abr 20 2010

El Nazi y el Peluquero

Artículo escrito por: Carmen Neke

El nazi y el peluquero de Edgar Hilsenrath.  Resumen del argumento:

Max Schulz, hijo de madre alemana y, aunque de padre desconocido, de «pura raza aria», nace en la ciudad alemana de Wiesehalle en 1907, con tan sólo dos minutos de diferencia de su futuro amigo, el niño judío Itzig Finkelstein. Pero como en esta novela nada es como debiera, Max, el niño alemán, tiene el pelo negro y la nariz corva, mientras que Itzig, el judío, es rubio y de ojos azules. Tanto el padrastro de Max como el padre de Itzig se dedican a la peluquería, pero ésta es sólo una de las muchas cosas que estos dos amigos tienen en común. No obstante, el destino acaba separándoles: Max se deja seducir por el nazismo, se convierte en miembro de la SS y acaba dirigiendo un campo de concentración, mientras que los miembros de la familia Finkelstein comparten el destino de muchas personas judías y son deportados. Con una excepcional maestría narrativa y grandes dosis de ironía, Hilsenrath relata en EI nazi y el peluquero cómo el asesino múltiple Max Schulz, al finalizar la guerra, adopta la personalidad de su amigo de infancia, Itzig, se instala en Israel, abre un salón de peluquería y se convierte en un ciudadano respetado de ese nuevo país, contribuyendo a sus causas con un convencimiento total y absoluto.

Este libro es uno de esos libros que todo el mundo debería leer, y que por desgracia muy poca gente ha leído. No es excesivamente conocido, está agotado en la editorial y no parece que haya una reedición prevista a corto plazo. Pero quien pueda echarle mano de alguna manera (bibliotecas, tiendas de segunda mano, donación, hurto, compra en otro idioma…) que se haga con él y lo lea. El tratamiento que hace el autor de los personajes, del punto de vista, de los conceptos de culpa y responsabilidad, del autoengaño… son magistrales. Y además es un libro extraordinariamente ameno de leer, incluso divertido, y tan politicamente incorrecto que resulta entrañable.

La novela nos va presentando una visión interna de varios momentos clave de la historia del siglo XX, desde los ojos de las personas que vivieron estos sucesos históricos en sus propias carnes: el ascenso de Hitler al poder, la Segunda Guerra Mundial, el horror de los campos de exterminio, la dureza de la postguerra en Polonia y Alemania, la ocupación del estado de Israel por los judíos cuando estos territorios todavía eran árabes bajo el protectorado inglés, y el terrorismo judío contra los ingleses. Y en esta visión no hay ni buenos ni malos, hay nazis que se convierten en judíos convencidos y practicantes, judíos que adoran Alemania y echan de menos su nación despreciando “la tierra prometida” de Israel, todo el mundo es capaz de las mejores y de las peores acciones porque en el fondo todos buscan lo mismo: sobrevivir en una época en la que nadie sabe ya quién es en realidad.

¿Qué castigo pueden recibir crímenes tan monstruosos que ninguna pena será suficiente para contentar a las víctimas? Esta es la cuestión que cierra magistralmente el libro. Un libro que fue escrito en alemán, pero publicado en primer lugar en inglés, y solamente varios años después en alemán y tras largas negociaciones, porque ninguna editorial alemana quería hacerse cargo de su publicación. Sin duda, como se dice en el epílogo a mi edición, porque el autor se niega a buscar explicaciones al Holocausto, la obra parte de la premisa de que no se puede explicar lo inexplicable, al contrario de otros escritores que han tratado del tema de la Shoah en sus obras como Imre Kertész, por citar alguno. Pero esta falta de explicaciones dota a la narración en primera persona del criminal nazi convertido en judío de una enorme autenticidad autobiográfica, que hará que el lector no se olvide tan fácilmente de este libro.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: El que gusta de libros transgresores y no se escandaliza con facilidad.
Tipo de lectura: Entretenida y fascinante.
Engancha desde el principio.
No le sobra ni una página.
Argumento: Un nazi adopta la personalidad de un antiguo amigo judío al final de la guerra.
Personajes: Lo peor de cada casa, y a pesar de todo entrañables.
¿Dónde puede leerse?: En la peluquería, por ejemplo.


Eliane EliasChega De Saudade


abr 3 2010

Siniestra

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La novela histórica actual suele deslizarse hacia territorios comunes, comerciales y alejados de una literatura mínimamente aceptable. Si esto pasa es porque hay lectores que eligen ese tipo de libros (eso dicen los editores). La pregunta es ¿no será que como no hay otra cosa leen eso? Algo parecido a lo que ocurre con le televisión. Vergonzoso.

Siniestra de Javier Arriero es justo lo contrario a esto. Es una novela muy bien documentada, muy bien escrita (no exagero si digo que es la novela mejor escrita de los últimos diez años encuadrada en el género histórico), muy bien resuelta (por fin alguien es decente al escribir y no cierra la trama con una chapuza) y muy bien editada. Por algo ha sido finalista de algunos premios literarios.

La acción se produce en Constantinopla, con el arrianismo y los problemas de la iglesia católica de fondo (de la de esa época). Con buen tino Arriero elige un crimen y su investigación para lanzar la trama.

Los amigos de la buena escritura deben saber que, técnicamente, presenta detalles brillantes. Por ejemplo, la elección de un punto de vista que podría ser otro, pero que el buen lector ve como se justifica con una sola página hacia el final de la novela.

Romanos, cristianos, asesinos, mártires, fanáticos, una acción trepidante y una ambientación muy cuidada.

A por ella. Ahora mismo.

Calificación: Muy buena.

Tipo de lector: Amantes de la novela histórica y de la buena literatura. Los lectores de best sellers descubrirán que les tienen engañados.

Tipo de lectura: Amable aunque exigente por su expesividad.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página. Un solo “pero”: tarda algo en ambientar la obra.

Argumento: Inquietante, se necesita llegar al final.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio.


Keith JarrettShenandoah