Pequeño tratado de los grandes vicios

Artículo escrito por: Augusto Prieto

José Antonio Marina es un brillante ensayista. Utiliza el lenguaje de una manera cercana, aunque sus referencias estén entre los filósofos más sesudos y los filólogos. Enseña divirtiendo.
Este Pequeño tratado de los grandes vicios pretende ser una genealogía moral de la humanidad -en occidente- a través de sus pecados capitales.
Estudia el origen de la consciencia sobre el vicio, rastrea fuentes literarias, recorre las investigaciones filosóficas en torno a ellos, su anacronismo o su vigencia en el día de hoy, insistiendo en nuestra herencia judía, transmitida por la Biblia, y la cristiana de los pensadores morales.
Pecados, pasiones, vicios, las tensiones emocionales que los componen, los matices que los perfilan.
La segunda parte de la obra recorre los laberintos de la soberbia, la ira, la envidia, la avaricia, la lujuria, la gula y la pereza, intentando desentrañar sus mecanismos.
La primera parte es más técnica y menos estimulante, en ella Marina asienta los conceptos sobre los que va a desarrollar su pensamiento, y se adentra en la introspección psicológica que permitió a la humanidad ser consciente de sus actos morales.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Inquieto.
Tipo de lectura: Irregular, la primera parte es más espesa y la segunda más liviana.
¿Dónde puede leerse?: En un burdel, esperando turno para pasar.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com


Comentarios cerrados.