El azar de la mujer rubia

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Manuel Vicent invita al lector en El azar de la mujer rubia a jugar con la historia y la ficción, con lo posible y lo que creemos cierto, con la verdad y la otra verdad que aporta la literatura (tal vez más verdadera).
Tres personajes soportan la trama. Adolfo Suárez, el rey Juan Carlos I y Carmen Díez de Rivera. Tres personajes que aparecen y desaparecen en la consciencia perdida del que fuera presidente del gobierno. Junto a ellos desfilan, por una mente dañada e incapaz de almacenar nada, Franco, Santiago Carrillo, Felipe González o Tierno Galván por citar a alguno de ellos. Todo se enreda y Vicent, con una ironía exquisita, desgrana lo que sucedió o pudo suceder en España durante los últimos setenta y cinco años.
El texto se presenta como un conjunto de cuadros que se explican entre ellos, casi siempre, aunque tienen autonomía propia.
Con el soporte de una memoria perdida, aunque a punto de inventarse cada segundo por ella misma, Vicent nos deja escritas las posibles conversaciones entre los personajes que toman forma definitiva cuando las coloca junto a episodios históricos concretos.
La importancia de la obra llega, no desde la calidad literaria (que no falta aunque no se convierte en fundamental por ser el lenguaje cercano al periodismo o de columna muchas veces) sino desde el desparpajo con que el autor presenta situaciones que hace unos años (pocos) nadie hubiera sido capaz de manejar ni con el camuflaje de una ficción de quita y pon y nada aparatosa.
Estropean algo el conjunto algunas repeticiones innecesarias y sorprendentes en un autor de la talla de Manuel Vicent. Aunque, a decir verdad, no son de gran importancia.

Calificación: Entretenido. Bueno.
Tipo de lector: Es una obra muy asequible. Cualquiera puede leer algo así.
Tipo de lectura: Amena y fácil.
Argumento: Todo tiene un porqué y en política puede ser surrealista.
¿Dónde puede leerse?: En un pinar.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.