Reina Lucía

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Son característicos del humor británico los personajes extravagantes, analizados por un narrador que muestra inquietantes signos de excentricidad, todos deben estar situados en una sociedad convencional, organizada en clases, preferentemente ociosas.
Ese continuo enfocar la vista del lector sobre lo absurdo del comportamiento humano descoloca cualquier previsión, y mantiene la tensión sobre el argumento, la necesidad de conocer cómo va a terminar todo.
Normalmente encierra una crítica social.
Reina Lucía es la novela fundacional de un ciclo de seis, escrita por E. F. Benson en 1920.
Es entretenida de leer, no ha sufrido el paso del tiempo, pero tampoco alcanza la altura de otras novelas como las de Saki, o Woodehouse. La puesta en escena y los personajes son muy acertados, pero una vez que nos identificamos con la situación, parece agotarse el ingenio, la narración se aligera y marcha hacia la caricatura, el sarcasmo no es suficientemente hiriente, los diálogos son demasiado naïve para rematar en cinismo, las situaciones no llegan a desquiciarse y –hacia el final- se vuelve previsible y remata sin sobresaltos.
No llega a ser transgresora.
Me temo que los personajes dejan de sorprendernos una vez presentados, que Benson se olvida voluntariamente de los tics de la aristocracia, fuente inagotable de materia humorística, y casi prescinde del educado resentimiento de los sirvientes, desaprovechando –además- a algunas de sus criaturas.
No obstante lo anterior, Reina Lucía es creíble, parece apuntada del natural, el lector -de la mano del narrador- termina formando parte de esa extravagante vecindad de una clase media rural, snob, pretenciosa y maniática, y les coge cariño a sus miembros, aunque como observador hubiera preferido algo más de maldad en sus maquinaciones.

Calificación: Entretenido.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Divertida.
Argumento: Bastante débil.
Personajes: Curiosos.
¿Dónde puede leerse?: En la campiña inglesa.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.mendezlibereros.net, edita Impedimenta.


Comentarios cerrados.