nov 18 2012

Niños de tiza

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novelón poderoso ejecutado con un lenguaje plástico y muy visual, desarrolla las vivencias ya esbozadas en El gran silencio de Roberto Esteban, boxeador de
San Blas que esta vez en dos tiempos compagina un retrato de la Transición en que vivió con la actualidad en una suerte de relato policiaco de bajos fondos. Todos sabemos que Madrid no es Manhattan, ni San Blas o la Elipa, barrios ligados al glamour del Chicago año 30; a pesar de eso, David Torres sabe acercarse a sus personajes con el suficiente grado de cinismo y humanidad como para que la peripecia que se nos cuenta no esté exenta de gracia y colorido identificable.
Destacan personajes como el cura rojo, islamistas que merodean o las obras para convertir la ciudad en una promesa olímpica que no llega; conmueven seres como la alcohólica Lola o la discapacitada Gema, encontrada asesinada en una piscina y en torno a la que se pergeña un enredo que no desvelaré.
A su vez, la novela tiene una alta carga nostálgica, pareciendo su protagonista sentir en sus anhelos de niño como un fuelle que hoy ya no encuentra; ¿héroe cansado?, tal vez, pero no a la manera tradicional, sino sabiendo que si la infancia es patria, a veces más vale desclasarse de ella y oír lo que uno quiere oír.
Niños de tiza es también un collage aglutinante y hermoso, una novela no tan Toro salvaje como su predecesora y sí más V; relato de iniciación le llamarán otros, que empiezan a entender que esto de la literatura también va de cine, de televisión, de periódicos, de vida.

Calificación: Muy buena.
Tipo de lector: Nostálgico.
Tipo de lectura: Plástica y más simbólica de lo que en un principio puede parecer.
Argumento: Abundante.
Personajes: Bien dibujados.
¿Dónde leerlo?: Cerca de un ring de boxeo.


sep 23 2012

La carta robada

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Franco Maria Ricci y Jorge Luis Borges idearon una Colección de lecturas fantásticas que en España editó Siruela. Uno de los volúmenes se dedica a Edgar Allan Poe, gran maestro de esa literatura, y recoge cinco cuentos.
La carta robada es un juego de ingenio, de prestidigitación. Los más célebres autores de novela de misterio intentarían imitarlo siempre con mayor o menor fortuna.
En el segundo relato lo terrible viene del mar y se prolonga en lo desconocido, sabemos de ese horror por El manuscrito encontrado en una botella, en el que lo fantástico se expresa por contradicción con una voz narrativa cabal, envuelta en un fulgor de pesadilla.
Gran parte de la literatura de Poe investiga la frontera entre la vida y la muerte, los recovecos de la conciencia humana, todo ello se condensa en La verdad sobre el caso de M. Valdemar; y en El hombre de la multitud se unen el espíritu de la gran ciudad y las muchedumbres que la forman en sus soledades. Es un cuento circular, que finaliza donde comenzó.
Pero quizás sea el último cuento, El pozo y el péndulo, una de los más decisivos relatos del escritor americano. Nos aterra porque nos introduce en un laberinto donde se encuentran los miedos más arraigados en el ser humano: sima, oscuridad, tumba, lo desconocido, el abandono y la tortura, toda la arbitrariedad de las maquinaciones inquisitoriales está aquí. Este cuento adquiere nuevas lecturas tras los horrores que produjo el siglo XX –sus hombres- en el cono sur de América.
Poe murió el siete de octubre de 1849 en circunstancias misteriosas, acosado por los mismos delirios que vomitó en sus obras. Los hechos que precipitaron su muerte nunca fueron aclarados.

Calificación: Extraordinarios.
Tipo de lector: Aficionados a la novela de terror y de misterio.
Tipo de lectura: Aterradora.
Argumento: Terribles.
Personajes: Lúcidos en sus pesadillas.
¿Dónde puede leerse?: En una noche de tormenta.
¿Dónde encontrarlo?: La edición de Siruela es difícil de encontrar pero existen otras recopilaciones. Intentarlo en www.iberlibro.com


