El faro por dentro

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La prosa de Menchu Gutiérrez es distinta a todo y a todos, nos la muestra en poetisa. Lo es.
Y aplica los recursos del género a sus relatos: las extrañas asociaciones, el aliento de lo maravilloso, las inquietantes atmósferas.
Son dos historias. El protagonista es El faro.
En Basenji todo es fantasmal: la voz narrativa, el interior del edificio, los nebulosos recuerdos del narrador. Una acumulación de símbolos, de imágenes, de sensaciones, convocada por una sensibilidad introspectiva y prodigiosa, capaz de recorrer unas habitaciones recorridas por la luz intermitente del faro y por el sonido del mar.
Es una novela críptica y precisa que tiene algo de autopsia y que hay que pensar desde el final.
Un juego sobre la transmigración que es un thriller psicológico.
El faro por dentro acoge los recuerdos que permanecen flotando en el aire en el momento de abandonar un espacio físico. Reflexiones en las que la narradora habla del interior de una biblioteca cuyos libros nunca he leído. Tal vez los libros estén escritos en una lengua desconocida, o tan remota que se han perdido las claves de cualquier posible traducción. Parece que Menchu Gutiérrez intenta acercarse y acercarnos a ese saber desconocido mediante la escritura, actuando como un médium.
En el prólogo la escritora habla de su experiencia personal: Vivir en un faro es muy distinto de habitarlo. Ella sabe de lo que habla.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Aficionado a los enigmas.
Tipo de lectura: Inquietante.
Argumento: Evanescente.
Personajes: Transparentes.
¿Dónde puede leerse?: En un faro o frente a un faro.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.