jun 9 2013

Mister Wonderful

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Mister Wonderful es un cómic firmado por Daniel Clowes y eso es mucho decir. Todo lo que hace este autor se espera con expectación y no suele defraudar nunca.
En este cómic nos cuenta la cita a ciegas de su personaje principal -Marshall- y cómo se desarrolla llegando hasta la mañana siguiente. Marshall se encuentra con Natalie. Ambos son personas maduras, con la mochila de los problemas hasta los topes, incapaces de relacionarse normalmente, no ya con otras personas, sino con el entorno.
Todo lo vemos filtrado desde el punto de vista de Marshall. Narrar en primera persona es difícil siempre. Pero en un cómic todo se complica puesto que la interrelación entre imagen y texto dificulta mucho la narración desde el registro del monólogo interior. Son muchos los tebeos en los que los fallos y el desastre narrativo ocupa buena parte del trabajo cuando el narrador es de este mismo tipo. ¿Cómo lo resuelve Daniel Clowes? De momento, utiliza los cartuchos de diálogo para tapar todo aquello que su personaje quiere omitir o lo que su personaje escucha sin prestar atención. Marshall va armando su monólogo y no es capaz de escuchar lo que le dicen. Recibe los mensajes a medias (la falta de comunicación de los personajes de este autor se manifiesta claramente con esta técnica). Pero si algo ocurre que el personaje no quiere enseñar, Clowes no duda en encajar un enorme cartucho sobre lo que debería ser parte de la acción. Con esto, el monólogo de Marshall va tomando forma y adquiere credibilidad. No hay que olvidar que un narrador en primera persona (yo prefiero llamarlo narrador personaje) intenta que se le interprete, no aspira a contar lo que pasó; lo que quiere es que el lector rellene lo que falta, tapar sus culpas, eliminar lo que no le conviene. En las buenas narraciones no se escatima esta información; siempre está, pero es el lector el que debe intuir dónde y cómo ubicarla en el relato.
Los personajes de Mister Wonderful son complejos, están llenos de aristas. Tanto que ante una situación violenta provocada por un recién conocido la reacción es de aceptación. Pintar algo en este mundo les sirve, les parece más que suficiente.
El formato del cómic es muy atractivo. Se presenta en apaisado, lo que permite al autor jugar con el diseño de página. Tenemos viñetas de todo tipo y ajustadas a lo que corresponde en cada momento.
El color juega un papel más que importante. Las rupturas espacio temporales se identifican con el cambio de color. Y el gráfico, del mismo modo, se modifica en situaciones determinadas que coinciden con fantasías o hechos ocurridos con anterioridad. Encontramos un cambio en el punto de vista que resuelve Clowes con astucia. Lo encaja como historia aparte, grafismo y color distintos. Es algo que el narrador no podría contar y es necesario saber.
Todos estos elementos técnicos se arrastran del formato original utilizado. Se publicó por partes en The New York Times y se pudo leer en la web. Por ello, el cómic parece más contenido que otros del mismo autor. Aunque lo cierto es que Daniel Clowes se las ingenia para hacer su trabajo de otra forma. Esa contención, tal vez, no sea tanta como parece aunque sus lectores fueran los de ese periódico.
Excelente trabajo y muy, muy recomendable.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Atractiva, sencilla. La segunda lectura es mucho mejor.
Tipo de lector: Cualquier amante del cómic. Pero los no iniciados pueden encontrar en Mister Wonderful un tesoro.
Argumento: En este mundo no hay quien se comunique aunque alguna esperanza queda.
Personajes: Bien estructurados. Con pliegues allá donde se mire.
¿Dónde puede leerse?: En una cafetería. Intentando descubrir si alguien tiene una cita a ciegas.
¿Dónde puede comprare?: Pídelo en tu librería habitual.


jun 8 2013

El arpa y la sombra

Artículo escrito por: Augusto Prieto
Soberbio siempre en la recreación histórica Alejo Carpentier.
El arpa y la sombra son tres relatos –entre medias de los dos está  La mano- articulados mediante una transmutación de personajes y de tiempos que forman una novela cohesionada.
El escritor cubano es capaz de cambiar el tono de las voces narrativas, transformando sus psicologías, diferenciándolas en tres mundos diferentes.
El centro de la obra, La mano, es una de las posibles historias de Cristóbal Colón y de su gesta, contadas por el mismo; repaso a una conquista y encarnación de un personaje que fascinó a muchos literatos iberoamericanos que se sintieron atisbados desde el pasado por ese ser legendario.
El arpa glosa la figura de Pío IX, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, puesto en tarea de muñidor de la santidad del Almirante.
En fin arrecia la ironía en La sombra, y el círculo –el triángulo- se cierra con un juicio, y son muchos los que se personan en ese proceso para aportar sus razones.
Alejo Carpentier utiliza una argucia inteligente para su arquitectura, moldea la verdad histórica adaptándola a su trama, y construye una ficción en la que –como en Calderón- todo es verdad
y es mentira, porque nunca más que en esta novela la vida -la del Ilustre Almirante- es sueño.
Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Fabulosa y genial.
Personajes: Vivos, nos visitan desde la historia.
¿Dónde puede leerse?: En alta mar.
¿Dónde encontrarlo?: Prueba en tu librería habitual.


