ago 30 2013

Un tiempo para callar

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El escritor británico Patrick Leigh Fermor, conocido por algunos relatos de viajes legendarios como El tiempo de los regalos, recoge en este libro el testimonio de tres estancias de reclusión en diferentes monasterios.
Parte de los textos salen de cartas enviadas –en todos los sentidos- desde el interior.
Alternando las descripciones, la historia y la reflexión, crea una obra intimista que recorre experiencias y sensaciones en un lugar donde el autor comprueba que se calla la mente y se recompone el espíritu.
Leigh Fermor es un buen narrador de lo real. Es perceptivo, detallista y minucioso.
Son espléndidas sus descripciones litúrgicas de los paisajes interiores y exteriores, de los edificios y de quienes los habitan, que trasmiten una sensación de encierro luminoso.
El viaje por La abadía de Saint Wandrille de Fontanelle es un recorrido iniciático y una sorpresa. Su primera experiencia con la soledad y el silencio.
En De Solesmes a la Gran Trapa no supera lo descarnado de la vida religiosa, de un despojamiento brutal que afronta con admiración.
El capítulo dedicado a Los monasterios rocosos de Capadocia tiene más de recreación histórica, basada en sus vastas lecturas y en su conocimiento de la vida de los cenobitas, que interpreta para los lectores con interrogantes.
El libro se cierra con una reflexión y se abre con el prólogo de una admirada traductora.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cualquiera, puede ser interesante para todos, para los estresados más.
Tipo de lectura: Depurada.
Argumento: Silencio.
Personajes: Renunciantes.
¿Dónde puede leerse?: En un monasterio.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


feb 28 2012

Florencia

Artículo escrito por: Augusto Prieto
Un libro anterior y bastante previsible de David Leavitt –excelente novelista por otra parte- sobre su casa en Italia, titulado En Maremma, una vida y una casa al sur de la Toscana; nos hacía temer lo peor en relación a este y nos hemos equivocado.
Porque el escritor americano nos guía por la ciudad del Arno con desenvoltura, superando los clichés, y nos demuestra un gran amor por Florencia, su extenso trabajo de documentación, y habilidad para transmitir fino humor y entusiasmo. Nos irá llevando a través de una serie de anécdotas que viven en lo literario, invitándonos a una relectura inteligente de los escritores que pasaron por la urbe florentina entre los que –recordemos- están Ruskin, Sitwell, James, Forster, Stendhal, Pater y Huxley, descontando a Vernon Lee que allí nació; casi todos se implicaron en la importante comunidad anglo-italiana que durante siglos se desarrolló en la ciudad por diferentes circunstancias que Leavitt nos revela.
El análisis de ese pequeño grupo de expatriados llena uno de los capítulos más interesantes, y otro destacado investiga la tradición sodomítica y sáfica de Florencia, transmitiéndonos sus curiosos hallazgos con la mezcla de falso pudor y de malicia con la que se refirieron a ella quienes pasaron por allí. El libro se cierra con los recuerdos de la última guerra y de las inundaciones de 1966, a los que sigue una impagable relación comentada de lecturas que se agradece especialmente.
Florencia es un pequeño ensayo literario sobre la ciudad toscana y una útil guía de viaje por su espíritu, una mirada de espertise que no conviene descartar.
Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera, viajeros a Florencia
Tipo de lectura: Amena, entretenida e informativa
Personajes: Excéntricos
¿Dónde puede leerse?: En Florencia, claro, o el tren.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería de viajes y siempre recordamos www.orixa.com y www.deviaje.com