ene 8 2012

El topo

Artículo escrito por: Carmen Neke

El topo es una de esas historias que parecen haber existido desde siempre con independencia de su creador, una historia tan completa, precisa y apasionante que solamente hacía falta que alguien se tomara el trabajo de descubrirla y contarla al mundo.  Pero tener una buena historia es solo la mitad de la tarea, aún más importante es saber contarla.  Y aquí es donde Le Carré nos muestra su genio sin igual :  a diferencia de Ludlum y compañía, que centran sus creaciones en un héroe único que lucha contra el sistema, Le Carré ha sido capaz de crear todo un universo propio en el que George Smiley más que el protagonista es el nexo de unión entre sus elementos, un elenco completo de personajes secundarios que por su personalidad, su pasado y su idiosincrasia habrían podido protagonizar otras tantas novelas en lugar de intervenir de pasada en un libro ajeno.  Sin olvidarnos de Ann, la esposa de Smiley, el personaje invisible y omnipresente de la obra de quien todos hablan, pero que nunca tenemos la ocasión de conocer.
Sobre un transfondo puramenete británico de luchas a muerte tras las sonrisas y los apretones de mano en el club, asistimos al duelo irrepetible entre los dos mejores antihéroes de la novela negra:  George Smiley, un intelectual poco agraciado físicamente y con una personalidad anodina, inexplicablemente casado con una mujer muy por encima de sus posibilidades a la que ama con locura pese a las continuas infidelidades de ella.  Y Karla, el ascético y enigmático jefe de los espías rusos de quien no se sabe nada salvo un breve encuentro con Smiley en el pasado y que tiene más de fanático religioso que de bestia política.
Este derroche de caracteres le da a la novela su ambiente tan especial, unido a la fina ironía no desprovista en absoluto de empatía y nostalgia hacia un mundo que llega a su fin, el de las enemistades como un juego de caballeros en el que no cabe la compasión pero donde la falta de respeto es un error imperdonable.  Una lectura que puede ser toda una experiencia.

Calificación: Único en su género.
Tipo de lector: Cualquiera, pero ser anglófilo ayuda.
Tipo de lectura: La trama es complicada y exige atención por parte del lector, un libro para perderse en él y olvidar el tiempo que pasa.
Argumento:  Ya no quedan espías como los de antes.
Personajes:  Una galería de seres variopintos y admirablemente caracterizados, hasta el segundón más anodino es un ser complejo con una vida propia que merecería ser contada con más detalle.
¿Dónde puede leerse?  Un libro ideal para leer en vacaciones, con tiempo y tranquilidad.


jul 14 2011

El largo adiós

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Una de las características que convierten a Philip Marlowe en un personaje especial es su capacidad para embrollarse en lo sentimental, alcanzando a su pesar lo funcional. Con esta premisa se adivina una mente que en ocasiones roza el galimatías y en otras huye del truco fácil. Esta novela, adaptada quizás con demasiada tardanza al cine por Robert Altman da debida cuenta de la capacidad de su autor para crear tramas complejas, fundadoras de lo que se viene en llamar novela negra moderna, a partir de premisas tan simples como las de Simenon. Huyendo del victimismo y haciendo de lo más burdo, poesía, el Marlowe de Chandler es junto al Spade de Hammett, una figura legendaria desde que su sombra pisa las páginas de una California suntuosa y lujosa, poblada por sabios de cartón-gomilla y criaturas ricas que se empeñan en ser desgraciadas. Un grado de descripción minuciosa de las casas o villas se mezcla con una capacidad para el diálogo asombrosa que no da tregua a la aparición de un nuevo personaje o caso, y es que si por algo se es moderno, es por mostrar un mosaico o retrato más que un caso cerrado, un pulular incompleto que no termina, antes que una estructura fija, por más abierta que sea.
La novela empieza como acaba, con un desengaño amoroso visto a través de un mal gesto.
El tema principal de este gran libro nos remite a cómo antes de empezar la partida, ésta tiene asignada ganadores, perdedores, ayudantes y adversarios, tan sencillo como que el mundo es mundo también en Hollywood y cómo la sofisticación no es más que crema hidratante que usan los dueños de este extraño tinglado, crema hidratante que ensucia, pero cuyo uso es tan admirado por las denominadas fuerzas del bien, que acaban untándosela ellos también.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Aficionados al género policiaco, pero también a pensar.
Tipo de lectura: Ágil y atenta.
Argumento: Un detective que trata de sumar, mientras el mundo le resta.
Personajes: Mujeres fatales, alcohólicos, polis cretinos.
¿Dónde leerlo?: Cerca de una comisaría de pueblo.


