Sopa de Kafka

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Sopa de Kafka es un divertimento, una curiosidad, una delicatessen.
Un librito muy bien editado, en el que su autor, Mark Crick, acompaña catorce recetas de cocina con fotografías e ilustraciones.
Lo peculiar es que no es un recetario convencional, sino que después de un listado de ingredientes el autor imposta la voz literaria de grandes nombres de la literatura universal para crear con cada plato una especie de relato breve.
El recetario, de esa manera, es divertido, aunque las historias parecen más bien ejercicios de taller literario que otra cosa.
Porque lo malo de intentar imitar a los grandes es que rara vez se puede llegar a su mismo nivel.
Y como ocurre con los libros de cocina, su creador siempre escamotea algo. Así queda a nuestro propio criterio decidir si El estofado de cordero con salsa de eneldo, a tenor de las averiguaciones de Raymond Chandler no lleva una gota de grasa, o le basta con la del propio animal; en qué momento exacto se incorporan los Huevos al estragón, comentados a la manera de Jane Austen; o si la fruta de la Tarta de cerezas de la abuela, desde la nostalgia de Virginia Wolf debe ir –o no- deshuesada.
Destaca el Coq-au-vin, con la magia de Gabriel García Márquez, por el recurso y por la receta; mientras el Tiramisú, en el recuerdo de Marcel Proust resulta empalagoso.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cocinitas literarios.
Tipo de lectura: Breve.
Argumento: Recetas.
Personajes: Literarios.
¿Dónde puede leerse?: En la cocina o en el mercado.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


Comentarios cerrados.