Un buen detective no se casa jamás

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Partiendo de una frase mítica sobre el arte de la literatura de género negro dictada por Raymond Chandler, la escritora y profesora madrileña, Marta Sanz, continúa la historia de Zarco y Paula, personajes de Black, black, black, a raíz de que el detective homosexual abandone el piso madrileño donde conoció al coleccionista de insectos Olmo, para irse a vivir a un riurau o masía valenciana para olvidarse de los posibles motivos de una inculpación. Y se sale de un charco para introducirse en una compleja trama familiar y sexual, donde la casa actúa como contenedor de espejos y miserias humanas. Dicen que el olvido está lleno de memoria, reflexiones como las que hace el propio personaje sobre sí mismo: el egoísmo, la cobardía o su carácter advenedizo, hacen de Zarco un narrador con flecos moderno que se define en virtud de su voz y enfermedad, la que le hace estar en Valencia y en Madrid, la que vicaria y fríamente le hace conocer gracias primero a Marina Frankel, luego a sus cuatro hijas monocigóticas por licencia libre, y después a Marina Orts y Marcos Cambra, herederos únicos de una familia que maltrata a las hijas de la ahora fugitiva en Stuttgart, todo un submundo donde la femineidad corrompida por exceso o defecto, las ganas de despotricar sobre problemas sociales de identidad y esa necesidad de mirar sucesivamente dentro y fuera de este mundo, son necesidades que le llevan a unas Perdices que no son las propias de un cuento de hadas. Uno se mira en esos espejos, pero más desde el pico de cristal que contribuye a hacer cortar y por el que la madrastra Amparo, guapa de cara, fea de alma, sabe sobrepasar el dolor, gracias a que es capaz de hacer algo tan simple como mirar a los ojos de frente.
Las referencias son esta vez más cinematográficas que literarias, y desde el Hitchcock de la portada, a Huston o Lang (como buena admiradora del expresionismo que es su autora), conforman un fresco metaliterario a veces poco accesible.
Todo es desventura y aguja que se clava en un relato que por momentos se encona y donde hasta la inocencia es tratada desde el engrudo collage del mal, convirtiéndose en estupidez sufriente. A sabiendas de ello, Zarco defiende la necesidad de vulgarizarse ante tanta complejidad bien entendida.
La novela sólo en una de sus seis partes, alterna monólogos interiores de las habitantes del riurau, dejando clara una intencionalidad latente del papel conscientemente escapista, por el que Zarco no se olvida de una hija, Fanny, y con la que en virtud de todo lo que ocurre, su relación se resiente.
A la vez sirve de subterfugio para dejar de creer que de lo urbano se escapa acudiendo a lo rural, borrando esa sonrisa bucólica que provoca la nostalgia, anulándola de una vez por todas y haciéndonos ver que es precisamente lo humano lo que tanto hiere.

Calificación: Muy buena.
Tipo de lector: Distinto.
Tipo de lectura: Hiriente.
Argumento: Zarco y sus visiones continuadas y nuevas sobre el Mal.
Personajes: Variados.
¿Dónde leerlo?: Entre Pinto y Valdemoro.

¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.