sep 30 2013

El veterano

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Carl Schrade fue detenido y enviado a un campo de concentración alemán. Hitler ya tenía, en ese momento, el control absoluto  de Alemania. Millones de personas pasaron por el mismo trance que Schrade, pero muy pocos fueron los que salieron vivos de aquellos infiernos.
El autor logró sobrevivir once años. De un campo a otro, de paliza en paliza, de vejación en vejación. En El veterano intenta resumir su experiencia. Ya avisa Schrade, al comenzar el relato, que el no es escritor y que no intenta presentar su obra como un ejemplo de calidad literaria. Y no le falta razón cuando avisa siendo tan honesto. Aunque no es ese el valor de este libro. El testimonio, la posibilidad de ser conocido por todos, el relato de lo más infame que ha tenido que soportar el género humano; esa es la importancia de El veterano.
Aunque no faltan momentos crueles y violentos, el autor procura no entrar en detalles escabrosos. Se conforma con mostrar un clima tremendo y doloroso. De paso, no escatima al decir lo que piensa sobre el nacionalsocialismo o sobre Alemania y los alemanes.
A pie de página, aparecen datos sobre algunos de los carceleros. Destinos, ascensos, muerte, puesta en libertad libertad (es bochornoso conocer el destino de una banda de criminales como esta y entender que se hizo la vista gorda en muchas ocasiones). El resto de los personajes desaparecieron para siempre si dejar rastro, bien incinerados, bien en una fosa común. El libro está dedicado a retratar a los malos. Los buenos, sencillamente, mueren con brutalidad convertidos, mucho antes, en despojos humanos.
Técnicamente, el libro es muy flojo. A veces es reiterativo, no se pueden encontrar alardes literarios, los personajes terminan pareciendo la misma cosa (las víctimas son igual de víctimas o los verdugos igual de verdugos). Es posible que se hubiese podido resolver con la mitad de páginas. Sin embargo, estos testimonios, sea cual sea su factura, deben ser tenidos en cuenta y conservados por siempre jamás. El veterano, además, permaneció oculto durante setenta años y merece tener un lugar privilegiado en las estanterías para que nuestra memoria siempre lo tenga presente.
Carl Schrade criticó a Hitler en una cafetería de Berlín. Fue arrestado. Vio morir a miles y miles de personas. De 1934 a 1945 vivió dentro de algún campo de concentración. Y escribió El veterano. Una pieza más de un puzzle horrible que cambió la historia de la humanidad.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Fácil. Se hace entretenida aunque la sensación, después de 150 páginas, es que el resto ya está leído.
Tipo de lector: Interesados en la infamia nazi.
Argumento: Cómo un hombre logró sobrevivir al mal en estado puro.
Personajes: Feroces, desalmados, crueles. Eso o víctimas.
¿Dónde puede leerse?: En casa. Tranquilo y a salvo.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 29 2013

Los últimos días de Pompeya

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Enmarcado dentro del romanticismo decimonónico inglés, pero con carácter más lírico que épico; el poeta, político y novelista, E.G. Bulwer Lytton, triunfó con esta suerte de novela histórica tan lejana en espíritu como cercana en mimbres a las de Walter Scott, situando la peripecia en un sur de Italia que nos es descrito con profusión de detalles desde sus viviendas, su circo y sus amores.
A pesar de que cómo se apunta en el título, la ciudad está a punto de desaparecer, no se abunda demasiado en el clima decadente propio de la distinción rigurosa entre patricios y plebeyos. Existen conversaciones enjundiosas entre filósofos como Salustio, con otros que no creen serlo tanto como Glauco o Arbaces y que sin embargo disertan y dialogan como si lo fueran. Empieza, además, a cuestionarse la fragilidad como falta o virtud femenina gracias a personajes como los de Nydia e Iona.
La historia principal es el amor entre Glauco e Iona, a pesar de estar a un tiempo fuera de campo; ella muestra toda su fuerza intelectual en la intuición, mientras él contempla su belleza. Arbaces se muere de celos, tanto que podríamos estar ante un principio de Otelo en el que finalmente gana el Vesubio o el catolicismo del enamorado más que cualquier veneno de fuerza mortal.
En la ingenuidad de esta propuesta aparecen muchos más personajes; se dibujan los baños turcos, donde el vicio queda depauperado por el poder de la poesía, una lírica que hoy se nos antoja tradicional, pero que gana en poder de evocación gracias a ser cantada primero por una florista para terminar en epílogo epistolar alegre.
Tal vez Salustio, que empieza siendo el epicúreo por excelencia, es el que más pruebas de tolerancia recibe, todas ellas superadas por el afán de amistad.
Todo ello nos lleva a una agradable lectura, siquiera algo alargada en su nudo, precursora de dramas, tragedias y comedias, siendo esta indefinición de género todo un sustrato sobre el que ahondar y no tanto un prejuicio.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionado a la Historia y la poesía.
Tipo de lectura: En distintas claves.
Argumento: El amor, los celos, el placer intelectual.
Personajes: Novelescos.
¿Dónde leerlo?: En una terraza cerca del Foro Romano.
¿Dónde comprarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 24 2013

