideal para jóvenes que, además de leer un buen tebeo, pueden hacerse una idea de lo que fue un periodo y en un territorio convulso que, aún hoy, sigue casi en la misma situación.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Muy fácil y amena.
Tipo de lector: Aficionados al cómic. Jóvenes y adultos.
Argumento: El mundo es difícil y para cambiarlo hay que hacer grandes cosas. A pesar de todo.
Personajes: Excepto el principal, episódicos.
¿Dónde puede leerse?: En Tel Aviv.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual. Puedes encontrarlo en la biblioteca de tu barrio.


sep 2 2013

Café Budapest

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Café Budapest es un cómic de Alfonso Zapico. Entregó el trabajo el año 2008 y fue publicado por Astiberri.
Se trata de un buen tebeo aunque el autor –en ese momento- no contaba con la madurez exquisita que exhibe actualmente. Eso se deja notar sobre todo en una forma de narrar que es demasiado evidente, unas veces, y demasiado cercana al mensaje propio de un idealista que repite ideas algo arquetípicas, otras. En algún momento la lectura se desliza hasta zonas algo blandas que rechinan y hacen que el lector se pregunte cómo es posible que esos altibajos sean posibles. Se compensan las dudas y el excesivo uso de lo explícito con un buen trazo cercano a un realismo que se disfraza de caricatura o casi.
Zapico narra un momento de la vida del joven judío Yechezkel Damjanich. Sitúa el comienzo de la trama en Budapest durante el año 1947. El muchacho, junto a su madre (superviviente de un campo de exterminio nazi), viajan a Jerusalén invitados por su tío. En la ciudad conviven todo tipo de personas, todo tipo de religiones, bajo la custodia inglesa. Y llega el momento en que la ONU decide repartir el territorio palestino. Es el final de cualquier tipo de convivencia posible. El desastre, que ya se veía llegar, se instala en ese territorio y la violencia aparece para acabar con todo.
Zapico reviste la idea central con historias de amor, con momentos pasados de algunos personajes, con la desintegración del presente, intentando explicar lo que sucedió allí, en Jesusalén, una vez que los británicos se retiraron dejando a su suerte a miles de personas.
Café Budapest es un buen cómic. Seguramente, hoy, este autor, elegiría otra forma de hacer las cosas. Eso es algo que siempre ocurre. Pero, sin embargo, conviene echar un vistazo al trabajo porque contiene detalles estupendos (casi todos desde el dibujo, puesto que el texto peca de ser inocente en exceso). Los personajes quedan bien retratados aunque algunos se presentan más caricaturizados de lo que sería necesario.
Café Budapest es perfecto para jóvenes que quieren conocer la novela gráfica. Su lectura es muy amena, muy sencilla y, por tanto, la comprensión es muy accesible.

Calificación: Bueno.
Tipo de lectura: Muy fácil. Divertida.
Tipo de lector: Ideal para jóvenes aunque los adultos, también, la disfrutarán.
Personajes: Perfilados correctamente algunos de ellos. Otros se quedan en la zona anecdótica.
Argumento: El destrozo inevitable de la política y de, por supuesto, la violencia fanática y religiosa.
¿Dónde puede leerse?: Por supuesto, en Jerusalén.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual. Puede encontrarse en las bibliotecas públicas.


