Viena

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Éste 2012, Viena celebra el ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Gustav Klimt con exposiciones especiales y es buen momento para visitar la ciudad.
Y el Traveler que Condé Nast le dedicó es una buena opción para dejarse guiar por ella porque está muy bien planteada, estructurada en ejes temáticos que la hacen singularmente atractiva y que abarcan todo cuanto se puede desear en capítulos interesantes: recorridos musicales, la Escuela Española de Equitación, los grandes palacios y las colecciones imperiales, museos y tabernas.
Es especialmente interesante, para los aficionados y los estudiosos de la arquitectura, un recorrido por los más importantes edificios públicos y privados que se erigieron bajo las premisas de la Secesión y los movimientos racionalistas de principios del siglo XX en el centro y en la periferia de Viena, un recorrido detallado e imposible de encontrar en otra guía convencional.
Como en todas las Traveler, se da mucha importancia a las direcciones: restaurantes, compras, recomendaciones de alojamientos exclusivos, anticuarios y mercadillos, todas muy bien seleccionadas; alguna puede haberse quedado obsoleta porque no se actualizan siempre -ni todas- las ediciones, pero Viena es bastante fiel a los clásicos.
Las fotografías están singularmente cuidadas y solo echamos de menos un buen plano, porque los zonales que acompañan los artículos son muy esquemáticos, insuficientes.
Sobra la publicidad, que se entiende por el formato de revista y explica el bajo precio.
Ideal para hojear en un parque o una terraza.

Calificación: Buena.
Tipo de lector: Viajeros.
Tipo de lectura: Entretenida y curiosa.
¿Dónde puede leerse?: En la terraza de la Palmerhaus del Burggarten.
¿Dónde encontrarlo?: Normalmente se encuentran los números atrasados en www.deviaje.com


Comentarios cerrados.