nov 18 2013

Diario de un hombre de cincuenta años

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El boceto de una novela, un cuento. Una narración que adquiere su significado al final mediante una voltereta.
A pesar de no tener cincuenta sino treinta y cinco años cuando la escribió, es Henry James en estado puro: Florencia, la alta sociedad; un hombre, una mujer y un confidente. Los recuerdos, lo que se hizo, no se hizo o se debiera haber hecho. Las convenciones y las preocupaciones de personas sin preocupación ninguna.
Uno de esos estudios jamesianos sobre la naturaleza humana.
Impecablemente planteada, trabajada con eficiencia y evocadora. Demasiado corta quizás.

Calificación: Buena
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Ligera.
Argumento: Una idea.
Personajes: Tenues.
¿Dónde puede leerse?: En Florencia, en el Gran Hotel.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


nov 17 2013

El juicio de Paris

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Pretendiendo un paralelismo con la mitología clásica, que termina haciéndose un poco remoto, El juicio de Paris es una novela de sociedad, porque más allá de las vicisitudes de su protagonista, Philip Warren, refleja la sociedad mundana con la que un joven escritor americano podía encontrarse en la inmediata postguerra en Europa y el próximo Oriente, Roma, Luxor y París.
Tiene también un tono de novela de aprendizaje, lo que los alemanes llaman bildgunsroman, la búsqueda que lleva a cabo un joven indeciso durante su año sabático, que incluye reflexiones sobre la vida, la política y lo sentimental, con especial atención a lo periférico.
En El juicio de Paris hay muchas divagaciones, alguna injerencia consciente del autor que busca ser ingeniosa, una brillante construcción de las situaciones y de los personajes, lugares evocadores, pintados con precisión pero sin estereotipos. Hay también instantes de genialidad y un par de incursiones en lo delirante, en una trama que no se caracteriza por la acción, sino más bien por la reflexión.
Gore Vidal murió el 31 de julio de 2012 en Los Ángeles; homosexual declarado, no es de extrañar que retrate con astucia y conocimiento unos ambientes que tuvo que conocer y que los incluya en este libro, anterior en el tiempo a las obras que lo consagraron como escritor: novelas como Juliano el apóstata, ensayos como Estados Unidos, y la nunca suficientemente reconocida participación en guiones de cine como Ben Hur, de William Wyler, 1959; o Calígula, de Tinto Bras, 1979.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Hay que adaptarse al tono.
Argumento: Leve.
Personajes: Interesantes.
¿Dónde puede leerse?: En Roma, Luxor, o París.
¿Dónde puede encontrarse?: Pídelo en tu librería habitual.


nov 12 2013

Farenheit 451

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Farenheit 451: la temperatura a la que el papel de los libros se inflama y arde.

Farenheit 451 es -en parte gracias al cine- una de las distopías más célebres de la literatura. Una novela de terror, porque su aproximación a la realidad del siglo XXI es mayor si cabe que a la del XX, en el que se escribió. Terror a una sociedad deshumanizada y controlada por un estado totalitario. Terror creado por el escritor con el lenguaje, un lenguaje hostil, amenazante, compuesto con extrañas metáforas y comparaciones, con imágenes oníricas y oscurantistas, con asociaciones poéticas. Miedo que nos trasmite un narrador indeterminado y sus incursiones en la mente de Guy Montag, el héroe de la novela.
En una reflexión sobre la literatura y su poder.
Sobre la desaparición de los libros.
Resulta evidente que Ray Bradbury escribió esta parábola en 1953 como un toque de atención, influido por la caza de brujas y las amenazas de la guerra fría. Hoy, con la desaparición gradual de los libros en papel, la manipulación a la que gobiernos y mass media someten a los ciudadanos, el descontrol de la privacidad en la sociedad digital; con la deshumanización de la vida en las grandes ciudades y la tele-realidad, adquiere nuevas e inquietantes lecturas.
Y para no ponernos apocalípticos debemos meditar siempre en lo que nos separa de esa ficción: la democratización del conocimiento, la posibilidad de huir de una realidad manipulada por la publicidad, y la de abandonar el conformismo gracias al acceso al mundo de las ideas; la libertad de conciencia. Y todo eso se lo debemos a los libros, y estamos obligados a luchar por preservar esos logros y por exigirlos para toda la humanidad.
Para cualquier amante de los libros Farenheit 451 es una novela asfixiante y angustiosa. Profundamente perturbadora.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Perturbadora.
Argumento: Inquietante.
Personajes: Desconcertados.
¿Dónde puede leerse?: En el metro.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 20 2013

