abr 18 2012

El chico, el efebo en las artes

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Este es un libro sobre la belleza masculina, un estudio de la iconografía del adolescente en las artes.
Germaine Greer demuestra ser buena observadora para el análisis iconográfico, conocedora del aparato mitológico que sustenta la imaginería clásica, intuitiva para la selección de las obras, y acertada en la elección de los temas: la mirada femenina, el chico soldado, el chico como objeto de deseo; o chicos para todo, en donde se centra en la función de los pajes en la vida cotidiana de las clases acomodadas y de ahí su presencia en la pintura áulica.
Como es un estudio serio, cabría exigir un poco más de rigor en la selección –centrarse en el muchacho- y puesto que el planteamiento es global, que hubiera compensado la perspectiva clásica con un estudio más profundo de la imagen del adolescente en la modernidad -especialmente en la fotografía- y de la repercusión de los iconos en las sociedades de la información; ciertamente apunta estos temas pero no los desarrolla suficientemente y es una pena.
Por lo demás es una mirada de inteligente voyeuse, reivindicativamente femenina, sobre cuerpos jóvenes, escasamente vestidos por lo general, donde los de siempre, David (de Donatello, de Miguel Ángel, de Mercié), Caravaggio (especialmente su San Juan Bautista) y el Sátiro Farnese, triunfan junto a afortunados hallazgos de Germaine Greer como el retrato del conde de Carlisle, de Reynolds; un Cupido (y Psiqué) de Jean-Louis David; o El martirio de san Lorenzo, de Valentín de Boulogne. Es especialmente acertada la selección de los retratos de grupo: los Nadadores de Thomas Eakins, Agosto azul de Henry Scott Tuke, o Los jugadores de bolos de William Blake, en el capítulo titulado juegos de chicos.
Un buen tema para una exposición que nadie se atreverá a presentar.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionados al arte, la iconografía, o los muchachos.
Tipo de lectura: Técnica.
¿Dónde puede leerse?: En Italia, que alberga una parte destacada de las obras.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual o en www.panta-rhei.es


dic 15 2011

Ernesto Sábato según él mismo

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Fragmentos de la conversación que en 1977 Joaquín Soler Serrano mantuvo con el escritor argentino Ernesto Sábato. El vídeo completo está AQUÍ

Imagen de previsualización de YouTube


dic 13 2011

El tango en sus letras

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La editorial Losada nos acerca este volumen firmado por Óscar del Priore que recopila un buen número de tangos, milongas y valses. Son más de doscientos.
El prólogo del autor es francamente bueno y detalla aspectos más que interesantes sobre la temática que se trata en las letras. Avisa, con buen criterio, que la letra de un tango se escribió para ser cantada y que sin la melodía nos encontramos ante un tango mutilado. La madre, las flores, la muerte, Buenos Aires o el propio tango se deslizan, página a página, para llegarnos en forma de borrachos, bellas mujeres o el entrañable barrio al que se refieren unos versos que, muchas veces, alcanzan gran belleza. Podemos saber (leyendo este libro) los cantantes mejor colocados por ser los que más temas estrenaron o cantaron, lo que significa cada cosa en las letras, el trato que reciben los diferentes asuntos, cuándo se estrenó cada pieza, dónde fue, quién interpretó la primera vez una milonga y las versiones de cada tema quién las firmó.
A modo de muestra, dejo aquí la letra de una de las piezas más famosas de la historia. Y por la que siento debilidad desde hace muchos años. Escrito por Homero Manzi y compuesta la partitura por Lucio Demare, se estrenó en 1941.

Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su corazón.
A yuyo del suburbio su voz perfuma,
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá en la infancia su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón,
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol.
Malena canta el tango con voz de sombra,
Malena tiene pena de bandoneón.

Tu canción
tiene el frío del último encuentro.
Tu canción
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no sé
si tu voz es la flor de una pena,
só1o sé que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento más buena,
más buena que yo.

