Los hombres mojados no temen la lluvia

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Los mecanismos técnicos utilizados por los escritores son, algunas veces, traicioneros. Hay que ser cuidadoso en la elección para que el lector no detecte ese elemento como una trampa narrativa. Si la novela leída o analizada se encuadra en el género que conocemos como novela negra, la cosa se puede complicar y mucho.
Juan Madrid es un buen escritor. Y la novela negra es su especialidad. Esto es algo que nadie puede negar. Gustará más o menos su trabajo, pero es lo que es, un buen trabajo. Ahora bien, el autor es poco cuidadoso con algunos aspectos que afean algo el resultado final.
Alianza acaba de publicar la última de la novelas de Juan Madrid. Los hombres mojados no temen la lluvia. Una buena novela que podría interesar a cualquier tipo de lector y gustará mucho a los amantes de la novela negra. Sobre una trama compleja y bien desarrollada, Juan Madrid crea algunos personajes más que interesantes y logra que evolucionen con cierta coherencia aunque (todo hay que decirlo), del mismo modo, alguno de ellos es excesivamente plano o toma una importancia desde el diálogo que, más tarde, no se justifica. Todos los ingredientes de la novela negra están presentes y colocados en el lugar justo. Es una novela muy cómoda de leer. Un abogado, traiciones, mujeres fatales, policías, asesinos a sueldo, el conflicto del protagonista con el entorno y consigo mismo. Todo se pone a funcionar como piezas que buscan el encaje exacto dentro del conjunto. La riqueza, la pobreza o las diferencias sociales, son, esta vez, excusas que utiliza el autor para hablar de algo que no trata de esconder: de la literatura y de su labor como escritor.
Digo esto porque Juan Madrid apoya un narrador sobre otro (el protagonista sobre un escritor) para que, aún estando muy pegado a la acción, el narrador pueda reflexionar sin que parezca una clara injerencia autoral. Pero lo parece. Mucho. Esta es uno de los grandes problemas del relato. Juan Madrid (que en la novela se llama Juan Delforo) reivindica su forma de hacer, el uso que hace de la literatura para mostrar y defender su ideología, su relación con la crítica.
Por otra parte, el relato es algo previsible. A pesar de los esfuerzos del autor, el desenlace se ve llegar desde mucho antes de ser planteado. Tal vez todo está motivado por el exceso de tópicos con el que se encuentra el lector desde muy pronto.
En cualquier caso, Los hombres mojados no temen la lluvia es una buena novela. Como tantas otras llenas de defectos (en los diálogos, por ejemplo, se siente una falta de profundidad notable que haga avanzar la acción).
En España, casi nadie escribe novela negra. Al menos casi nadie lo hace bien. Juan Madrid se libra de esta carga y se acerca mucho a lo que debe ser el género. Además, intentando introducir asuntos de interés. Con trampas muy visibles al utilizar registros en busca de la credibilidad que escatiman información al lector. Eso sí.

Calificación: Buena.
Tipo de lectura: Fácil y entretenida.
Tipo de lector: Desde jóvenes hasta ancianitos.
Personajes: Algo desdibujados algunos y mejor terminados otros.
Argumento: Bien trenzado aunque algo previsible.
¿Dónde puede leerse?: En el parque del Retiro madrileño.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.