El reino de este mundo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Basada en sucesos históricos, El reino de este mundo transcurre a caballo entre los siglos XVIII y XIX en Haití. Es el tiempo de las revueltas de los negros, la abolición de la esclavitud, el efímero reinado del primer monarca coronado en América, Henry Christophe, y su corte tropical, la república de los mulatos.
Alejo Carpentier visitó La Española en 1943, escuchó los tambores del vudú, y quedó atrapado por el poder evocador de la ciudadela de La Ferrière y las ruinas de Sans-Souci que le inspiraron esta novela.
Reconoció lo real-maravilloso en un mundo nuevo en el que no se han recontado las cosmogonías, porque los mitos fundacionales todavía están aflorando y no se han agotado los bardos de cantarlos durante milenios, como en la vieja Europa, ¿porque –se pregunta el escritor- qué es la historia de América sino una crónica de lo real-maravilloso
Haití encierra lo mágico en las religiones animistas que los negros importaron de África en sus ritmos de percusión, en esa naturaleza sin domesticar, una corriente subterránea que han seguido los artistas hasta hoy y que Cristina García Rodero fotografió de una manera magistral.
Alejo Carpentier estaba en disposición de encender los matices que diferenciaban esas sociedades superpuestas –blancos/negros- de las de su Cuba natal: la presencia del francés y de sus ideales revolucionarios, la música, la religión y esa excepcionalidad de nación negra trasplantada que hunde su origen en la esclavitud, el racismo y la violencia.
Y sin embargo la Libertad es el motor de la novela.
Un relato sorprendente y alucinado. Una novela histórica grandiosa.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera. A quien le gusten los americanos del realismo mágico le fascinará.
Tipo de lectura: Sorprendente.
Argumento: Mágico y aventurero.
Personajes: Llenos de matices.
¿Dónde puede leerse?: El sitio sería Haití, con todas las salvedades.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual de nuevo o de lance.


Comentarios cerrados.