El lector

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Bajo el aspecto de una novela breve, sencilla en sus recursos, Bernhard Schlink ha construido una de las reflexiones más profundas y más complejas que la literatura ha podido hacer sobre el papel del pueblo alemán en la guerra.
Su protagonista es un muchacho convertido en lector para una mujer madura, en una relación que se mantendrá –imprevisiblemente- toda una vida.
El lector es una historia de amor  que simboliza la confianza en el ser humano, en sus valores positivos y su afán de superación. Es una revisión y un exorcismo de los demonios del pasado, una voluntad de pasar la página de la historia sin borrar las enseñanzas de las páginas anteriores.
El relevo natural de las generaciones planteó un dilema moral sobre la participación de la gente común en los crímenes de la guerra nunca resuelto, que Schlink investiga gracias a una ficción sorprendentemente real, con un resquicio abierto a la inocencia en medio del horror.
El lector habla de la reconciliación y el entendimiento, de la misión de los herederos de un mundo en ruinas, de la necesidad de perdón; es una novela hermosa, que nos atrapa en una primera persona sincera y reflexiva, escrita sin alardes ni artificios
Novela de iniciación –de manera diferente- para el narrador, para su protagonista Hanna Schmitz, para el escritor y para los lectores.
Nacido en Bielefeld en 1944, Bernhard Schlink ejerce como juez, y ésta novela tiene mucho que ver con el ideal filosófico de la justicia.
La fiel recreación para el cine que realizó Stephen Daldry en 2008, con un guión basado en la novela, interpretada por Kate Winslet en el personaje de Hanna Schmitz, fue un éxito de público, de crítica y de reconocimiento.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: Excelentemente compuesto.
Personajes: Complejos.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en un jardín, al sol.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


Comentarios cerrados.