ene 12 2014

Drácula

Artículo escrito por: Augusto Prieto

A finales del siglo XIX Drácula entra en la literatura con esta novela para convertirse, como nos recuerda Juan Antonio Molina Foix en la edición de Cátedra, en uno de los seres de ficción más importantes del siglo XX. Sus secuelas y reinterpretaciones continúan sin que parezcan agotar el filón que el novelista británico Bram Stoker encontró en antiguas leyendas y mitologías. Lo aderezó con frases bíblicas, y le dio apariencia de realidad con la mención de los incipientes avances médico-científicos de la época, en especial los estudios sobre el subconsciente.
Pero Stoker alcanza definitivamente su mérito por haber conseguido un personaje poderoso y atractivo. No deja de ser curioso que la riqueza de matices con los que dota a los perversos, con el conde a la cabeza, contraste con la limitada capacidad de sorprender de los héroes de la novela. Porque sin duda el autor, como el lector, se siente atraído por el mal y por las fuerzas oscuras.
Drácula es el culmen de la literatura gótica. Presenta algunos rasgos del romanticismo que hoy nos resultan obsoletos, como cierta tendencia al melodrama y mucha exageración de los sentimientos; y aciertos notables como el correlato con el paisaje y la creación de atmósferas siniestras. Está compuesta como una acumulación de textos: cartas, noticias, informes y diarios que modulan la voz narrativa y van dosificando la información en una composición eficaz.
Los roles son sexistas, clasistas, arquetípicos: las mujeres solo pueden ser perfectas consejeras y débiles almas sensibles o bien lascivos demonios; los caballeros, salvo el degenerado conde Drácula, son intrépidos, desinteresados y honorables; y los trabajadores rudos y primarios pero de buen corazón.
El prólogo de Juan Antonio Molina Foix apunta cosas interesantes, está muy bien documentado, y las notas son sabrosas aunque a veces excedan su cometido.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Aficionados al fantaterror y la novela gótica.
Tipo de lectura: Fluida.
Argumento: Aventurero.
Personajes: Ya se ha dicho.
¿Dónde puede leerse?: En un castillo.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


jun 30 2013

Historias Extraordinarias

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Baudelaire publicó la traducción francesa de las Historias Extraordinarias de Edgar Allan Poe reivindicando la oscura figura del escritor norteamericano y convirtiéndolo en un autor de culto, que sería consagrado después en el panteón de la literatura como iniciador de géneros y de investigaciones literarias.
Poe nos atrae porque es retorcido, rebusca en los ambientes románticos, en lo lánguido y lo delicuescente, en las pasiones desordenadas y el hecho criminal, en la presencia del mal, en una sublimación simbolista de la novela gótica de terror cuyas referencias han llegado a nosotros, curiosamente pasada su moda, a través de la exageración de relatos como La caída de la casa de Usher.
Fue precursor de la novela policiaca de método analítico en El doble asesinato en la calle de Morgue, El misterio de Marie Roget, La carta robada y también de alguna manera en El escarabajo de oro.
Berenice es la piedra imán del horror, su protagonista vive la distorsión y la locura, y está en uno de los ciclos preferidos de Edgar Allan Poe, el de las amantes muertas. William Wilson es una historia de dopplegänger, porque la bilocación y la metempsicosis son dos de las obsesiones del escritor, como veremos en Metzengerstein. Ligeia tiene componentes de los dos anteriores.
El gato negro y El corazón delator son auténticos ensayos sobre la culpa y el remordimiento que nos internan en la mente del asesino.
Y si El pozo y el péndulo nos hace descender a los sótanos de la conciencia, la violencia extrema de la naturaleza se hace presente En el maelstrom.
Las Historias extraordinarias de Poe se  caracterizan por las diferentes técnicas, temas, lugares y habitantes de ficción; así como por los diversos recursos narrativos y narradores. Hay relatos satíricos, como los Episodios de la vida de un hombre de moda, y de ciencia ficción, Aventura sin par de un tal Hans Pfaall, que lo sitúan entre Sterne, Swift y Verne; bromas siniestras, como la de La barrica de amontillado. El escritor es un maestro del suspense y utiliza todos los resortes para llegar al lector, bien sea mediante lo macabro como en La caja oblonga; lo inquietante en El retrato oval; o la extravagancia de La máscara de la muerte roja.
En casi todas sus historias, el escritor de Boston explora los límites que separan la vida de la muerte, pero especialmente en La verdad en el caso del señor Valdemar.