jun 5 2013

Bearn o la sala de las muñecas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es un lugar común comparar esta novela con El gatopardo, de Lampedusa. Las dos hablan de la decadencia de una antigua estirpe deslumbrada por las luces de una nueva sociedad que emerge para enterrarla en el olvido.
Bearn es un señorío de Mallorca anclado en la tradición de lo rural, al horizonte está el París del Segundo Imperio, lugar de perdición y de brillos mundanos. Son los escenarios en los que sucede la narración.
El escritor mallorquín Llorenç Villalonga elige para contar la historia al capellán de la casa, Joan Mayol, un personaje implicado y recalcitrante, que se opone en las ideas al señor de Bearn, visionario librepensador. Representan el pasado y el futuro, nacieron con cierta falta de frescura y nos parecen impostados, pero esto no le quita mérito a la novela, escrita con elegancia, sostenida por una trama interesante y una arquitectura ingeniosa.
La sala de las muñecas encierra uno de esos secretos de las viejas familias.
Y además de una gran historia de amor -y de otra de perdición y desenfreno- nos quedamos con el retrato de ese pueblo de Bearn refugiado en la religión y la costumbre, en la evolución leve pero rica en matices del personaje de doña Maria Antonia, en la sentencia de un mundo que declina pero cuyo espíritu quedará ahí formando parte de nuestro alma colectivo. Porque Villalonga lo preservó para nosotros.
Sobre las líneas de la novela parece resonar todo el tiempo la brise légère del Fausto de Gounod que nos explica el significado de todo y que pone marco histórico a la narración.
Como ocurrió con El gatopardo, Bearn no fue bien valorada en el momento de su publicación, 1956. Formalmente parecía una novela antigua, convencional, y eso encubrió la riqueza de su mundo interior y empañó la brillantez de una escritura que se lee sin reparar en su molde, como ocurre con las buenas novelas.
Con más o menos polémica en torno a la lengua de redacción del primer manuscrito, Bearn o la sala de las muñecas es reivindicada hoy con fuerza para la literatura en catalán.

Calificación: Espléndida.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Muy entretenida.
Argumento: Ingenioso.
Personajes: Divertidos.
¿Dónde puede leerse?: En Mallorca, en el campo.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


jun 3 2013

Tragedias (I)

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Medea es la reina de la tragedia, un género caracterizado por el desencadenamiento de una desgracia anunciada e inaplazable, una desgracia que sobrecoge al espectador y le recuerda su papel de brizna en el universo. La venganza de Medea es despiadada, su drama es intenso y concentrado.
La venganza de Hécuba –sin embargo- es modulada y razonable, necesita de la complacencia del oyente, se justifica en su desdicha, que es la de las mujeres de Troya: exiliadas, viudas y cautivas; como Andrómaca, obligada a compartir su marido con otra y de la que sirve el autor para analizar los vicios de las mujeres –tema recurrente en sus obras- y los males de la bigamia.
Eurípides intenta situarse siempre en posiciones racionalistas y esa búsqueda de argumentos que convierte a sus personajes en humanos los acerca al futuro, a los lectores y los espectadores del siglo XXI. A pesar de ser difíciles de analizar en su contexto, porque ni uno solo de los ciclos en los que se estructuraban sus tragedias ha quedado completo. A pesar de que sus personajes vienen de leyendas cercanas a los griegos pero no a nosotros que nos perdemos en las cadenas de los mitos y las generaciones.
Fedra rompe un tabú al enamorarse de su hijastro, Hipólito, y en la desesperación lo arrastrará en su caída. Su tema es la pasión descontrolada, el poder que tiene Eros sobre los cuerpos y las almas.
El derecho sagrado de asilo de los suplicantes se analiza en Los Heráclidas, un asunto que obsesionaba a los griegos y que era una de las bases de su sistema legal.
Alcestis es una obra curiosa, una tragicomedia muchos de cuyos matices se han perdido con el tiempo, las versiones y el resto de una tetralogía. Todos se lamentan por el destino de Alcestis que acepta morir en el lugar de su esposo, pero nadie acierta a ver el cinismo que encierran las lamentaciones, especialmente en lo que respecta a Admeto, su marido.
También es satírica El Cíclope, cuyo argumento viene de La Odisea y que recrea, para regocijo de los espectadores, la astucia del ser humano, representado por Ulises.
Eurípides es el último en el tiempo de los tres grandes trágicos griegos y dice la leyenda que nació el día de la batalla de Salamina, en la que Esquilo habría participado, y un Sófocles adolescente formado parte del coro que celebró la victoria. La escalera generacional viene a representar una Edad de Oro en la que el teatro recogió las aspiraciones morales de los pueblos de la Grecia antigua y formuló su dramaturgia con estructuras cerradas.

Calificación: Extraordinarias, especialmente Alcestis, Medea y Hécuba.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Hace falta habituarse al tono y a las referencias pero no son tan difíciles como se teme.
Argumentos: Intensos.
Personajes: Desbordados por las pasiones.
¿Dónde puede leerse?: En Grecia.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com, es el primer tomo de Eurípides en la Biblioteca Clásica Gredos.