El candor del padre Brown

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Son doce relatos en clave policíaca pergeñados por el escritor británico G.K. Chesterton, cuya vida cruzó dos siglos; en ellos, la estela de grandes autores del género negro se deja ver con mayor o menor evidencia según el caso.
El mismo autor reconoce citando a Poe de modo ocasional, la influencia en cuanto a trama de La cruz azul sobre la original La carta robada; también hace lo propio con Wilkie Collins. Y es que en este ayudante de detective metido a sacerdote, hay mucho también de inspector Maigret e incluso de Sherlock Holmes, sin que su ayudante Flambeau sea para nada suerte de Watson, sino más bien otro testigo pericial más.
Con estos cuentos se pretende demostrar y criticar el cientifismo y precisamente esa manía tan connatural a lo detectivesco de sacar conclusiones  precipitadas antes de tiempo.
El padre Brown no es más que un torpe religioso con grandes dotes de observación y ese sentido común que da la vivencia y praxis en terrenos humanísticos.
En El jardín secreto empieza a esclarecerse a partir del robo anterior, una posible coyuntura de asesinato; son relatos que tienen como narrador principal a Flambeau, desdoblándose más tarde la voz de un Brown, que ante su humildad y franqueza, no tiene más remedio que mostrarse tierno a nuestra imaginación.
Piezas como El martillo de Dios de final sorpresivo o El ojo de Apolo, que cuenta con la presencia de otro sacerdote cuya falta es la soberbia o falta de luces, constan entre los favoritos de un repertorio completo en sí mismo, donde la figura literaria de este a veces tomado por excéntrico escritor, consigue alzarse como figura a tener en consideración.
Ya en el armazón o estructura, se deja ver esa posible excentricidad y si bien el ceñirse a los hechos, le hace estar representado con calidad en el género, suelen existir injerencias que pudieran molestar a descreídos o ateos.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Avisado y/o no.
Tipo de lectura: Desprejuiciada.
Argumento: Un sacerdote y su ayudante esclarecen casos policiales.
Personajes: Brown, muy grande; los demás cumplen con creces su función dramática.
¿Dónde puedes leerlo?: Después de ver un discurso de Francisco I, en cualquier parte.
¿Dónde puedes comprarlo?: En tu librería habitual.


sep 22 2013

A la caza del amor

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Los libros de Nancy Mitford guardan más cosas de las que aparentan. Detrás de la novela amable, del inteligente humor británico y de una narrativa creada con la intención de entretener, la autora británica -celebrada en vida- hace un retrato exacto de su época y de su clase social, que cobran vida para el lector con sus luces y sus sombras.
Perfectamente graduadas.
Las luces son las de la civilización llevada a su grado más alto. Las sombras llegan con la guerra, el sometimiento de la mujer a las convenciones, los traumas familiares.
Los ambientes, que la autora conoció bien, son las grandes casas de campo de los Costwolds, con sus cacerías y la vida familiar, también los esquemas sociales de la temporada en Londres o el París feliz de la drôle du guerre.
Unos mundos que desaparecerán.
Pero hay momentos en los que Mitford desliza su ingenio hacia lo escalofriante, como lo que refiere de la Guerra Civil española, y lo domina para revelar grandes verdades, que pocas veces se reconocen mejor que en la opinión de un extraño civilizado.
La autora se crió en el medio de la saga que retrata, una familia excéntrica y chocante. Cada una de las hermanas Mitford seguiría después caminos diferentes e insólitos.
La materia literaria le venía dada, quizás también el barniz de la ironía y del humor. Pero dejarlo escrito para nosotros es un esfuerzo de catarsis y un mérito personal.