Tus ojos son oscuros como el olvido,
tus labios apretados como el rencor,
tus manos dos palomas que sienten frío,
tus venas tienen sangre de bandoneón.
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callejón,
cuando todas las puertas están cerradas
y ladran los fantasmas de la canción.
Malena canta el tango con voz quebrada,
Malena tiene pena de bandoneón.

Calificación: Curioso.
Tipo de lectura: Se puede leer como un libro de poemas. Muy entretenida.
Tipo de lector: Amantes del tango, claro.
¿Dónde puede leerse?: En Buenos Aires, desde luego, pero, si le pilla retirado, cualquier sitio es bueno.
¿Dónde puede comprarse?: En la libraría habitual te lo encontrarán.



dic 10 2011

Monuments of the Incas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Magia.
Una imagen vale más que mil palabras.
John Hemming y Edward Ranney han triunfado en la creación de una obra que mantiene el misterio de la antigua civilización de los Incas: Ranney con unas fotografías en blanco y negro que expresan la fuerza y la sutileza de la lineal arquitectura del Tawantinsuyu despojadas de todo rastro de vida, realizadas desde extrañas angulaciones, con una utilización soberbia de la luz –y de sus sombras- cuyo ejemplo más destacado es la imagen de la guarda, la fuente conocida como Baño de la ñusta de Oyantaytambo; Hemming con un texto ameno y evocador que no aventura hipótesis ni se recrea en teorías, viajamos de su mano por el mapa de los primeros cronistas españoles: Sarmiento de Gamboa, Poma de Ayala, Garcilaso de la Vega, Cieza de León o Cristóbal de Molina, recuperamos con estos textos las estampas literarias de la época y también las de los primeros visitantes contemporáneos como Hiram Bingam o Alexander von Humboldt. Es más la mirada de un viajero diletante que la de un experto historiador.
Texto e imagen sitúan las ruinas en el paisaje, el paisaje en la Historia, la Historia en lo cotidiano que la conforma.
Los yacimientos más importantes se explican desde el itinerario del visitante y no desde los estratos del tiempo, y se interpretan con lógica y prudencia, acompañándose con numerosos mapas y planos. Desde la Isla del Sol a Ingarapica. Pisac, Moray, Chinchero, Machu Pichu, Coricancha, Sacsahuaman… diecisiete enclaves legendarios recuperados por la magia de la fotografía y de la palabra en una hermosa reedición de Tames & Hudson Ltd. sobre dos tomos separados, editados por la New York Graphic Society en 1982, y la University of New Mexico Press en 1990.

Calificación: Muy hermoso.
Tipo de lector: Aficionados a la arqueología y la fotografía de arte.
Tipo de lectura: Un inglés bastante asequible.
¿Dónde puede leerse?: Tranquilamente en el Bread & Breakfast de Gastón Anturio, en el Cuzco.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tus librerías habituales de viaje, www.orixa.com, www.deviaje.com


oct 10 2011

Dylan sobre Dylan

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Mi pasado es tan complejo que no te lo creerías, tío. Eso dijo en 1965 Robert Allen Zimmerman en el New York Herald Tribune. Afirmó en la revista People que el mito que era me fue entregado por Dios. Corría el año 1975.
Cosas como estas nos encontramos en el libro Dylan sobre Dylan. El volumen recoge las entrevistas más jugosas que se han realizado al compositor y cantante durante años. La primera es de 1962 y la última de 2004.
A los seguidores de Bob Dylan les gustará aunque no les descubrirá nada nuevo. La vida desordenada y camaleónica de este personaje se parece mucho a su música. Todo podía cambiar de un día a otro. Vida y música. Aspecto y timbre de voz. Pero, aunque los descubrimientos son escasos, la importancia del libro llega desde la compilación de muchas ideas (algunas contradictorias) que ayudan a entender la trayectoria profesional y humana de este hombre. Entrevistadores de gran calidad como Joseph Hass o A. J. Weberman van sumando en cada pregunta rasgos y posturas del cantante ante la vida.
Destaca la entrevista de Karen Hughes en The Dominion (1980) en la que Dylan explica su relación con la religión. Extraordinaria. Del mismo modo, la que realizó Mikal Gilmore para Rolling Stones deja clara la forma de ver el mundo de Dylan ya en su madurez como persona y artista.
Un buen libro sobre uno de los mejores artistas de la historia.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Puede hacerse con pausas y con un orden a gusto del lector.
Tipo de lector: Fans de Dylan. Interesados en Dylan.
¿Dónde puede leerse?: Tumbado en el parque.
¿Dónde puede comprarse?: Debería ser en cualquier librería.