feb 18 2012

El tiempo de los regalos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En el invierno de 1933, un joven de dieciocho años llamado Patrick Leigh Fermor abandona su Inglaterra natal para emprender un viaje a pie hacia Constantinopla.
De quién era ese muchacho, de su infancia y de su personalidad, da cuenta el mismo –ya adulto- en una hermosa carta introductoria a la que sigue el relato de su caminar por Europa.
El tiempo de los regalos, título que toma prestado a un poema de Macneice, es la primera parte de ese recorrido y nos deja a las puertas de Hungría –el umbral del Oriente soñado- para convertirse en un libro de viajes magistral cuyos ecos rebotan en toda la literatura posterior.
Y una de las razones que lo convierten en una obra excepcional es que se redactó muchos años después sobre los recuerdos, las anotaciones en el terreno y el poso que tiempo, cultura y experiencia acumularon sobre una personalidad carismática, la de su autor.
El tiempo de los regalos, A pie hacia Constantinopla: Desde Holanda hasta el curso medio del Danubio, es una novela pero también un recorrido iniciático, una reflexión en torno a lo que significa entrar en la edad adulta y una mirada sobre una civilización que iba a desaparecer barrida por el viento de la guerra; y esa visión lejana y reposada convierte el testimonio en una obra maestra que ningún nómada debería pasar por alto.
Un relato emocional y emocionado, apasionado y apasionante, en el que las fatigas y las incertidumbres del viaje quedan borradas por la propia y deslumbradora belleza de la juventud radiante y los regalos inesperados de una bohemia aristocrática, culta y cosmopolita condenada a ser un sueño devastado.
La maestría del estilo debe de darse por descontada por la manera en que transporta al lector con la creación de imágenes reales y a la vez fabulosas, a causa de la brillantez de las comparaciones visuales, en la elegancia del vocabulario, su exactitud, y la fluidez de su prosa.
Un Viaje, con mayúsculas, donde moverse es atravesar el paisaje con las propias fuerzas -el geográfico y el de la conciencia-, desentrañar los alfabetos por los que se atraviesa, abandonarse a la hospitalidad; un recorrido enciclopédico en el que las referencias se mezclan con habilidad: crónica, arquitectura, topografía, pintura, naturaleza, literatura, sociología, historia, astronomía.
El Viaje como estado mental.
Esta primera parte del relato concluye con la llegada de la primavera, se prolongará Entre los bosques y el agua.

Calificación: Obra maestra
Tipo de lector: Cualquiera. Aficionados a viajar
Tipo de lectura: Vertiginosa y amena
¿Dónde puede leerse?: Siguiendo la huella
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería de viajes www.deviaje.com


dic 8 2011

Místicos y magos del Tibet

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Por fin, en el año de 1924, después de un recorrido vital alucinante y un viaje largo e intenso, disfrazada de peregrina mendiga, salmodiando mantras, Alexandra David-Néel atisba las paredes del Potala. Será la primera mujer occidental que penetre el misterio de la ciudad de Lhasa, en el Tibet, vedada a los extranjeros.
De esa vida en busca de las verdades del budismo y las filosofías orientales nos dejó su testimonio en varios libros curiosos, destacadamente el relato del Viaje de una parisiense a Lasa.
Místicos y magos del Tibet es otro de ellos, un documento etnográfico de gran valor.
Nada hay que nos conduzca a dudar de sus experiencias, porque la viajera francesa lanza una mirada racionalista y demuestra con sus juicios una gran penetración. Refiere sus experiencias en torno a las prácticas de adiestramiento psíquico, sus contactos con la brujería, interpreta para nosotros las reglas, jerarquías y rituales del budismo tibetano que profesó, analizando con detenimiento las bases chamánicas prelamaistas de los rituales mágicos y los fenómenos considerados milagrosos.
Pero lo que más nos conmueve de su escritura es el ansia por saber, el sacrificio, su amor a la verdad y el conocimiento, la búsqueda de la verdad y la iluminación, la exploración de los límites de la mente y del cuerpo humano con una mirada científica y filosófica que nos resulta cercana, porque quien nos habla es, al fin y al cabo, una mujer occidental ¡que estudió la lengua y los libros sagrados del Tibet y convivió con el misticismo durante trece años!
Con una vida tan contemplativa, –escribe sobre la reclusión- el espíritu y los sentidos se afinan, observando y reflexionando continuamente. ¿Se convierte uno en visionario o, más bien, ha estado ciego hasta entonces?

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Viajeros e interesados en las filosofías orientales.
Tipo de lectura: Amena.
¿Dónde puede leerse?: En el encierro de un templo lamaísta.
¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.uniliber.com