Calificación: Exquisito.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Muy amena y entretenida.
Argumento: Algo delirante aunque se va conteniendo según avanza, solidificándose.
Personajes: Excéntricos.
¿Dónde puede leerse?: En los Costwolds, of course.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 17 2013

Atlas of remote islands

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Islas. Pequeños mundos replegados sobre sí mismos y rodeados por el mar. Aislados.
Islas maravillosas o infernales, o ambas cosas, todo depende de cómo se mire. Historias extraordinarias de descubridores, exploradores, violencia y desesperación, de lenguas misteriosas y costumbres terribles. Extinciones, cataclismos, motines. Crímenes oscuros y desapariciones misteriosas.
Islas despobladas o con muy pocos habitantes.
Naufragios, prisioneros, exiliados.
Cincuenta historias enfrentadas a su hermosa cartografía, creada por la autora.
Los nombres de algunas de ellas definen los sentimientos de los primeros en avistarlas: Disappointmen, Desolation, Lonely.
Judith Schalansky ha creado un hermoso isolario, no solo por la selección que ha hecho, minuciosa; ni por los mapas, depurados; sino también –o sobre todo- por unos textos evocadores, ensayos poéticos, estudios metafísicos en los que convoca fantasmas desaparecidos para que nos cuenten la Historia. De nuevo. De otra manera.
Un viaje desolado y alucinante por Cincuenta islas en las que nunca he puesto el pié y nunca lo pondré. Nosotros no renunciamos. En alguna nadie lo ha puesto aun.
Hay, por supuesto, una reflexión sobre el mapa como cosa concreta y abstracta a la vez, como apropiación estética del mundo; correlato de una realidad desconocida.
Y nos recuerda Schalansky que los primeros viajes se hacen por los mapas de nuestra infancia.
Un libro de hermosa edición. Destacable. Raro.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera. Requiere cierto nivel de inglés.
Tipo de lectura: Profunda.
Argumentos: Extraordinarios.
Personajes: Excéntricos cuando los hay.
¿Dónde puede leerse?: En una isla, claro.
¿Dónde encontrarlo?: En  http://www.panta-rhei.es


sep 16 2013

El Sha (o la desmesura del poder)

Artículo escrito por: Laura Kvaternik

Es probable que conozcan ustedes Irán, que sepan que su forma de gobierno es la denominada República Islámica, e incluso que comprendan que es el estado líder del Chiísmo. Y es más probable aún que lo perciban como una especie de enemigo, un anciano barbudo de ideales religiosos fanáticos y con un gran arsenal nuclear preparado para hacer saltar por los aires todos los Estados Unidos de América, por lo menos.
Sin embargo, detengámonos un momento a pensar: ¿qué es Irán? Y, sobre todo, ¿quiénes son los iraníes?
El maestro polaco del periodismo nos ofrece algunas respuestas en este libro, centrado en explicar el reinado del que fue el último sha de Irán: Mohammad Reza Pahlevi. Comienza el relato esclareciendo a grandes rasgos el reinado de su padre, para pasar después a detallar toda la vida política de Reza Pahlevi y culminar la historia describiendo la revolución que consiguió derrocarlo.
Dicen que había mucho de fantasía en las crónicas de Kapuściński. Y yo me pregunto: ¿hasta qué punto choca esto con los principios del periodismo? Sí, quizás el polaco inventaba algunas de sus historias, de los personajes que decía haber conocido y de las situaciones que expresaba haber vivido. Pero el resultado es, como es también la meta del periodismo, un lector que comprende. Un lector que, en este caso, experimenta el miedo al sistema dictatorial del Sha y a las torturas de la Savak (su policía oficial), el hastío de vivir día a día con el fin único de sobrevivir a un ocaso más, y, finalmente, la emoción ante esa revolución que poco a poco llega y que va impregnando el ambiente de una esperanza que propone una vida mejor. Un lector, en fin, que comprende Irán. Ahora sí.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lectura: Bastante densa. No por el lenguaje empleado, sino por la cantidad de datos a procesar.
Tipo de lector: Interesado en Irán en particular o en política y relaciones internacionales en general. Las páginas finales, dedicadas a narrar la revolución desde el punto de vista psicológico de los ciudadanos, pueden considerarse de gran actualidad y por tanto interesar a un público más vasto.
Argumento: El reinado de Mohammad Reza Pahlevi en Irán (1941-1979).
Personajes: Muchísimos. El Sha, Mossadegh, Jomeini… Pero también algún que otro personaje estadounidense y británico que, en tiempos de la Guerra Fría, interviene clandestinamente en la vida política de Irán para evitar la propagación del comunismo en el país.
¿Dónde puede leerse?: En casa, mejor en soledad para no perder el hilo.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