sep 3 2011

Danger Book: Suicide Fireworks

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Jugando desde la paradoja, Cai Guo-Qiang deja abierto su trabajo a múltiples e interesantes reflexiones con la producción de nueve libros -ejemplares únicos- utilizando pasta de pólvora.
Las imágenes que crea son por sí mismas significativas y potentes, nos remiten al test de Rorschach y a la pintura Shan Shui: manchas negras, de materia espesa, sobre papel blanco; amalgamadas con los grumos, unas cuerdas combustibles emergen del libro y se unen con un mecanismo infernal de fósforos en el lomo de cada ejemplar.
Son las mechas del artefacto.
Por supuesto que la obra sugiere la performación y el artista la ejecuta; lo recogen Kai Ming Leung , Lukas Hauser y Laurent Petty en un audiovisual para el estudio del autor, que consigue así un prototipo que es creado/destruido por medio del fuego mediante la explosión/implosión de un fuego de artificio en miniatura.
No se debe de perder de vista en cuanto al fondo político que Cai Guo-Qiang es chino, y que trabaja habitualmente siguiendo la estela de las milenarias tradiciones del Imperio del Medio, entre la que están la pólvora, el feng-shui y los fuegos de artificio (como los que creó para los juegos olímpicos de Pekín, en 2008; colaboración criticada y polémica).
Nos enfrentamos pues a un libro, símbolo de todos los libros; que puede ser peligroso por lo que encierra, susceptible de convertirse en arma o de autodestruirse con lo que contiene. Remite a las hecatombes de las bibliotecas chinas y las destrucciones de la Revolución Cultural.
Un trabajo conceptual e interesante en torno a los libros y su poder.
El mérito editorial es de Elena Ochoa para Ivory Press.

Calificación: Revelador.
Tipo de lector: Atrevidos y terroristas.
¿Dónde puede leerse?: En una gasolinera.
¿Dónde encontrarlo?: en www.ivorypress.com