may 1 2011

La estrategia del agua

Artículo escrito por: Carmen Neke

La pareja de guardias civiles Bevilacqua y Chamorro, creada en 1995 por Lorenzo Silva, vino a llenar el vacío que desde su retiro había dejado Pepe Carvalho en el nicho literario de investigadores nacionales de pura cepa con una personalidad propia y genuinamente autóctona acorde con los tiempos que les han tocado vivir. La estrategia del agua es la última entrega hasta ahora y ha supuesto la confirmación de la madurez de Lorenzo Silva como autor de género policíaco.
Los primeros títulos de la serie, si bien adolecían de una trama un tanto simple, contaban con unos personajes estupendamente perfilados que sustentaban el hilo argumental con las tensiones psicológicas que surgían entre ellos. Esto es algo que se echa de menos ahora que la investigación policial de los móviles, las circunstancias y la metodología del crimen ocupa el centro de la narración, en detrimento de los personajes que pasan a ser piezas de un engranaje perfectamente ensamblado para demostrar la tesis que constituye el eje de la novela: los riesgos de la discriminación positiva, el encasillamiento en roles y las ideas preconcebidas que pueden llevar a injusticias flagrantes en un sistema que aspira jsutamente a propiciar la igualdad entre los sexos. Se trata de un asunto polémico que Lorenzo Silva aborda con mucho valor y una gran ecuanimidad, lo que no le impide curarse en salud ofreciendo todo un elenco de personajes femeninos fuertes, inteligentes y atractivos que pueden llegar a abrumar al lector por su sobreabundancia.
Pero esto viene a ser lo peor que se le puede achacar a una novela inteligente y bien escrita que sabe provocar, entretener e intrigar en la justa medida, al mismo tiempo que pone de manifiesto muchos de los males que aquejan a la España actual. Los fans de primera hora podrán echar de menos a un Bevilacqua y a una Chamorro menos quemados por la vida y los años, pero el autor demuestra tener poca disposición a hacer concesiones al público lector y permite quelas leyes implacables que rigen la evolución interna de sus personajes sigan su curso. Como debe ser.

Calificación: Muy recomendable.
Tipo de lector: Amantes del género que busquen una alternativa a tanto thriller escandinavo.
Tipo de lectura: Fácil, amena, interesante
Engancha desde la primera línea.
Le sobra algún personaje secundario.
¿Dónde puede leerse? En cualquier sitio, es un libro que se deja leer de un tirón.
¿Dónde encontrarlo? En la librería de toda la vida en edición de bolsillo, o en la tienda virtual en formato electrónico. Ambos a tan buen precio que no hay excusa alguna para no comprarlo.


mar 12 2011

1280 Almas

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Sobrecogedora novela policíaca firmada por Jim Thomson que destaca sobre todo por la utilización de un narrador personaje que no es ni más ni menos que el sheriff corrupto, cínico y cobarde Nick Corey, dueño del orden moral y cívico del pequeño condado de Potts, racista impertérrito, asesino y holgazán, que vive con Myra, una mujer que vive con la pata quebrada, harta de sus devaneos y escarceos sexuales con otras mujeres, y que se mantiene así debido a que Corey mantiene también a su hermano discapacitado, que por otro lado, también le odia.
Abunda el diálogo como forma brutal de hacer empujar la acción; tal vez este personaje esté tan bien trazado como el de Jack La Motta en Toro Salvaje o Tony Soprano, no tanto por su actitud testosterónica hacia la mujer y el trabajo, si no porque gracias a él se entiende una realidad a la vez nueva y distinta, no por poco común. Efectivamente Nick Coreys hay muchos y no sólo en el interior hipotético de cada uno de nosotros, sino en ayuntamientos y jefaturas de Policía, seguros de sí mismos y dispuestos a ser reelegidos como políticos.
Ponernos de primeras en su lugar resulta desagradable, es por ello ésta una novela de antihéroes donde las mujeres tampoco callan, sino que pelean, algunas como gallinas cluecas, otras como auténticas víboras, en su condición de generosas amantes, como él las llama.
Se dice que Thomson escribió este relato basándose en diversos trabajos precarios que tuvo antes de dedicarse al periodismo. El testimonio de un agente de la ley que lo mismo hace la vista gorda ante un caso de proxenetismo ilegal con tal de pillar cacho, que se quita la culpa ante asesinatos, definen no sólo un carácter temerario, sino pasivamente negligente y ponen a esta criatura en abismos morales dignos de mención.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector:  Conocedor del género negro.
Tipo de lectura: Inconcebible en mayor número de páginas.
Argumento: El mismo que las películas de mafiosos, con otro enfoque.
Personajes: Redondísimos.
¿Dónde leerlo? Lejos de un periódico.