nov 15 2011

El Paraíso de la reina Sibila

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El lector contemporáneo identificará inmediatamente El Paraíso de la reina Sibila con el Venusberg wagneriano, y la desventura de alguno de sus protagonistas con las del caballero Tannhäuser, y es que parece que en ese Paraíso convergen leyendas que vienen de las tradiciones germánica y grecolatina.
Es un escrito breve, compuesto en 1437 o 1438 por Antoine de la Sale y se tradujo por primera vez en español para la Selección de lecturas medievales de Siruela.
En el prólogo, Marie-Jose Lemarchand considera el relato como precursor de la literatura fantástica porque su autor titubea en el punto de vista, inmiscuyéndose en el relato y opinando sobre la veracidad del mismo, sembrando dudas en el lector. La simbiosis entre crónica, relato fantástico y referencias cultas sobre la memoria de un viaje real, lo convierten en anticipo de la moderna literatura de viajes.
Como todo relato medieval, tiene una importante carga religiosa y simbólica.
La historia de un reino hechizado, de un averno, con caballeros desgraciados y hermosas mujeres encantadas, lo conectan con su tiempo.
Se echa de menos, en un prólogo saturado de referencias, alguna sobre la colección de textos junto a los que se imprimió por primera vez, en París, en 1521, bajo el título común de La Salade.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Aficionados a las leyendas y las novelas de caballería.
Argumento: Germinal.
Personajes: Fantásticos salvo el autor que se implica en la narración, algo infrecuente en la literatura medieval europea.
¿Dónde puede leerse?: Al pie del monte de La Sibila, en los Apeninos.
¿Dónde encontrarlo?: intentarlo en www.uniliber.es, es una edición agotada.




sep 7 2011

El antropólogo inocente

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Crónica de un desastre anunciado, el antropólogo inglés, Nigel Barley, nos hace un regalo; en forma de documentado reportaje en primera persona. Cuenta las desventuras que todo trabajo de campo y en concreto de su particular etnografía sobre Camerún y el poblado de los dowayos que habita tres ciudades de este pequeño país; desde el humor flemático y la sátira, el viaje empieza con una llegada en avión sorpresiva y termina cuando harto y acostumbrado a un modo de vida primitivo, llega a Londres tras ser desvalijado en la ciudad de escala, Roma.
Fiel a la idea del academicismo en que se ha formado, Barley vive la enfermedad de la malaria, la incomprensión proveniente del fulani (lengua autóctona) y del raro francés que los lugareños practican o el aburrimiento consistente en recopilar datos muertos junto a misioneros. Ante todo, Barley sabe que la aventura es la aventura, cosa que lo entronca con el periodismo de batalla de Kapuscinski, pero a la vez pretende una exhaustividad que llegado un momento huye de lo políticamente correcto. En un sitio donde las mujeres saludan con taparrabos y los hombres celebran la circuncisión (entendida originariamente como un modo de taponar el culo) hasta cuando muere uno de los suyos, el choque de mentalidades y el humor que de tal fricción aparece, no tiene desperdicio.
Otros personajes que habitan el universo indígena son sacerdotes que entienden el protestantismo de un modo sui géneris o funcionarios desapegados a la vida del lugar que les hacen votar en un único sentido, a pesar de que luego se proteste sin saber muy bien a qué obedecen estas quejas.
Este libro pasó a formar parte del anecdotario del British Museum, donde su autor trabajó tras acabar quemadísimo de ésta y sucesivas expediciones. Imaginamos que como tesis doctoral jamás le habrían aprobado. Ellos se lo pierden.

Calificación: Excelente, brillante.
Tipo de lectura: Amena y disparatadamente divertida.
Tipo de lector: Conocedor de ambos lados, pero sólo con que reconozca su Universidad, disfrutará.
Argumento: Fricciones entre la civilización y el Tercer Mundo.
Personajes: Al menos, curiosos todos ellos.
¿Dónde leerlo? Mirando la base de datos de cualquier biblioteca, ante un auxiliar estreñido.