Calificación: Extraordinarios.
Tipo de lector: Aficionados al terror y lo fantástico.
Tipo de lectura: Terrorífica.
Argumento: Aterradores.
Personajes: Neuróticos o muertos.
¿Dónde puede leerse?: En un cementerio británico.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual.


abr 3 2012

El lado salvaje

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Este es un cómic que cuenta una historia de vampiros, policías, chicos malos, sexo y alguna cosa más que no logro recordar. Un disparate que gusta mucho hoy en día a los que se hacen llamar góticos; a lo que quisieran serlo, pero no pueden; a jovencitos y jovencitas que ven películas y leen libros llenos de vampiros y hombres lobo; y, supongo, que a más gente de todo tipo. Es esto algo que el que escribe no comprende. Bram Stoker ya escribió una excelente novela y dijo todo lo que se podía decir alcanzando unos niveles de calidad literaria poco frecuentes. Lanzarse como locos a este tipo de literatura tan facilona me parece insólito. Debe ser que me hago viejo y ya no comprendo el curso de las cosas. En cualquier caso, me moriré pensando que la calidad no puede suplirse con marketing, con algo de sexo, una historia llena de crímenes y baratijas de este tipo que no se justifican con nada.
Rafa Fonteriz dibuja bien. Eso es verdad. Al césar lo que es del césar. Y no maneja mal el libreto. Pero claro, la calidad literaria no aparece por ninguna parte porque el objetivo del relato es contar chorradas sin atender a nada más. Y es una pena porque (muy despistado tengo que andar yo para equivocarme) este autor podría dedicar sus esfuerzos a otro tipo de cosas más serias y de mayor calado.
La cosa es que el cómic está lleno de momentos totalmente inverosímiles (no me refiero a lo de los vampiros). Hay un momento en que sucede un accidente y muere una persona. Para maquillar el asunto, el asesino accidental decide sacar a un loco de su celda (están en un sanatorio psiquiátrico) y le entrega un bisturí con el que se suicida de modo que parece un asesinato y un suicidio. Y allí nadie piensa que hacía un loco suelto, ni nada de nada. El autor intenta justificar con una frase la acción. Y ya está. Pues de estas hay varias. Es un disparate enorme. Pero parece ser que vale todo en esto de los vampiros.
No es necesario decir (supongo) que es un muestrario de tópicos absolutamente inmenso. Tampoco que los personajes son estereotipos sin excepción sin profundidad alguna y que el tono de la narración es bajo. No he podido subrayar una sola frase que me pareciese interesante por alguna razón. Ni una.
Insisto que es una pena porque el trazo de Rafa Fonteriz es muy notable. Los dibujos no escatiman en detalle alguno y el realismo está muy bien conseguido.

Calificación: Muy flojo el texto. Notable el dibujo.
Tipo de lectura: Si le gustan estas cosas supongo que será divertida. Para alguien que busca un producto de calidad en su conjunto es un desastre.
Tipo de lector: No me lo quiero imaginar.
Argumento: Todos podemos ser vampiros si hacemos el imbécil.
¿Dónde puede leerse?: No se me ocurre nada.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería habitual. En bibliotecas públicas se suele encontrar.


ene 2 2012

Cuentos de Edgard Allan Poe (1)

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Con un prolijo prólogo de Julio Cortázar, se nos presenta en Alianza el primer tomo de dos, de cuentos del gran poeta norteamericano de entresiglos, antecedente imprescindible de la novela policíaca y seguidor de la estela gótica, seguida en otra línea por Lovecraft. Ya nos advierte el autor de Rayuela de la gran afición de su homenajeado por la metafísica y el alcohol, afición esta última que le llevó a ser prolífico y, a la vez, maldito. Se nos insiste en su valor como poeta en piezas como El cuervo y Annabel Lee, esa canción tan hermosa sobre un reino junto al mar.
Encontramos más razones para el desasosiego, la culpabilidad y el miedo que para ciertas tendencias sesudas, de hecho sólo se incorporan tres piezas magistrales y El escarabajo de oro como premoniciones científicas o de intriga. Estas tres piezas son, Los crímenes de la calle Morgue, El misterio de Marie Roget y La carta robada, tres nouvelles que podrían ser tres elucubrantes proemios todos ellos y se convierten por arte de editor en tres partes de una misma historia en torno a las investigaciones de Auguste Dupin. Un regalo dentro de otro.
Piezas que encuentran su especial tormento en paisajes desarrollados desde un romanticismo tardío y donde la huella de anglicanos y alemanes se hace fundamental. Brumosos, como Manuscrito hallado en una botella o El gato negro. Magistrales siempre como la multirepresentada visión de la catalepsia en El pozo y el péndulo.