ago 8 2011

Jean-Léon Gérôme

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid ha dedicado al pintor francés Jean-Léon Gérôme ha sido una ocasión única para ver reunidos los cuadros de un pintor interesante, pero desacreditado; la mayor parte de cuyas obras se encuentran en colecciones americanas.
El catálogo peca de cierto alejamiento, no parecen los colaboradores demasiado cómplices del pintor, y pasan de puntillas sobre su obra, reivindicándola con poco convencimiento.
Son más curiosos que profundos los trabajos de Dominique Païni, que revisita al pintor como precursor de las escenografías cinematográficas; Édouard Papet en una breve reflexión sobre la policromía en sus esculturas; y Dominique de Font-Réaulx en cuanto a la relación del artista con la incipiente fotografía.
Los demás artículos tratan del interés de los coleccionistas norteamericanos contemporáneos, reflejan las opiniones de la crítica del momento, y justifican ésta exposición, organizada por el parisino museo d´Orsay, la Reunión de los Museos Nacionales de Francia, y el museo Paul J. Getty de Los Ángeles, en colaboración con el Thyssen.
Se toca someramente la más destacada de las vertientes del maestro francés, su cualidad como pintor histórico, como compositor de historias y gran escenógrafo.
Porque por encima de todo, Jean-Léon Gérôme actúa con los pinceles y los colores como un fotógrafo del pasado, un arqueólogo de la imagen, caracterizándose por el carácter narrativo de sus cuadros.
Falla la contextualización, un estudio profundo del lugar que ocupó en las corrientes en las que se inscribe y también, la forma en la que dialoga con éstas; su aportación -por ejemplo- a la pintura orientalista;  el contacto –o la ausencia del mismo- con los prerrafaelitas, y las cualidades que le destacan del resto del grupo de los denominados pompiers.
Porque Gérôme no está solo y no se puede entender su obra sin contraponerla a las de Alma-Tadema, Leys o Leighton, que ni siquiera se citan; sin confrontarla con las de Ingres, Delaroche (a los que solo se apunta) o Cabanel; no se puede interpretar sin una mirada sobre los simbolistas, de Kilmt a Puvis de Chavannes.
Se ha perdido una oportunidad de oro para remover la sombra del gran David en un pintor que fue adorado por Teófilo Gautier y maldecido por Émile Zola.
Falta también -y es inexcusable- un estudio crítico de cada una de las piezas catalogadas.
Nada podemos reprochar a la factura del libro, está cuidada y es de gran calidad, como es habitual, por otra parte,  en éste tipo de exhibiciones.
Ha sido un lujo poder ver en Madrid, y tener las fotografías coleccionadas, de El bardo negro -acertada portada del catálogo-, La excursión del harén, o el titánico Audiencia a los embajadores de Siam en Fontainebleau; además de algunas de las que están consideradas como obras maestras de Gérôme: La ejecución del mariscal Ney, o El duelo después del baile de máscaras. Soberbia La Verdad, desnuda, saliendo del pozo armada con un azote para castigar a la humanidad; e inquietantemente vivas, en una tradición de Pigmalión con la que se juega en varios de los lienzos, las esculturas Cabeza de tanagra, y La jugadora de bolas.

Calificación: Algo superficial para un estudio serio.
Tipo de lector: Interesados en la pintura historicista.
Tipo de lectura: Técnica.
¿Dónde puede leerse?: En el jardín del Thyssen, atado a un árbol.
¿Dónde encontrarlo?: En la tienda del propio museo o librerías especializadas.


jul 20 2011

El Fayum

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ojos.
Ojos que nos miran desde lo remoto.
Desde la eternidad.
Los retratos funerarios hallados en las localidades egipcias de Er Rubayat y Hawara, en el oasis de El Fayum, hace un siglo, nos asombran con sus miradas.
Esas representaciones son una bisagra entre Oriente y Occidente, entre la pintura ritual y la búsqueda del realismo, entre un arte arcaico y el humanismo de la edad moderna.
Un motivo que fascinó a Franco María Ricci.
Bajo sus auspicios editores, se extrajeron de sus tumbas herméticas de vidrio para ser fotografiados, estudiados, reunidos, introducidos por Klaus Parlasca, ensayado su estudio por Jacques-Edouard Berger, expuestos en este libro como en un museo ideal, envueltos en seda negra.
Les acompañan unos textos, contemporáneos de los retratos, recopilados por Rosario Pintaudi, Papiros del Egipto grecorromano: contratos, invitaciones, escrituras, actas de divorcio, constituciones de hipoteca…
Berger inscribe los retratos en la estela de las pinturas legendarias de la antigüedad: la Gigantomaquia de la Stoa Poikilé cuyo implacable realismo aterrorizó a los embajadores persas; la Naturaleza muerta de Zeuxis con unos racimos de uvas tan perfectos que los mismos pájaros se dejaban engañar; o la Afrodita de Apeles que enamoró a Alejandro.
En estos días, algunos de los retratos pueden verse en el removido Museo Arqueológico Nacional, es una oportunidad única. Vienen de Londres y de Viena. Se ha forzado su inclusión en Photoespaña junto con un video de Adrian Paci, con el que parece que se relacionan indirecta y sutilmente. Bueno.
Los retratos de El Fayum son para Gerardo Mosquera, comisario de la exposición de Madrid, las primeras fotos de carné –o sea, de identificación-.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Exquisito.
Tipo de lectura: Informativa y curiosa.
Personajes: Inquietantemente modernos.
¿Dónde puede leerse?: En casa.
¿Dónde encontrarlo?: En libreros de viejo o en www.uniliber.com