El arte de amar

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Publio Ovidio Nasón demuestra en esta obra poética sus cualidades de bon vivant para con las mujeres. Lejos de ser un monumento a la eroticidad, se sirve de la mitología y las vidas de los dioses para, a través de un rico y culto acerbo de ellos, aconsejar en los dos primeros libros al hombre y en el tercero a la mujer sobre las relaciones entre ambos sexos, tan difíciles a veces y dadas a desequilibrios que confrontan vulnerabilidades.
De muchos es sabida la tendencia de este precursor de Cyrano por leer y alimentar en voz alta sus poemas y discursos, por lo que decir de él que fue un Homero romano, tal vez lo dignifique y en estos casos confronte la abundante y decadente sociedad romana más dada a los placeres de la carne y a los abusos masculinos, con la más pícara en su juglar presencia griega; en cualquier caso, ambas figuras son unidas aquí más por la vertiente culterana que conceptista, y si bien el poeta griego pasó a la historia por contarle al pueblo, el hecho de que Ovidio recitara a las élites romanas no resta ni intelectualidad ni artisticidad a su propuesta.
Edimat además nos aporta un edición bilingüe, con el latín original como referencia; resulta moderno el intento por el que se pretende transgredir el concepto de autoayuda fácil, para mantenerse lejos. Comenzando el periplo más o menos con el rapto de los romanos a las sabinas para terminar dando consejos sobre cosmética e higiene a los y las jóvenes que allí leyeren.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Interesado en algo tan amplio y concreto como es el amor.
Tipo de lectura: Intensa y práctica a partes iguales.
Argumento: Hombres y mujeres desde el principio de los tiempos.
Personajes: Dioses y humanos.
¿Dónde leerlo?: Cerca de las ruinas del foro romano.


Comentarios cerrados.