dic 8 2013

El pan a secas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El pan a secas es El pan desnudo en las anteriores traducciones al español.
Un libro tremendo, el terrible relato en primera persona de un adolescente criado en la calle, maltratado por su padre y por la sociedad, cuya historia termina, curiosamente, cuando aprende a leer y a escribir. Como si la promesa de este hecho fuera un exorcismo capaz de deshacerle de los demonios del pasado.
Y así fue. Porque merced a ese regalo que fueron para Mohamed Chukri las letras, pudo dedicar la vida a escribir, pudo relacionarse con el grupo de escritores que hicieron de Tánger una parada ineludible a mediados del siglo XX: Paul Bowles, Jean Genet, Teneesee Williams. Nos dejó un testimonio desgarrador, sobre todo porque sabemos que hoy, jóvenes y adolescentes sufren, aman y sobreviven como lo hizo Chukri, como si el tiempo no hubiera pasado, como si las sociedades no hubieran aprendido nada.
No nos cabe duda de que su historia es cierta. En algunos momentos nos gustaría que fuera una ficción.
Chukri no hace ninguna concesión al lenguaje, el eufemismo o la piedad para con los lectores, sino que se deja tiranizar por la verdad y por su historia, vomitándola para poder seguir viviendo en un relato descarnado.
Escrito en 1973, El pan a secas no pudo ser publicado en árabe hasta el año 2000, tres años antes de la muerte de su autor.
Mohamed Chukri tradujo además al árabe a Lorca, a Bécquer y a Aleixandre.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Fuerte.
Tipo de lectura: Dura, sin concesiones.
Argumento: Autobiográfico.
Personajes: Violentamente vivos.
¿Dónde puede leerse?: En Tánger y en Tetuán.
¿Dónde encontrarlo?:Pídelo en tu librería habitual.


nov 19 2013

The Orientalist Poster

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Abderrahman Slaoui es marroquí, coleccionista, y pone a nuestra disposición en ésta obra, una selección de los más representativos carteles orientalistas de su colección.
Algunos son auténticas joyas del diseño del siglo XX. Todos nos transportan a un mundo exótico, a una realidad manufacturada en fantasía con la que satisfacer los sueños de los europeos.
Por mar, por tierra, por aire. A medida que se desarrollan las comunicaciones, agentes de viaje y oficinas de turismo comienzan a publicitar sus nuevos destinos. La época dorada se sitúa entre 1920 y 1950, cuando se abren las rutas del Orient Express y de las grandes compañías navieras, y se establecen los primeros vuelos de Air France.
Los nombres legendarios brillan en las vitrinas de las metrópolis coloniales: Constantinopla, Palmira, Tlemcen, Marruecos.
Podemos seguir con ellos la evolución del diseño gráfico publicitario desde sus inicios, analizar sus provocaciones, y los recursos que utilizan para llegar al subconsciente del receptor. Estudiar el imaginario orientalista, pero también la estructura mental de un mundo que dominaba a otro, sin complejos ni tabúes. Y que se apropiaba de él mediante poderosos mensajes visuales.
Pero sobre todo nos hacen soñar, porque los carteles siguen conservando intacto su poder evocador y -si transportaban a quienes los veían a lugares deseados, alejados en el espacio- a nosotros nos permiten viajar en el tiempo.
Existe poca documentación editada y éste catálogo es codiciado por los coleccionistas.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Orientalistas y coleccionistas
Tipo de lectura: Descriptiva.
¿Dónde puede leerse?: En el sofá, un día de invierno, soñando.
¿Dónde encontrarlo?: Es difícil, alcanza altos precios en www.iberlibro.com


