Cuando fui mortal

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una colección de cuentos con destellos astutos, pero que no nos convencen.
Porque no termina de cristalizar en las tramas la inquietante maldad que resuelven, casi siempre en el último momento, los cuentos. Puede ser debido a que son encargos para tales y cuales publicaciones, periódicas en su mayor parte, limitados en su extensión o en algunos de sus elementos, y esto deja al lector en ausencia de detalles psicológicos.
Cuando fui mortal es, como su nombre indica una visión postrera de la vida desde un lugar más cómodo quizás, pero también más inquietante. Menos escrúpulos una reflexión interesante sobre el relativismo moral. Sangre de lanza es una trama policiaca rocambolesca y mañosa.
Lo sorprendente y lo inesperado sucede En el viaje de novios, convirtiéndose en un horror en la cabeza del lector, un cuento inteligentemente irresuelto. Javier Marías utiliza el mismo mecanismo de extrañamiento en Prismáticos rotos.
Los otros relatos no son memorables. Algunos parecen incompletos.
En todos ellos, el narrador se convierte en un observador privilegiado de la realidad, único testigo de un hecho casi siempre lamentable, que rasga lo cotidiano, destripándolo.
Tienen en común venganzas sentimentales, crímenes premeditados, adulterios más o menos ostensibles, secretos.
Las amigas italianas del narrador causan o motivan varios de los relatos.

Calificación: Flojos, aunque hay alguno muy interesante: Menos escrúpulos y En el viaje de novios me parecen los mejores.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumentos: Inquietantes.
Personajes: Bastante reales.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en una terraza viendo pasar a la gente.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


Comentarios cerrados.