sep 14 2010

La Isla de las voces

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Vivimos asaltados por las novedades que se despliegan en los estantes de las librerías y nos gritan desde los suplementos culturales, entonces, nos olvidamos de aquellos escritores que iluminaron nuestra infancia con narraciones extraordinarias que nos acompañaron siempre, pero que, aún adultos, tienen mucho que ofrecernos.
Stevenson escribió La Isla del Tesoro, claro, El Extraño caso del Doctor Jeckyll y Mister Hide y La Flecha Negra, pero también otras novelas; cuentos y poemas, narraciones de viajes; sorprende saber que muchas de sus obras no están traducidas al castellano.
La editorial Siruela publicó juntos, estos cuatro cuentos. Son soberbios. Los primeros suceden en el paraíso de los Mares del Sur, donde vivió el propio autor, pero sus personajes se ven conducidos a la desolación y la angustia por encantamientos y aventuras. Nada hemos de decir del segundo, porque cabe deducirlo de su título, El Diablo de la Botella, pero pocas veces se ha retratado mejor y con menos recursos la angustia humana. La Isla de las Voces, que da título al volumen, es una concatenación de prodigios y hechicerías, la historia de un hombre asustado que va de peligro en peligro. En los dos cuentos está el castigo a la curiosidad y la ambición, se atisba la culpa que la religión sembró en unos pueblos ingenuos e inocentes, el punto de vista está entre ellos. Se percibe la sombra del peor de los infiernos, pero, así mismo, el reflejo del mar y de la luz de una tierra privilegiada.
Estas invenciones, son una herencia de las Mil y Una Noches, hemos de recordar que también Stevenson escribió unas Nuevas Noches Árabes. La magia es el pretexto.
Los otros dos relatos están oscurecidos por las tinieblas del norte y de la civilización. Markheim es un anti cuento de Navidad, un combate entre las fuerzas del bien y del mal. El diablo es, en Janet La Contrahecha, un hombre negro que nos recuerda viejas historias contadas junto al fuego, en los valles de Escocia donde Robert Louis Stevenson nació en 1850; murió a los cuarenta y cuatro años en Samoa, agotado por la tuberculosis y por una imaginación desbordante.
Stevenson fue, desde la niñez, para Borges que lo prologa, una de las formas de la felicidad.

Calificación: Muy Buenos.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Muy entretenida e intrigante.
Argumento: Excita la curiosidad.
Personajes: Nos encantan con sus aventuras.
¿Dónde puede leerse?: En los Mares del Sur, claro, o en otros mares.
¿Dónde encontrarlo?: La edición de Siruela en www.iberlibro.com.


sep 1 2010

Cuentos de Lovercraft

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No dudaría este escribiente en caer en la heterodoxia de considerar a Howard Phillips Lovercraft como precursor, o seguidor acaso, del decadentismo literario. Porque apartado el Terror, participa de la misma escritura obstinada y manierista, del exceso de adjetivos y la creación de atmósferas, de lo sensorial y lo lujoso.

Deberíamos preguntarnos después, cómo utilizando esos recursos, pudo transcribir sus pesadillas. Mediante qué artificios y alteraciones, o cuales estados mentales, fue capaz de exorcizar esos sueños malsanos vomitándolos sobre sus lectores.

El Mundo se divide en dos bandos que no se pueden conciliar: los adoradores de Lovercraft, habitantes de sus mundos, y los que detestan ambos factores. Tanto la filia como la fobia exceden el hecho literario.

El escribiente estremecido piensa que es un escritor excesivo, aunque puede comprender el mito, y que sus lectores necesiten de la droga de esos mundos imaginarios y perversos que estamos seguros que el escritor americano vio.

Sus cuentos son el Horror materializado. The nightmare.

Lovercraft amalgama lo mortuorio y lo maldito, lo deforme y lo perturbado, lo morboso; para espantarnos. Y lo conseguirá cuando nos liberemos del brillo excesivo del lenguaje, que nos deslumbra en la lectura y opaca sus temas.

El acontecimiento trascendente y eterno de una maldición; las visiones del apocalipsis; los vértices de la locura y del sueño, y sus vórtices también; la inaccesible verdad del movimiento de los astros que redujo al temor a las antiguas civilizaciones; los estados alterados de la conciencia y sus sucesos; la mancha de los antepasados como signo; la locura –nuevamente- y la muerte, lo inefable; lo onírico: son los temas de los ocho cuentos de una humilde recopilación del diario El Pais, en una de esas colecciones que regalan los diarios para fidelidad de sus clientes (¿lectores?). Maestros del Terror.

El Alquimista, Dagón, Mas Allá del Muro del Sueño, Polaris, El Caos Reptante, Hechos tocantes al Difunto Arthur Jermyn y su Familia, La Tumba, Celephaïs; no puede haber títulos más evocadores. Uno de ellos se atreve con tabúes aborrecibles.

Es posible que los mismos cuentos barajados con otros más, se desplieguen en múltiples ediciones. Seguro que los amantes de lo siniestro y de lo oscuro los devorarán. Pueden ser indigestos.

El amante del hecho literario debe conocerlos.