ago 28 2011

Perú

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una guía elaborada por Carolina A. Miranda, Aimée Dowl, Katy Shorthouse, Luke Waterson y Beth Williams. Cuatro mujeres y un varón.
La editora presenta siempre a sus colaboradores como viajeros independientes, y lo parecen por sus juicios de valor; pertenecen también a culturas diferentes –aunque todas en el ámbito anglosajón- y se descuenta que son procesadas también las informaciones que aportan otros viajeros para mejorar las ediciones.
Podemos iniciar con ellos el viaje porque empatizan con el destino, aunque no tanto como para dejarse cegar por señuelos; porque superando uno de los puntos débiles de las guías de Lonely Planet, han hecho un esfuerzo considerable por documentar el contexto histórico, reservando un espacio adicional para las indispensables culturas preincaicas, sin las que es imposible entender la secuencia de desarrollo cultural. Repasan casi con avidez los yacimientos arqueológicos más descompuestos, apuntando datos decisivos, y no se quedan en los dos o tres (o uno) más destacados del país,  porque Perú no es solo el Machu Pichu.
Hay interesantes consejos para iniciar marchas a pié por el Camino Inca y la Sierra Norte, sobre las playas o la selva, y también alrededor de la destacada e innovadora gastronomía del país; se adentran en Lima con el interés que la ciudad se merece.
Hemos recorrido medio país abusando de la guía y no hay nada que se pueda contradecir, sino que -más bien- juicios y consejos son acertados.
Sabemos que, en lo que se refiere a los alojamientos y restauración, es imposible estar al detalle del día por el hecho mismo de la edición, aunque la última, fechada en 2010, se acerca; y aunque hay carencias sangrantes en lo que a cultura se refiere (Yma Sumac, Juan Diego Florez), y se descubre alguna mínima falta, condescendemos porque no se puede estar en todo.
Como siempre en las publicaciones de la editorial, hay bienintencionados guiños al turismo solidario y sostenible. Noventa planos y mapas.
No es este lugar para comparar porque no se han manejado otras guías, pero con un golpe de vista a las propuestas de las librerías especializadas, no creemos equivocarnos al pensar que la guía de Perú, de Lonely Planet geoPlaneta, es difícil de superar.
Para todos: mochileros, viajeros independientes, o cautivos del viaje organizado; seguidores del Gringo Trail o amantes de los deportes de riesgo; porque siempre hay curiosidades y capítulos generales para distraer unos minutos al camino o al descanso, con una lectura en torno al destino.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Viajeros por Perú, documentalistas.
Tipo de lectura: Ligera y acertada.
¿Dónde puede leerse?: Preparando el viaje y durante el mismo.
¿Dónde encontrarlo?: En librerías especializadas. www.orixa.es, www.deviaje.es


ago 13 2011

El Nilo. Cartas de Egipto

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Este volumen recoge las cartas que Gustave Flaubert escribió a su madre, a Emmanuel Vasse y a Louis Bouilhet, durante el viaje que le llevó junto a su camarada, el fotógrafo Maxime Du Camp, por el río Nilo (desde Alejandría hasta el alto Egipto y Nubia).
La importancia del libro no es el relato del viaje en sí (algunos creen o defienden que es así) sino la percepción que el lector tiene de esa actitud de la burguesía del siglo XIX frente a otros pueblos y otras costumbres que eran tomaban como rarezas de bárbaros, esa desidia con la que se contemplaba el mundo desde la comodidad y un lujo decadente. Por ejemplo,una de las cartas relata una fiesta en la que unos caballos avanzan por un lugar en el que se han tendido un buen número de hombres egipcios. Los caballos sortean a muchos, pero mata a otros. El relato de Flaubert está más arrimado a la crónica de un hecho sorprendente y brutal, de la anécdota, que de la costumbre de un pueblo que practica ese tipo de encuentros por algo ancestral que no parece preocupar al autor. Parece mirar (Flaubert) aquello como el que observa la jaula de un zoológico. Más adelante, poco a poco, mientras el viaje avanza, comprobamos esa dejadez del que se embarca en una aventura que deja de interesarle cuando le genera la más mínima molestia. Occidente frente a los pueblos colonizados. Riqueza y lujo frente a la pobreza más extrema. Formas de vivir separadas por siglos de progreso (no sabemos donde está la parte buena y donde la mala).
Literariamente. el libro no tiene mucha importancia. Los diarios (a pesar de apoyarse en el género epistolar), aunque los firmase un grande la literatura, no la tuvieron casi nunca. Son más emotivos y personales, más informativos, que otra cosa.
Adorna el volumen una serie de fotografías que realizó durante los nueve meses de viaje Du Camp. Y, francamente, no son nada del otro mundo.
Hasta ahora, estas cartas eran inéditas en idioma castellano. La publicación de Gadir parece más un esfuerzo por dar lustre a su colección incluyendo a Flaubert entre sus autores que un trabajo de selección de textos importantes y merecedores de un esfuerzo como este.

Calificación: Precindible.
Tipo de lectura: Sencilla.
Tipo de lector: Amantes, muy amantes de Flaubert. Interesados en los libros de viajes.
¿Dónde puede leerse?: Frente a la pirámide de Kefrén.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería. Está editado hace muy poco tiempo.