Calificación: Fundamentales.
Tipo de lector: Rastreadores del terror como género.
Tipo de lectura: No siempre fácil, pero agradecida.
Argumento: Pesadillas y seres que las pueblan, así como amigos de intrigas.
Personajes: Reconocibles.
¿Dónde leerlo?: Cerca de un cementerio.


oct 27 2011

1q84 libro 3

Artículo escrito por: Carmen Neke

Después del trepidante final del libro 2 de esta trilogía, los lectores esperaban (o temían, según el talante de cada uno) una continuación similar en el libro que cierra la serie. Lo que nadie podía esperar era una continuación que tiene mucho más que ver con las primeras novelas del autor que con sus últimas obras. Murakami vuelve a sus orígenes presentándonos a unos personajes atrapados en unas circunstancias inexplicables contra las que no pueden luchar y sobre las que se sientan a reflexionar en los parajes más insospechados: una ciudad llena de gatos, un apartamento abandonado, encima de un tobogán mirando las dos lunas del cielo.
A Tengo y Aomame se les ha unido esta vez el abogado e investigador Ushikawa que pretende darles caza, pero es una persecución más bien filosófica e introspectiva basada en la inacción. Las tres figuras protagonistas se van presintiendo y desencontrando a lo largo de la novela, al parecer siguiendo las teorías de Ernst Jung, y llenan su tiempo en meditaciones sobre su presente, su pasado y su falta de futuro, al parecer siguiendo el modelo de En busca del tiempo perdido de Proust. El autor suelta en este libro gran parte del lastre argumental que fue acumulando durante las dos entregas anteriores, de manera que el lector que vaya buscando respuestas conclusivas se puede llevar un buen chasco. En cambio el lector que busque una buena lectura podrá disfrutar del ritmo lento y cadencioso de la obra, que va revelando una profundidad humana y emocional del trío protagonista capaz de enganchar al lector mucho más que todas las sectas y todas las lunas de los dos primeros libros. Las últimas cincuenta páginas están dedicadas a rematar la trilogía con un final de opereta, pero nada puede estropear ya el buen sabor de boca que deja esta obra. Murakami ha sabido finalmente reducir una historia que pecaba de excesiva a su más pura esencia.
Calificación: Sorprendentemente bueno.
Tipo de lector: Amante del Murakami más introspectivo.
Tipo de lectura: Hipnótica, lenta y cadenciosa.
Argumento: Realmente no pasa nada.
Personajes:  Tengo, Aomame y Ushikawa, tres personajes perdidos en sus propias circunstancias muy personales.
¿Dónde puede leerse? En algún sitio cómodo, es un libro que no querrán dejar de leer.


abr 25 2011

Las ciudades invisibles

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Las ciudades invisibles son difíciles de clasificar y –aún así- Italo Calvino lo hace. Uniéndolas a la memoria y al deseo, a los signos, a los muertos y al cielo. Erige ciudades sutiles y continuas, desvela escondidas ciudades.
El género del libro es difícil de definir en cuanto participa de la novela, el cuento y el microrrelato, todo envuelto en lo fantástico.
El referente obvio está el El millione de Polo, pero también trasluce a Platón -Timeo y Critias- y a los historiadores bizantinos como Cosmas Indicopleustes.
Con todo ese material, Calvino elabora un pensamiento sobre las ciudades en el que lo urbanístico es símbolo de lo subterráneo –en las de hoy y en las del pasado-, sobre el paso del tiempo y su implacabilidad.
El texto es un cofre de tesoros construido con espejos y con dualidades, cofre paralelo y simétrico cuya cerradura es un símbolo, un emblema, una clave.
Italo Calvino es bárbaro. No hay escritor que no quisiera ser Italo Calvino ni lector que no sueñe con sus historias fabulosas, envueltas en imágenes especulares. Utiliza un lenguaje elegante y preciso sin deslizarse hacia lo refinado, colorista; e invita al lector a participar en su juego literario.
Título engañoso, en fin, porque no hay ciudades más evidentes, donde los deseos y los miedos de visitantes y moradores estén más cumplidos, no las hay mejor descritas aunque permanezcan invisibles.

Calificación: Estupendo.
Tipo de lector: Cualquiera con ganas de reflexionar un poco sobre su ciudad.
Tipo de lectura: Amena y divertida.
Argumento: Es una serie de descripciones de ciudades fabulosas.
Personajes: Marco Polo y el Gran Kan conversan en torno a las descripciones.
¿Dónde puede leerse?: Es ideal para el metro, o los trayectos cortos por la brevedad de los capítulos.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


dic 17 2010

1q84

Artículo escrito por: Carmen Neke

Haruki Murakami está arrasando en Japón con su trilogía 1q84, cuyo título es un guiño a la novela de George Orwell a pesar de tener más similitudes conceptuales con la trilogía superventas de Stieg Larsson. La traducción al inglés no se espera hasta la segunda mitad de 2011 y parece que la edición española le irá a la zaga, pero a otras lenguas sí que han sido traducidos ya los dos primeros libros.

