La sonrisa de las mujeres

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Mitad libro de recetas culinarias, mitad novela, este exquisito libro del trotamundos y tímido escritor, Nicolás Barreau, primerizo francés; tiene de lo primero apenas algún apunte que complementa la historia, y de lo segundo una reflexión metaliteraria más que interesante y gozosa que entronca con la tradición de un Cyrano que se parece al protagonista de Sostiene Pereira.
La receta tiene altas dosis de elementos latinos y alguno anglosajón, está escrita con ironía y trata de mostrar la psicología femenina de una forma peculiar e interesante, si bien lo hace de manera desordenada y caótica.
Existe mucha ingenuidad a la hora de proponer historias y subtramas, lo que aporta un componente dulce al conjunto que se tamiza a través de la utilización de dos narradores personajes bien diferenciados que se corresponden con la, en un principio, anodina Aurelie y el escamado editor André, de cuya relación nace una lodosa y nada estática relación.
Otros ingredientes los aporta un dentista inglés reconvertido en escritor bohemio con perro y cottage, una apasionada lectora, un librero parecido a Marc Chagall o una ancianita que ofrece Gaulouisses a la insigne en un escenario que no lo es menos.
Muy cinematográfica en su modo de narrar y, sin embargo, bien distinta a la multireferenciada en estas lides, Como agua para chocolate.
Edita Espasa con la solvencia que da descubrir a autores noveles, en una época en que las industrias editoriales han escogido a España como tercer o cuarto país, tras el éxito alemán y francés.
Imagino que como sucede con La elegancia del erizo, este es un libro que con mejor márketing hubiera adquirido mayor visibilidad. Un pudo haber sido y no fue hacia un posible best-seller cómodo, agradable y fácil de leer.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Agradable.
Tipo de lector: Que busque lo ídem.
Argumento: El equívoco y su potencial.
Personajes: Bonitos.
¿Dónde leerlo?: Paseando por los Campos Elíseos.


Comentarios cerrados.