sep 12 2013

Charanga

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Charanga es un cómic firmado por Aude Picault. Cuenta poca cosa. Una noche en la que las charangas universitarias se juntan invitadas en un pueblo y pasan la noche tocando, bebiendo, vomitando y buscándose unos a otros. Alda, la protagonista, busca a Bilu. Y se va enterando de algo que ya sabe todo el mundo excepto ella misma. El muchacho no está allí porque ha ido con la novia a pasar unos días a otro lugar. Los disfraces son importantes puesto que, a medida que pasa la noche, van desapareciendo y con ellos los personajes para que las personas vayan teniendo mayor importancia. Y poco más.
El dibujo de Aude Picault es detallista, tendente a la caricatura. Cuida mucho el color jugando con las tonalidades que buscan el brillo, la soledad o la tranquilidad que acompaña a los personajes. Pero el guión es muy irregular y, muchas veces, especialmente superficial. Hacer una lectura generosa con el fin de encontrar algo que queda por debajo es difícil. No hay gran cosa.
Los personajes no terminan de aparecer con la claridad esperada. Incluida la protagonista. Esta es la razón fundamental por la que la atención del lector puede quedar dispersa hasta desaparecer. La sensación es la de estar ante un trabajo dedicado a los amigos olvidando a los lectores.
Es un cómic prescindible.

Calificación: Regular.
Tipo de lectura: Insípida.
Tipo de lector: Pues no lo sé. Quizás los jóvenes se diviertan algo más con esto. Pero me extraña porque ser joven no es lo mismo que tragar con cualquier cosa.
Argumento: Las noches de fiesta dan para mucho.
Personajes: Desaparecidos.
¿Dónde puede leerse?: Supongo que durante una noche de fiesta multitudinaria.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual. En las bibliotecas públicas puedes encontrarlo.


sep 11 2013

Fante, un legado de escritura, alcohol y supervivencia

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Autobiografía del clan italo-californiano instalado en el Hollywood crepuscular, que recorre la historia del cine desde Budd Schulberg, Zannuck y Saroyan a nuestros días, el hijo escritor de John Fante, Dan Fante, nos cuenta su vida a través de la olvidada y recordada por Bukowski, figura de su padre, convirtiéndose el texto en una especie de memorias que tratan de despachar ante las discordancias de unas primeras con las que la esposa y madre Joyce no estaba de acuerdo, y así aprovechar el correlato padre-hijo, tan distinto como poco paralelo y que tuvo y tiene sólo en común la bebida y la escritura.
Lo que en John aparece como personaje cultivado en horas bajas, que cobra cheques de una industria que empieza a obviar a guionistas clásicos, en Dan es pura demencia real, horror por el que recorre, no sólo toda una pátina de trabajos mal pagados sin éxito (vendedor ambulante, productor de un programa de radio clandestino, teleoperador o conductor de limusinas y taxista), sino que ahonda en sus espirales autodestructivas, provocadas no sólo por el alcohol, sino también por sus secuelas.
Desde su infancia en que era denostado por presentar cierto cuadro de obesidad, Dan no siempre se llevó bien con su padre y será tras superar una diabetes, y sólo cuando a la vejez retome su carrera literaria tras los chascos de Hollywood, será cuando Dan entregará a Joyce un primer borrador de Chump change, novela que ya no le desacredita ante su padre y que coloca de estrangis en la industria editorial francesa.
Más de 400 páginas trufadas de anécdotas y fotos familiares dejan ver no tanto, decimos ya, un ajuste de cuentas contra cualquier editor (eso está bien dadas las dicotomías surgidas entre Carver y Gordon Lish), sino el intento de pasar a limpio la historia de una familia que emigró, las pasó de aquilo y sólo se vio recompensada por la gloria buscada.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionado al clan o a las biografías de escritores norteamericanos actuales.
Tipo de lectura: Racheada.
Argumento: Memorialístico.
Personajes: Reales.
¿Dónde leerlo?: En alguna fiesta estrella dentro de la Meca del Cine.
¿Dónde puedes comprarlo?: Pídelo en tu librería habitual o prueba en la biblioteca municipal.