El porqué del cuándo de sus traducciones es uno de los fenómenos más intrigantes de este libro, por desgracia mucho más intrigante que el propio argumento de la trilogía. Son novelas muy bien escritas y con personajes interesantes y de buena factura, pero en las que realmente no pasa nada, y donde el aura de misterio y amenaza que debería ser el soporte de la acción acaba diluyéndose a base de repeticiones y explicaciones excesivas. Dan la impresión de haber sido escritas a la medida de un lector inatento, inexperto, inapetente, y con un coeficiente intelectual bastante más bajo de la media.

Es posible que el autor se haya cansado de esperar en vano a que la crítica de su país le reconozca el mérito literario que siempre le ha escamoteado, y haya decidido volcarse de lleno en la producción de un best seller que le asegure una buena jubilación. Pero la trilogía rsultante es una especie de “Murakami para toda la familia” que se queda a medio camino para todo el mundo, y va a decepcionar por su simpleza a sus lectores de toda la vida mientras que no va a atraer por su lentitud a un público de lecturas de entretenimiento. En mi biblioteca hay una larga lista de espera para conseguir el primer volumen, el segundo en cambio suele estar disponible sin que nadie lo saque prestado: es bastante significativo el dato.

Calificación: No llega ni a entretenido.
Tipo de lector: Que se lea los libros de moda.
Tipo de lectura: Frustrante, un gran autor que escribe un mal libro a sabiendas debería estar penalizado por ley.
Le sobran la mitad de las páginas.
Argumento: Si lo cuento, destripo el libro entero.
Personajes Tengo y Aomame, los dos protagonistas, son lo mejor de la trilogía, dos personajes interesantes, complejos y entrañables que se habrían merecido un mejor argumento.
¿Dónde puede leerse? En cualquier lugar, ya que no requiere concentración alguna por parte del lector.


sep 18 2010

Los amigos de mis amigos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Hablamos de Literatura.
Los Amigos de mis Amigos es uno de los más celebrados cuentos de Henry James. En él, el autor usó de la reducción, la condensación del texto, la cristalización mediante la brevedad de una idea brillante. Algo sobre lo que trabajó siempre, apremiado por las revistas periódicas en las que publicaba y que no siempre consiguió, porque no pudo o no quiso. Es también un cuento fantástico. Es también una historia de amor.
James entendía la aparición de lo fantástico como algo que debía acompañar a un hilo conductor real y posible, con el que se enredara y al que se opusiese, para crear una historia insólita; porque considera que así, adquiere lo sobrenatural su carácter. El resultado, como aquí, es un juego de confusión que nos fascina, entre lo real y lo soñado, lo extraordinario y lo anecdótico; todo se conjura para provocar un serio terror.
El cuento fue coleccionado por Borges para su Biblioteca de Babel, editada en España por Jacobo Siruela en los años ochenta, y hoy motivo de disputa entre bibliófilos y  fetichistas.
Le acompañan tres cuentos más. La Vida Privada es proustiano avant la lettre y denso, con un lenguaje y una situación provocadamente formales y preciosistas, de manera que  cuando se revela lo sobrenatural, hemos caído ya en la trampa y continuamos leyendo cautivos de un hechizo. De un engaño.
Aparece el juego de dobles (también), porque la duplicidad es un asunto inseparable del mundo Jamesiano, en La Humillación de los Northmore, solo este cuento no es fantástico pero si malvado, sarcástico y revelador de lo hipócrita del brillo de lo intelectual en las sociedades (que comenzaban a ser) mediáticas. Es la historia de una venganza callada y perversa.
Owen Wingrave es, en otro cuento, un joven cuyo valor se pone a prueba en las circunstancias más extremas. Un retrato firme y atractivo con el que simpatizamos. El relato finaliza de una manera contundente que desesperó a Mark Twain por su recurso a lo sobrenatural. Sobre su trama construyó Benjamin Britten una ópera.
Los cuentos son cuatro facetas de un prisma que transforma la visión del mundo en algo solemne y misterioso. Son fruto de un trabajo implacable con el lenguaje.
Este texto solo quiere ser un agrupamiento de notas que acalle la voz de quien escribe. No se puede hacer otra cosa cundo prologa Borges.

Calificación: Extraordinarios.
Tipo de lector: Amantes de James y de la literatura fantástica.
Tipo de lectura: Algo compleja en La Vida Privada. En los otros, no.
Argumento: Concluyen, inesperadamente, en lo fantástico.
Personajes: Apresados en su honor y en las convenciones sociales.
¿Dónde puede leerse?: En el bar del Ritz, en Picadilly (o en El Prado).
¿Dónde encontrarlo?: La edición de Siruela es buscadísima. Puede intentarse en www.iberlibro.com; el prólogo de Borges está recogido también en recopilaciones.