ago 2 2012

El edificio Yacobián

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El edificio Yacobián fue mandado construir en 1937 por el hombre de negocios armenio Hagop Yacoubian en el número 34 de la calle Suleimán Pachá (hoy Talaat Harb) de El Cairo. Simboliza la época dorada de la ciudad, opulenta y occidentalizada; y también su decadencia.
Pasado y presente.
El escritor Alaa Al Aswany tuvo allí su consulta de odontología y en él se inspiró para componer un retrato y una metáfora de la sociedad egipcia.
El edificio Yacobián, es una novela envolvente como las Mil y una noches, porque continúa esa antigua tradición de contar, una verdadera pasión árabe, y con ella se adentra en todos los registros para relatar las vidas de los moradores del edificio: tierno, pícaro, desencantado o esperanzado, crítico y social. (¿No hay acaso una velada crítica a la religión en esas citas coránicas, en esas advocaciones?)
Al Aswany no utiliza artificio alguno, se limita a poner ante los ojos del lector los hechos, las vidas, para que piense -si quiere hacerlo- y juzgue por sí mismo. Siempre se ha considerado al escritor un heredero de Naguib Mahfuz, lo es por la estructura de la novela pero también por una serie de temas inevitables, como lo son en la sociedad egipcia: el hambre, la pobreza, la corrupción, la avaricia; causas todas ellas de la injusticia social, consecuencia del abuso de los poderosos sobre los débiles, del varón sobre la mujer, de los corrompidos sobre los desvalidos; abuso basado en el poder económico, en la religión, en la connivencia entre los gobernantes y los mafiosos, en el clientelismo.
Y la injusticia humilla a un hombre ante otro.
En ese sentido hay algo que acerca esta novela a cierta literatura española de la postguerra: a Buero, o al Cela de La Colmena.
Zaki Bey el Desouki es un anciano aristócrata rijoso que revive en sus encuentros sexuales; Hatem Rachid, un exitoso periodista homosexual; el joven Taha Shazli sueña con ser policía y casarse con su novia, Busayna Sayed, la realidad malversará ese sueño; Hagg Mohamed Ezzam, hombre temeroso de dios, es rico. Todos ellos, más los personajes que los acompañan se verán sacudidos por la vida.
En una ciudad sorprendente y cosmopolita, cimentada en la tradición y la modernidad, populosa e indescifrable para los turistas: El Cairo.
En la novela, líder de ventas en todo el mundo árabe, se basa el guión de la película del mismo nombre, dirigida por Marwan Hahmed en 2006.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amable.
Argumento: Variado.
Personajes: Sensibles.
¿Dónde puede leerse?: En El Cairo, Cafe Riche.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual, por ejemplo en www.libreriamendez.net


mar 11 2012

Historia del Islam

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Los niños y jóvenes terminan siendo lo que aprenden. Dadas las circunstancias (un impresionante número de horas ante el televisor viendo y escuchando idioteces, una formación técnica excesiva que se aleja del humanismo de forma más que peligrosa y una falta de valores muy alarmantes en el conjunto de la sociedad), es posible que terminemos formando un conjunto de borregos repetidores de mensajes falsos. Por ejemplo, todo lo que tiene que ver con la zona espiritual del hombre, con la religión, es un desastre. Casi nadie tiene un criterio claro, casi nadie sabe de lo que habla.
Por esto hay que dar la bienvenida y celebrar la llegada de Historia del Islam. Este es un libro (para jóvenes aunque deberían leerlo muchos adultos) que repasa el Islam desde su orígenes hasta el presente. Además, utiliza el último de sus capítulos para analizar brevemente el posible futuro de los países en los que la religión de Mahoma es la mayoritaria y de los países en los que ya viven miles de personas pertenecientes a esa cultura tratando de integrarse.
Página a página se puede entender mejor una península arábica que se conmocionó con la llegada del profeta, cómo se fue extendiendo una religión con el legado de un hombre, la fundación del imperio islámico, el esplendor y los ciclos durante siglos. Además, hoy el mundo occidental debe acoger esa forma de entender la espiritualidad (parece que esta tesis forma parte de la obra) puesto que la emigración es un hecho cierto. La idea de ecumenismo está presente al final del libro siendo muy cercana a las posturas de los teólogos más conciliadores.
Un libro que invita a le reflexión firmado por Dilek Zaptcioglu e ilustrado por Silke Henbel. Un libro que ayudará a los jóvenes lectores a entender un mundo muy distinto que (por ejemplo, en el caso de España) se ubica a quince kilómetros de sus fronteras.

Calificación: Muy interesante
Tipo de lector: Jóvenes de doce años en adelante.
Tipo de lectura: Muy entretenida.
¿Dónde puede leerse?: A la puerta de una mezquita.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


ago 27 2010

Lettres à un jeune marocain

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Dieciocho cartas se ponen aquí sobre la mesa. Se dirigen a un joven marroquí. A todos los jóvenes marroquíes. Las escriben intelectuales: escritores, poetas, estudiantes, artistas; muchos de ellos escriben en la diáspora y varios lo hacen originalmente en las lenguas que les han acogido: francés, catalán o neerlandés. Todos intentan de una u otra manera remover las conciencias de los jóvenes, vivan estos dentro o fuera de Marruecos; llamarlos a no dejarse vencer por el derrotismo, a salir de la inacción; movilizarlos para que tomen las riendas de un futuro mejor. Su futuro. Son unas cartas sinceras. Omar Berrada, poeta y traductor reflexiona sobre el multilingüismo y la identidad, reivindicando el mestizaje que es el destino feliz de la humanidad. Rachid Benzine, profesor y escritor, reflexiona sabiamente sobre la necesaria reinterpretación del Corán en las claves de la modernidad. Valiente. Hichan Tahir, joven estudiante de tecnología en Kenitra, dirige una desgarradora carta a un suicida, en la que le reprocha no haber aprovechado sus oportunidades, pensando que la felicidad está siempre fuera, en Europa o en la muerte; y Younés Boumehdi, fundador y director en Rabat de Hit Radio, nombra la miseria y la exclusión para hacerlas visibles y pide a los jóvenes que no escuchen a la Casandra que les anuncia que no hay nada que hacer. Marruecos camina hacia el futuro con pasos de gigante; con un crecimiento sostenido, con planes para grandes infraestructuras, con la reforma del código de familia, la Mudawana; lo hace, en gran parte, gracias al esfuerzo de sus emigrantes. Pero aún queda mucho por hacer y apremia llenar con un poco de esperanza los bolsillos vacíos de su juventud que se enfrenta a las exigencias perversas de la tradición y a los problemas endémicos del país. Las cartas están elegidas y presentadas por el joven escritor Abdellah Taïa con el patrocinio de Pierre Bergé y son una iniciativa valiosa e ilusionante. Servirán para algo. ¡Inshallah!

