Estudio en escarlata

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Fue su primera aparición pública, pero Sherlock Holmes ya apuntaba maneras, aunque el protagonismo lo adquieren en esta novela, sobre todo, la voz narrativa del doctor Watson y una trama vengativa y justiciera que nos sitúa, como lectores, en donde no esperábamos.
Estudio en escarlata es un híbrido entre una novela romántica de aventuras y un caso de investigación, y es mucho mejor y más interesante la primera que lo segundo. Empiezan ya a perfilarse las características del detective que se convertirá después de cuatro novelas y muchos relatos en un ser real, un golem salido de la mente de un escritor británico, Arthur Conan Doyle, una entidad con vida propia que recorrerá las ondas radiofónicas y el cinematógrafo, las publicaciones de masas pero también los estudios de los eruditos, todo gracias a su perspicacia intuitiva, a su capacidad de interpretar pequeños rastros y detalles en la búsqueda de los criminales.
Una cierta imagen de Londres, de sus bajos fondos y su niebla espesa, es inseparable de la de uno de sus más ilustres habitantes -221B Baker Street- así como ciertas puntillosas características de la organización británica como los prolijos horarios de los trenes, los coches de punto de tracción animal y la comunicación telegráfica; aunque también hay aquí un inesperado viaje al corazón salvaje de la América profunda.
La redacción de la novela, los principios que mueven a los personajes, nos resultan hoy encantadoramente obsoletos.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Aficionado a la novela policíaca.
Tipo de lectura: Algo anacrónica.
Argumento: Mixto como se ha escrito.
Personajes: Destacados.
¿Dónde puede leerse?: En Londres, una noche con niebla.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.