El extraño caso de Gaspar Ganijosa

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Muchas veces la literatura se disfraza con las máscaras de lo cómico y de lo grotesco para que seamos capaces de ver la realidad que nos rodea, porque el escritor, como un médium, es quien tiene la capacidad de abrirnos los ojos a cosas en las que, de otra manera no nos fijaríamos.
Y de mezclar lo sublime y lo chabacano, lo vulgar y lo poético.
Leopoldo Alas crea en este extraño caso una composición bastante acertada de personajes, que bajo una apariencia de frívola banalidad, nos acerca a una peculiar visión de la condición humana, de lo que se esconde debajo de los tics y de las máscaras, de los canales ocultos que relacionan la soledad con el deseo. Riéndose de un ambiente cerrado y excluyente que conoció, y sobre el que improvisa una fábula y una parodia.
No es una novela demasiado profunda, se deja arrastrar por lo que parece una desbordante capacidad para escribir, pero El extraño caso de Gaspar Ganijosa, lleno de irreverentes revelaciones no deja de tener su interés. No deja indiferente.
Encontramos toda la frivolidad y la transgresión que se supone a un género, el de la novela gay, pero también autoflagelación y falta de complacencia con los caminos por donde nos lleva la sociedad moderna.
Una novela sobre lo que existe dentro y fuera del armario. Una crítica social que, no por muy evidente en algunos momentos, deja de valer.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Ligera.
Argumento: Inverosímil.
Personajes: Ambiguos.
¿Dónde puede leerse?: En el café Figueroa.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.