Poesía y prosa literaria (I)

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Aurelia es la obra emblemática del escritor romántico Gérard de Nerval, la más intensa.
La escribió como terapia mientras permanecía internado en una clínica mental.
La publicó en 1855 en la Revue de Paris, en dos partes, en el intervalo se suicidó.
El sueño es una segunda vida…, comienza el relato, y en su obsesión por una mujer –Aurelia- Nerval se interna en un mundo extraño, surreal, en el desbordamiento del sueño en la vida real; en el sueño como antesala de la muerte.
Y es quizás la lucidez espantosa de la locura lo que convierte este relato en un mito, porque la literatura transforma la demencia en una obra de arte y la deja como legado a la humanidad. Aurelia es la narración de un descenso a los infiernos, una historia terrible y hermosa creada desde la razón de una mente genial.
Alejandro Dumas escribió que Pandora no tenía ni pies ni cabeza porque es un relato fragmentario. En estos tiempos en los que vivimos -sin pies ni cabeza- puede adquirir un sentido pleno. Son retazos, recuerdos de paseos por Viena; hay también una ensoñación y el desplante de una mujer, en los que no dejamos de reconocer una historia.
Algunos hechos autobiográficos, como la admiración enfermiza de Nerval por una actriz  llamada Jeny Colon, que le llevó al desengaño y a la ruina, parecen presentes en estas dos obras.
En Las hijas del fuego, todos los relatos tienen nombre de mujer. Sylvie es el más logrado. Se comprende enmarcado en los trastornos románticos que sucedieron a la Revolución. Todo en Sylvie está trabajado con la dualidad: campo/ciudad, ingenuidad/malicia, obsesión/cariño, dos mujeres diferentes a las que adorar. El relato está construido sobre la nostalgia de la patria chica, de la provincia, en la recreación literaria de un mundo idealizado. Umberto Eco estudió en la atmósfera y la topografía de Sylvie una estructura oculta que hace que percibamos el relato borroso.
Angélique es una investigación simulada con finos toques de humor, difíciles de comprender para nosotros, una especie de novela en marcha. Su regusto arcaico, el nombre de las personas y de los lugares, lo geográfico y lo geológico, son temas que veremos desarrollarse después en la literatura francesa, en Proust -por ejemplo- que fue un admirador de Nerval. Hay fragmentos de canciones e inspiraciones en un mundo rural idealizado en una especie de corta y pega historicista.
Una investigación sobre los mitos antiguos, eso es Isis. Octavie es un recuerdo de Italia y de una mujer, de otra. Corilla es una anécdota libertina teatralizada.
Gérard de Nerval vivió obsesionado con la mujer, ese abstracto singular.

Calificación: Curioso. Aurelia es excepcional y Sylvie interesante.
Tipo de lector: Voluntarioso.
Tipo de lectura: Extraña.
Argumento: La mujer.
Personajes: Las mujeres.
¿Dónde puede leerse?: En París, en Venecia, en Nápoles.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual, hay una edición de la Poesía y prosa literaria de Nerval en Galaxia Gutenberg.


Comentarios cerrados.