Vivir de Noche

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala
Ambientada en Boston y en Cuba, nos encontramos ante una novela rica en detalles, profusa y bastante caótica que próximamente será llevada al cine interpretando su papel principal Ben Affleck. El autor es el mismo que pergeñó las tramas de Mystic River y Shutter Island, protagonizadas por Sean Penn y Leo di Caprio, respectivamente.
Partiendo de una premisa poética, el protagonista es un mafioso que opta por enfrentarse a la corrupción política y policial de frente durante la época de la Ley Seca, mientras contrabandea con ron. Por si esto fuera poco, tiene al Klu-Klux Klan en su contra, una organización que por aquel tiempo no distinguía entre afroamericanos y latinos.
La novela empieza y termina con el motivo principal de perdición de Joe Coughlin; su nombre, Emma Gould, especie de Paris Hilton descarnada, que acaba desmaquillando su rostro en nombre del oficio más antiguo del mundo. Las intenciones nacen, mueren y se interrumpen. Por Emma se cumple una estúpida condena que se podía perfectamente haber evitado y que cambiará el modo de ver el mundo del protagonista que se niega a irse con su hermano a Los Ángeles a trabajar al cine, porque dice preferir a los intermediarios antes que a quienes roban a manos llenas, y así le irá.
Porque cuando no hay bancos, hay usura y cuando vivir de noche es la regla, hay que tener cuidado donde pisas, pues la hierba no vuelve a crecer; con esta especie de metáfora, el escritor, Dennis Lehane, juega a que su criatura nade en aguas enfangadas, creyendo que está en lo correcto; es por ello una suerte de Sam Spade trotamundos al que no le conviene ciudad alguna, un perdedor marrullero y poco dado a concesiones, capaz de todo y nada al mismo tiempo.
De este modo y antes que recurrir a una melancólica canción desesperada, Vivir de noche debe mucho a las cloacas, pero también a la necesidad de aferrarse a algo (aunque sean éstas mismas) para creer que se está vivo de algún modo.
Calificación: Buena.
Tipo de lector: Aficionado al género negro.
Tipo de lectura: Obsesiva.
Argumento: Coughlin y su también necesidad de ser desmaquillado.
Personajes: Camaleónicos e impredecibles.
¿Dónde leerlo?: Paseando por cualquier zona deprimida de Boston.


oct 8 2013

Los nombres

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una vaga trama de asesinos obsesionados con el lenguaje da pié al escritor norteamericano Don DeLillo para hacer un retrato del mundo al inicio de la década de los ochenta del siglo XX. Un retrato que nos da las claves para entender todos los acontecimientos que sucedieron después.
Se destaca así como escritor de la contemporaneidad. Construyendo la historia como algo multiforme, multicultural, caleidoscópico. Con una manera impresionista y visual de trabajar los diferentes momentos de la novela. Mediante la conversión de lo lejano en próximo, de lo exótico en cotidiano. Por una aparición súbita –no por menos latente- de una agresividad que domina todas las relaciones.
Choque de civilizaciones. Alguien después le puso nombre.
Es un mundo convulso y hostil para los estadounidenses que, no obstante, tejen sus turbios manejos alrededor del planeta. Élites expatriadas en movimiento perpetuo.
Y de aquellos polvos vienen estos lodos.
Es una novela muy compleja. Funciona mejor en la formulación de una crítica o la producción de una reflexión del lector sobre el mundo moderno –las sociedades interconectadas- que en la composición de unas tramas entrelazadas y muy sutiles que a veces se escapan de la atención del lector, sumergido como está en un océano de lenguaje, de signos contradictorios, y de rupturas inesperadas de los parámetros de espacio-tiempo.
El complicado triángulo formado por un matrimonio roto pero reunido por un hijo, un niño bastante especial, aporta el conflicto íntimo en una novela en la que todas las partes parecen relacionarse de alguna manera. No nos queda claro de cual.
Muy interesante en cualquier caso.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Con ganas de intensidad.
Tipo de lectura: Espesa.
Argumento: Evanescente.
Personajes: Peculiares.
¿Dónde puede leerse?: De viaje por el mundo, de avión en avión.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 2 2013