Calificación: Terroríficos.

Tipo de lector: Siniestros y simpatizantes.

Tipo de lectura: Escalofriante.

Argumento: Demenciales

Personajes: Espeluznantes.

¿Dónde puede leerse?: Sentados en una tumba (inglesa)

¿Dónde encontrarlo?: Seguro que ésta edición ha terminado casi entera en libreros de lance. Hay otras en tu librería favorita.


ago 18 2010

Frankenstein

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La reciente edición, por parte de Espasa Calpe, del manuscrito original descubierto en la Biblioteca Bodleiana, en la que se incluyen ambos: el texto original de Mary Wollstonecraft y la versión clásica, con las correcciones y añadidos de mano de Percy B. Shelley, son el pretexto ideal para acercarse de nuevo o por vez primera a una de las obras literarias más grandes, más brillantes y más sentidas que se hayan publicado jamás.
Una novela excelsa que ha influido como ninguna otra sobre el pensamiento, el cine y la literatura, porque es hermosa y profunda.
Todos sabemos de lo mistérico de su concepción: una villa neoclásica frente al lago de Ginebra en una oscura noche de tormenta de 1816. Conmovidos por la soledad alpina y la lluvia incesante, se encuentran dos inmortales: Byron y Shelley, poetas, británicos, expatriados; sus respectivas amantes, Claire Clairmont y la joven de dieciocho años Mary Wollstonecraft Godwin; y el médico personal de Byron, John William Polidori, de veintiuno.
Inspirados por la magia del momento, deciden componer unos relatos de terror, y lo que comienza como un juego, se convertirá en la noche, en la más lúcida pesadilla que la mente humana haya podido maquinar.
Un espanto  inimaginable, porque se hunde en el más profundo de los terrores humanos: La Soledad.
Todos sabemos que el doctor Frankenstein desafía a la naturaleza y a los dioses, como un Moderno Prometeo, creando de la nada una criatura que piensa y siente. Un ser aterrador y desamparado a quien tememos porque es depositario de nuestros más ocultos temores.
El resto, olvidando las versiones cinematográficas que le son infieles y espurias, es una historia de amor a la humanidad, de miedo a la soledad y al abandono. Una novela que comienza con un atractivo juego de narradores en un paraje de desolación magnífica, los hielos árticos. Cuando la voz del doctor comienza su narración, quedamos apresados por un relato tan conmovedor e hipnótico que no nos permite abandonarlo y nos enfrenta, como un espejo negro, con todo lo que podíamos temer de la naturaleza humana. Nuestra naturaleza.
Por esta edición sabemos que Mary Shelley tuvo una intuición de inmortalidad y pudo tocar la gloria gracias a ella, sabemos también que su esposo la ayudo a perfeccionar el manuscrito con acertadas correcciones y anotaciones. Una leve ayuda para una obra descomunal.
Quizás esta noche el lector, sumergido en la penumbra de su cuarto, se pueda acercar al miedo.  Al poder de la naturaleza, a las virtudes de la compasión, a lo desconocido; y sepa entonces que a través de dos siglos, una joven de dieciocho años  desgrana en su oído una profunda historia de amor… entonces, se duerme, pero se despierta; abre los ojos y ve aquella cosa horrorosa de pie, a su lado, abriendo las cortinas del dosel, y mirándolo con aquellos ojos inquisitivos, amarillentos y acuosos…
Calificación: Extraordinario. Obra maestra incontestable.
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Amena
Argumento: Estremecedor y hermoso
Personajes: Viven a través de nuestros miedos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita.


jul 20 2010

Biblia Vulgata Latina

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El 20 de diciembre de 1792, el tribunal de la Inquisición tolera, por fin, las versiones de las Sagradas Escrituras en lengua vulgar que habían sido prohibidas por el concilio de Trento. Las ediciones estaban condicionadas a rigurosas anotaciones y explicaciones conforme a los dogmas de la Iglesia Católica.
La primera edición de ésta ”Biblia Vulgata Latina traducida en español y anotada conforme al sentido de los Santos Padres”, considerada por Palau magnífica y cuya corrección elogia, salió de la imprenta de José Tomás y de Orga, en Valencia, entre 1791 y 1793.
El acceso a los textos en español supuso para los lectores una importante revolución en el pensamiento y la interpretación de los testamentos que habían estado restringidos hasta entonces a los eruditos que los manejaban a su conveniencia.
Son diez volúmenes en gran folio, de los que los primeros ocho corresponden al Antiguo Testamento y no está ilustrada, con la salvedad de las portadas de cada uno de los tomos que representan alegorías. Fue anotada por el padre Felipe Scio de san Miguel, preceptor del príncipe, bajo los auspicios de Carlos IV.
Es interesante pieza de coleccionista e importante para el estudio de las variaciones en la interpretación de los textos y en las traducciones posteriores.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Interesados en culebrones.
Tipo de lectura: Variable
Argumento: Las hazañas de un dios mezquino y vengativo contra el pueblo elegido por él, que hace lo que puede por merecer la cólera divina, todo hay que decirlo; con una suite de la vida de su supuesto hijo contada desde cuatro puntos de vista y una traca final a cargo de Juan.
Personajes: Hay de todo. Ente los favoritos, Eva la culpable, Noé y sus animales, Ezequiel y los carros de fuego, Dalila (no, Dalida no, Dalila), Abraham no mates a tu hijo, Faraón, Salomé y sus siete velos y la gran prostituta de Babilonia.
¿Dónde puede leerse?: En uno de los resorts del Mar Muerto (el Rojo vale también).
¿Dónde encontrarlo?: Esta edición en anticuarios y subastas.