ago 20 2013

El jardín de Rama

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La ciencia ficción no es más que el intento de explicar la realidad (al menos lo que creemos que es) utilizando mundos remotos, tecnología desconocida, seres insólitos. Es decir, a través de otros mundos tratamos de llenar de sentido el nuestro.
El jardín de Rama -firmado por Arthur C. Clarke y Gentry Lee- narra la aventura colosal de un pequeño grupo de humanos a bordo de de un gigantesco cilíndrico -llegado desde algún lugar del universo hasta el sistema solar- y que les trasladará por diferentes lugares hasta regresar para que se puedan unir más seres humanos y volver a marchar hacia algún lugar desconocido. La propuesta pasa por reproducir lo que sucedería si esos humanos tuvieran la oportunidad de comenzar, de nuevo, con todo a su favor. Aunque el asunto se reduce mucho, una vez terminada la narración, puesto que los autores (después de mostrar lo más bajo de la especie humana) nos ofrecen una bella imagen que consiste en que todo ser inteligente del universo no es más que la manifestación de su esencia de distinta forma. Que somos lo mismo que los alienígenas, vaya. O que, al menos, existe una conexión enorme y desconocida entre todos los elementos del universo.
El libro comienza con el diario de una de las cosmonautas que quedó atrapada dentro de la nave Rama. Este diario lo utilizan los autores para explicar qué es Rama, qué pasó anteriormente (es la segunda nave que se acerca a la Tierra). El que conozca Cita con Rama tendrá que aguantar un poco (168 páginas de las 700 totales) para conocer cosas nuevas. Algo pesada esta parte para el lector si sabe en qué cosiste ese mundo extraordinario. A partir de ese momento comienza una trama muy entretenida aunque, a decir verdad, bastante previsible. La recreación de esa nueva andadura de la especie humana es parecida en exceso a la que conocemos.
El libro tiene cosas originales, pero está escrito utilizando un lenguaje muy cómodo. Las imágenes poéticas son una catástrofe literaria y los alardes, francamente, ni están ni se les espera. Es un libro muy entretenido y poco más que se sustenta en la trama. Técnicamente, presenta un problema muy importante: el tránsito de los diarios a la zona de exposición narrativa en al que la voz debería ser otra distinta y perfectamente dibujada, sencillamente, no existe. Todo se escribe con el mismo tono, con el mismo aliento, con los mismos registros. Si el lector es exigente se puede irritar. Con razón. Sin embargo, es una literatura que hace pasar un buen rato por algunas cosas. Imaginar el diseño de la nave Rama, de la forma de vida que se plantea; intentar contestar preguntas que nos acompañan desde que el hombre es hombre; puede ser motivo de una divertida lectura.
Los jóvenes tienen en El jardín de Rama un libro que les podrá enganchar a lecturas más profundas. Es un libro que por su estructura y por su lenguaje podría servir para despertar el apetito lector de los que, todavía, no lo han encontrado.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Jóvenes y aficionados a la ciencia ficción.
Tipo de lectura: Muy entretenida. Fácil.
Argumento: El ser humano no tiene remedio aunque existe la esperanza.
Personajes: Se dibujan muy superficialmente. Aunque los autores intentan descubrir su psicología no logran despegarse de los tópicos y eso desluce mucho el conjunto.
¿Dónde puede leerse?: ¿Mirando las estrellas?
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


ago 6 2013

La marea de San Pedro

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Delicioso cómic de Tomeu Pinya que relata cómo un pueblo de pescadores se ve alterado por la captura de un ejemplar extraordinario y cómo esto es el germen de una historia de amor entre el pescador y la hija del propietario de las barcas o, lo que es igual, el dueño del pueblo entero (incluidas las personas).
La historia es simple, si quieren conocida y contada otras veces. Pero el dibujo de Tomeu Pinya la convierte en extraordinaria y novedosa. Diseño de página diverso en cada momento de la trama, blanco y negro, uso de diferentes materiales en el dibujo que hace destacar el acabado nítido de las formas sobre el degradado sucio del conjunto.
Se deja notar un conocimiento importante por parte del autor de lo que representa el mar, la pesca y la vida aislada de un pueblo de pescadores ubicado en una isla. Y, desde luego, cierta fascinación por ello. Otra inclinación clara del autor es la que desarrolla ante la sugerencia en lugar de preferir lo explícito. Gusta de explorar el territorio en el que el personaje se expresa sin decir una palabra o dice algo distinto a lo que toca. Esas intervenciones de los personajes que pudieran causar confusión o falta de entendimiento entre los lectores se apoya magistralmente en un dibujo de gran expresividad.
Huye Tomeu Pinya de lo lacrimógeno o blandengue no entrando en el discurso facilón. Si el lector desea hacer una lectura literal será cosa suya y, seguro, un error que le impedirá comprender a los personajes y el sentido del relato.
Este cómic es muy recomendable para la gente joven. Les gustará y, tal vez, se animen a leer otras obras si es que no lo hacen ya.

Calificación: Bueno.
Tipo de lectura: Amena, fácil. Una segunda hace más atractiva la obra.
Tipo de lector: Jóvenes y adultos.
Argumento: No puede poseerse a las personas.
Personajes: Espléndidos en su diseño y desarrollo que, aunque previsible, interesa desde el principio al final.
¿Dónde puede leerse?: Mirando al mar.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual. Si andas mal de dinero, busca el la biblioteca de tu barrio.