Ojo de loca no se equivoca

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Pero aquí se han equivocado todas. El autor eligiendo un título llamativo, pero inconveniente. El editor aceptando una portada absurda, e imponiendo un chiste de la contraportada de dudoso gusto.
Y sin embargo lo que encontramos no tiene nada que ver con esta chabacanería.
Leopoldo Alas elabora varios artículos que ya había publicado en diversos medios escritos y les de la forma de un ensayo, divertido, pero concienzudo y, sobre todo, lúcido y desinhibido, que profundiza en la teoría queer, y muestra la forma en la que los gays se piensan a sí mismos, los que piensan, claro.
Alas tiene el ascendiente de ser un hábil articulista, además de otros ascendientes; gay declarado, conocedor del ambiente de Madrid en unos momentos cruciales: los últimos años de la Movida, y la conversión de Chueca en un mito tras el ímpetu de los primeros Orgullos. El paso del interior del armario a la sociedad mediatizada. Una persona conectada, además, con los ambientes culturales y artísticos.
Y ya han pasado diez años por este libro sin afectarle demasiado.
Porque es un ensayo serio, incluso desde una visión muy irónica, humorística a veces; apoyado en el trabajo de campo, en reflexiones interesantes y estudios documentados.
Es también la crónica de una generación con la forma de un pequeño estudio sociológico sin pretensiones, pero no por eso sin valor, que servirá a los heterosexuales a entender algunas cosas y a los homosexuales a reflexionar sobre otras. Y a los demás a aclarar sus ideas.
Leopoldo Alas murió prematuramente en 2008. Supo estar a la altura de un nombre, y reinventándolo, reinventarse dejándonos un interesante testimonio.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Lúdico y reflexivo.
Tipo de lectura: Divertida e informativa.
Personajes: Los gays y alrededores.
¿Dónde puede leerse?: En el café Figueroa.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.