jul 6 2010

Alicia en el Pais de las Maravillas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Con su Alicia, Charles Lutwidge Dowson, que eligió el nombre de Lewis Carroll para disolverse en la posteridad, preludia los movimientos surrealistas.

Parece que escribió este cuento para una de sus amiguitas, una niña vecina, de nombre Alice Liddell, a la que había fotografiado, al igual que hiciera con otras compañeras suyas, con más o menos ropa encima. Nada añadiremos a esto porque no es el lugar, ni el que escribe estas líneas es juez oportuno sobre la vida de nadie, pero la de Carroll fue una huida mediante lo fantástico de la literatura de la trampa de una naturaleza inhabitual, en una sociedad rígida, sumergida –en todos los sentidos- en un clima insoportable.

La narración pasa por ser un sueño de una tarde de calor, el de una niña, el de esa niña y en ese sueño cabe toda visión y toda extravagancia. Desde su publicación, sesudos investigadores estudian si con el relato de ese sueño, su autor retrató también algo más íntimo de su subconsciente.

El cuento es trepidante y pasmoso. Todos sabemos que Alicia se cuela por un agujero en un árbol siguiendo a un conejo con chistera que habla solo, a partir de este arranque, la muchacha crecerá y menguará por el consumo de insólitas substancias; conocerá a diversos animales inteligentes como el pájaro Dodo, una oruga sabia y el gato de Chesire que además puede desaparecer paulatinamente. Jugará una partida definitiva de croquet con una reina de papel que gobierna despótica sobre un mundo de barajas. El sueño termina con un canto a la inocencia de los niños de la que al fin y al cabo, quizás, Dodgson estuviera enamorado.

Alicia en el Pais de las Maravillas es para los niños un cuento divertido e ingenioso y para los adultos un rompecabezas que nunca terminan de poder armar por la oscuridad de sus símbolos. Se ha traducido en imágenes en numerosas ocasiones y a través de ellas ha pasado al imaginario colectivo occidental, sobre todo por las ilustraciones de John Tenniel y más tarde los dibujos animados de Walt Disney.

Existen coleccionistas compulsivos de las infinitas ediciones del cuento en todos los idiomas y las primeras ediciones en inglés son buscadísimas e importante objeto de inversión.

Dodgson fue diácono de la iglesia de Inglaterra, recibió, e impartió después, clases de matemáticas en Oxford, Christ Church College. Fue uno de los precursores de la fotografía y todo hace pensar que numerosos traumas de juventud como su tartamudez, una timidez enfermiza o el fallecimiento inesperado de su madre, agitaran una mente compleja hasta hacerla capaz de crear la obra maestra que el libro es. Destacó por sus estudios sobre la lógica y las matemáticas.

Recientemente Kókinos ha editado una adaptación en libro desplegable realizada por Robert Sabuda que es también una obra de arte.

Calificación: Extraordinario.

Tipo de lector: Chicos y grandes. A quien menos suele gustar es a los adolescentes.

Tipo de lectura: Entretenida, divertida.

Argumento: Enloquecido.

Personajes: Muy divertidos todos menos la atónita Alicia.

¿Dónde puede leerse?: Tumbado en cualquier césped (y apoyado en un árbol).

¿Dónde encontrarlo?: Por todas partes en infinitas versiones.


abr 25 2010

Harry Potter y la piedra filosofal

Artículo escrito por: Carmen Neke

La serie de novelas de Harry Potter ha recibido críticas de todo tipo. Los libros estarían mal escritos, no contendrían ni una sola idea original de la autora, los argumentos serían puros refritos de los clásicos de la literatura fantástica, con personajes arquetípicos, diálogos soporíferos, incontables contradicciones internas…

Todo esto que se lo digan a ese niño de once años, que al abrir las páginas de esta novela y sumergirse en su lectura descubre por primera vez la magia de un libro capaz de absorberle por completo. Que le hace olvidarse de la tele, el ordenador, la consola de juegos y casi de comer. Si sale está deseando volver a casa para continuar la lectura, por las mañanas se levantará media hora antes para poder leer unas páginas antes de ir al colegio.

Este libro es pura magia. Regáleselo a todos los niños de once años que tenga a su alrededor: aunque no vuelvan a leer otro libro, habrán tenido al menos una experiencia fantástica de lectura en su vida.

Calificación: Mágico.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Ávida y compulsiva.
Engancha desde el principio.
No le sobran páginas porque no quieres que se acabe nunca.
¿Dónde puede leerse? En cualquier parte, literalmente.


Charlie HadenEn la orilla del mundo