nov 26 2010

El hipnotista

Artículo escrito por: Carmen Neke

Según la editorial, esta es la novela que esperaban los fans del género negro sueco. Esta frase me parece más difamatoria que publicitaria, no creo que haya lector alguno que esté esperando un engendro libresco de estas características.
Ya sabemos que en la actualidad basta con ser sueco para que te publiquen cualquier novela, a condición de que sea de género negro y esté ambientada en cualquier lugar de la geografía escandinava. Pero el matrimonio que se oculta tras el pseudónimo de Lars Kepler ha decidido además aplicar el método Ikea de creación literaria, consistente en montar un libro con una serie de piezas sueltas según un plan incomprensible, y sin importar que al final sobren elementos que no hayan encajado en ninguna parte. El resultado es una historia donde las situaciones no tienen ni pies ni cabeza, poblada de personajes de usar y tirar, y cuyo protagonista es un Juan Lanas que acaba alegrándole la novela al sufrido lector gracias a todas las desdichas que se le van acumulando en una vida carente de interés alguno.
Y ni siquiera es una novela aislada, al parecer es la primera entrega de una serie de ocho. Efectivamente, ocho. El fin de la literatura vuelve a estar un poco más cerca.

Calificación: Un insulto para la inteligencia lectora.
Tipo de lector: Ingenuo, que se deja timar por el marketing de la editorial.
Argumento: Ni los propios autores terminan de estar seguros de qué trata exactamente el libro.
Personajes: Perfectamente surrealistas, André Breton debe de estar revolviéndose en su tumba de envidia.
¿Dónde puede comprarse? Ni se le ocurra.


oct 19 2010

Black, black, black

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Séptima novela de la escritora madrileña Marta Sanz que, en esta ocasión utiliza el género negro para contar una historia donde reflexiona con solvencia sobre el extraño entramado existente entre realidad y ficción; con cierta voluntad de estilo, a lo Chandler o Hammett, Sanz demuestra que un género normalmente practicado por hombres, puede llegar a realizarse con la misma inteligencia y mala leche por parte de una mujer y hablamos no sólo de la escritora, sino de los tres narradores que utiliza, a saber:  Zarco, un detective homosexual que vive una relación de amor-odio con su ex, Paula y que resulta algo antipático como cliché en su búsqueda de futuras tramas; Luz, una enferma de menopausia que quizás con un ánimo más literario que confesional, escribe a su psiquiatra un diario por el que ve sentir este rasgo como algo psicopático, producto de la demasiada observancia obsesiva sobre sí misma; y por último Paula, la ya citada ex de Zarco que, habida cuenta de la lectura del diario de Luz, trata de reconstruir el suceso de la muerte de Cristina Esquivel, geriatra que ha aparecido ahorcada con un cordón de zapato en su propia casa.
Gracias al diario de Luz aparece en la novela el tema de cómo las personas indefensas son capaces de causar engaño; este tema, que obvia la discapacidad y los temas mentales de fondo, es tratado desde una perspectiva, a la vez, interiorista y expresionista que implica, pero no modifica la acción, como si los débiles tuviesen siempre más motivos para actuar que los fuertes, y éstos fuesen susceptibles de crear violencia a través de lo que escriben, y por tanto, desde la que se crea; se juega a elucubrar que si existe esta violencia, no es porque la ejecuten, sino porque la piensan. Lo que se piensa y lo que se manifiesta podrían ser dos caras de la misma moneda, lo que hace que este peligroso juego quede en atmósfera.

Calificación: Muy buena.
Tipo de lector: Exigente más con el contenido que con la forma.
Tipo de lectura: Sencilla, pero poco amable. Expresionista e interiorista a la vez.
Argumento: Del por qué de un asesinato donde hasta el acomodador tiene algo que callar.
Personajes: A veces demasiado rígidos como para imaginarlos pasar de la primera a la tercera parte.
¿Dónde leerlo? En invierno, cerca de una chimenea.