La verdad de las mentiras

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Las ficciones las pueblan gentes, tanto desde el punto de vista de quién las hace, las lee, las protagoniza o las vive, según sea esta experiencia así viviremos el acto de leer, que en cualquier caso nos convertirá en diferentes o indiferentes. El Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, nos presenta su propio canon literario (que diría Harold Bloom) en forma de curso de lectura crítica inolvidable, ya que cuando son las imágenes las que narran, parece que nos encontramos con la secreta objetividad que las pueblan; llevar este ideario a la necesidad de contar con palabras lleva a una lucha entre antagónicos por el que vemos deslizarse lo sombrío y lo brillante de una forma subjetiva; se invita de este modo a ver todo relato escrito como una decisión escogida desde la ideología y la moral, describiendo una trayectoria que va de fuera hacia dentro y desde la que se trata de practicar el humanismo, esa historia de las ideas y el pensamiento practicable según la vida de persona(je)s escogidos.
A lo largo de treinta y seis ensayos que tratan de no hacer la vista gorda sobre lo más significativo, se nos presentan en orden cronológico, desde la vetusta y modernísima El corazón de las tinieblas, antecediéndonos en los orígenes que van más allá de la locura del viaje de un occidental al Congo, tierra subabastecida que hace nacer por el clima y la aventura los horrores de lo considerado salvaje, hasta Sostiene Pereira del ya fallecido escritor Antonio Tabucchi, una fábula sobre el poder de lo pequeño y sencillo, a través de las que se evoluciona hacia maneras más globales de contar.
Son dos los autores sobre los que repite ensayo: Graham Greene y Ernest Hemingway; del primero se concluye que tuvo la mala fortuna de, a pesar de haber escrito mucho y bien, no culminar en obra maestra algo que tuvo bien cerca con El fin del romance; Hemingway, en cambio, considerado a sí mismo hombre de acción que escribía, asociaba el éxito literario al personal, sin tener en cuenta sus oprobiosos esfuerzos más en París era una fiesta que en The sun also rises.
Tampoco se obvia la importancia de obras más vanguardistas o experimentales, como Nadja de André Breton, u otras de rango intermedio como los de la feliz hada madrina Isak Dinesen o las magníficas novelas corales, Un mundo feliz, American Transfer o La rebelión de los animales de Orwell, todas ellas corresponsables de la disipación de ideologías que quizás en ciertos casos no eran las de su autor.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Amante de la literatura y otros puntos de vista.
Tipo de lectura: Agradable, además.
Argumento: Clásicos de a partir del siglo XX convenientemente desmenuzados.
Personajes: Todos y uno.
¿Dónde leerlo?: Dando la vuelta al mundo en avión.
¿Dónde se puede comprar?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 11 2013