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Multiculturalistas e interesados en el mundo árabe.
Tipo de lectura: Clara y sincera. Está publicado en francés.
Personajes: Conmovedores.
¿Dónde puede leerse?: Un viaje a Marruecos puede ser un buen momento y no es el único.
¿Dónde encontrarlo?: Internet puede ser una buena herramienta si no hay a mano una librería especializada en literatura en francés.


may 25 2010

El Ejército de Salvación

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Nacido en la ciudad marroquí de Salé en 1973, Abdelá Taia es uno de los más jóvenes representantes de la literatura marroquí. Y francesa también, porque en esa lengua escribe desde la ciudad que, finalmente, ha elegido para vivir, París.

Es un escritor sencillo y honesto y por eso su prosa nos llega muy adentro. En esta novela se mezclan retazos autobiográficos de su infancia y su juventud en Marruecos y de su primer viaje a Europa, a donde llegó para estudiar. Nos cuenta la historia de extrañamiento de una persona que en todas partes se siente extranjero y sufre por eso, y gracias a esa vivencia y ese sufrimiento tiene mucho que decir. Mucho que aportarnos.

Ese viaje iniciático por la infancia y por Europa está marcado por un hecho decisivo, su orientación sexual; por un deseo desesperado, no olvidar los olores y los sabores de su infancia; y por un afán, el de ser aceptado en el mundo cultural que ha luchado por habitar.

Quizás no sea una obra maestra de la literatura porque su lenguaje es básico, humilde casi, pero es muy importante escuchar esa voz porque nos ayudará a entendernos, a todos.

Para que desterremos la palabra “otros”.

Es un relato tierno y conmovedor que se lee en un rato. Merece la pena.

Calificación: Entrañable

Tipo de lector: Cualquiera

Tipo de lectura: Sencilla

Argumento: Fácil de seguir

Personajes: Muy cercanos

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio. Especialmente en un avión. Entre el norte y el sur.

¿Dónde encontrarlo?: En www.libreriaberkana.com lo tendrán seguro. Ellos han presentado al joven autor en nuestro país en una de esas iniciativas interesantes que merecen todo nuestro apoyo.


El Lebrijano y Orquesta Andalusi del TangerPensamientos


abr 19 2010

Desgracia

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una novela extraña y perturbadora. Atraída por lo que él considera un acto de libertad, la desgracia cae sobre el profesor David Lurie. Será el inicio de una historia llena de errores, donde por encima de la apariencia de normalidad hay algo en el comportamiento de los personajes que no terminamos de explicarnos, que no es lógico. Porque Coetzee nos habla de un mundo estructurado sobre unos códigos perturbados, sostenido por unas relaciones de sumisión y sometimiento que han cambiado. Desgracia es un retrato certero e inquietante de la sociedad sudafricana, de su pequeña historia, una sociedad violentada que no ha terminado de aplacarse.

Es aterrador como el autor es capaz de describir a los personajes y que, solo por su carácter y sus comportamientos el lector pueda identificar si estos son blancos o negros y quedar desconcertado por su manera de actuar.

A pesar de esta aparente complejidad la novela tiene una prosa clara y fluida que lo hace fácil de leer. El libro va creciendo en la cabeza después de que se haya finalizado su lectura.

J.M.Coetzee nació en la Ciudad del Cabo en 1940 y se educó en Sudáfrica y en los Estados Unidos. Recibió, por esta novela, el premio más importante de la literatura en inglés, el Booker Prize. Era la segunda vez que lo recibía. Fue premio Nobel de Literatura en 2003.

Calificación: Muy Bueno
Tipo de lector: Cualquier persona con inquietudes por explorar las zonas oscuras del corazón humano. Multiculturalistas.
Tipo de lectura: Fácil, pero para meditar.
Engancha e inquieta la lectura.
Argumento: Fácil de seguir.
Personajes: Todos absorbidos por la cercanía mimética del narrador con David Lurie que nos transmite su desesperanza y su desconcierto
¿Dónde puede leerse?: Volando hacia Sudáfrica para entender…


Fletcher Henderson and his OrchestraCome On, Baby (1928)