Fante, un legado de escritura, alcohol y supervivencia

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Autobiografía del clan italo-californiano instalado en el Hollywood crepuscular, que recorre la historia del cine desde Budd Schulberg, Zannuck y Saroyan a nuestros días, el hijo escritor de John Fante, Dan Fante, nos cuenta su vida a través de la olvidada y recordada por Bukowski, figura de su padre, convirtiéndose el texto en una especie de memorias que tratan de despachar ante las discordancias de unas primeras con las que la esposa y madre Joyce no estaba de acuerdo, y así aprovechar el correlato padre-hijo, tan distinto como poco paralelo y que tuvo y tiene sólo en común la bebida y la escritura.
Lo que en John aparece como personaje cultivado en horas bajas, que cobra cheques de una industria que empieza a obviar a guionistas clásicos, en Dan es pura demencia real, horror por el que recorre, no sólo toda una pátina de trabajos mal pagados sin éxito (vendedor ambulante, productor de un programa de radio clandestino, teleoperador o conductor de limusinas y taxista), sino que ahonda en sus espirales autodestructivas, provocadas no sólo por el alcohol, sino también por sus secuelas.
Desde su infancia en que era denostado por presentar cierto cuadro de obesidad, Dan no siempre se llevó bien con su padre y será tras superar una diabetes, y sólo cuando a la vejez retome su carrera literaria tras los chascos de Hollywood, será cuando Dan entregará a Joyce un primer borrador de Chump change, novela que ya no le desacredita ante su padre y que coloca de estrangis en la industria editorial francesa.
Más de 400 páginas trufadas de anécdotas y fotos familiares dejan ver no tanto, decimos ya, un ajuste de cuentas contra cualquier editor (eso está bien dadas las dicotomías surgidas entre Carver y Gordon Lish), sino el intento de pasar a limpio la historia de una familia que emigró, las pasó de aquilo y sólo se vio recompensada por la gloria buscada.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionado al clan o a las biografías de escritores norteamericanos actuales.
Tipo de lectura: Racheada.
Argumento: Memorialístico.
Personajes: Reales.
¿Dónde leerlo?: En alguna fiesta estrella dentro de la Meca del Cine.
¿Dónde puedes comprarlo?: Pídelo en tu librería habitual o prueba en la biblioteca municipal.


sep 5 2013

La mamma

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Lucía Santa es la matriarca pobre de una familia italiana obrera, afincada en Nueva York; su marido, apenas emigró, cayó enfermo y ella trata de sacar adelante a sus hijos como puede. Con esta premisa dramática, Mario Puzo, autor de obras clave tan relevantes como El padrino o El último Don, se aleja en este caso de temáticas propiamente mafiosas para acudir presuroso al otro lado del espejo, un lugar depauperado donde el trabajo es la única condición para subsistir de un modo honrado.
La tragedia se masca por momentos, una pena negra provocada por la muerte y la necesidad de haber visto pasar el tiempo con algo menos de inocencia, ya que desde que se reside en la Décima Avenida hasta que se recorre el puente de Queensborough para ocupar un sitio en el Bronx latino, el hundimiento ha sido paulatino.
Las canciones italianas suenan tristes como melodía de acompañamiento, incluso The Godfather es demasiado elegante para tal propósito. La supervivencia y el sueño americano se nombran en forma de tomate y spaguettis en torno a un Little Italy todavía poco desarrollado, que sufre como en la Nápoles y Milán evocados desde el exilio, otra suerte de fascismo. Las mammas salen a la puerta de sus casas y parece que las vemos echar cubos de agua sobre las aceras para marcar el territorio.
Novela de cuño neorrealista que ahonda desde su narrador apoyado en cada uno de los personajes principales, un sesgo que no abandona tanto como pareciera la marca estilística de la casa, si bien más desde la descripción que desde el diálogo.

Calificación: Distinta.
Tipo de lector: Aficionado al retrato en clave literaria.
Tipo de lectura: Menos ágil de lo que nos tiene acostumbrados su autor.
Argumento:  El valor de una madre para una familia desestructurada.
Personajes: Bien perfilados.
¿Dónde leerlo? En cualquier hogar que se digne de serlo.
¿Dónde puedes comprarla?: Píde un ejemplar en tu librería habitual.