Juego de las decapitaciones

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es genial la comparación que José Ángel Valente hace de José Lezama Lima con un pulpo, en su prólogo, porque es cierto que la escritura del autor cubano tiene, efectivamente, algo de enorme presa multiforme, capturada por inmersión en distintos abismos con brazos poderosos llenos de infinitos ojos táctiles.
Sus textos tienen una carga poética que participa de la investigación surrealista, y forman una circularidad de imágenes sucesivas y complejas que componen una ensoñación. Un lenguaje excesivo salpicado de neologismos y palabras ignoradas por las academias.
Se atisba el drama estético de una corte oriental en un perverso Juego de las decapitaciones, creado sobre la magia y el engaño, que da nombre a este libro.
Un sueño húmedo, acuático, marino; eso es Fugados, un cuento que tiene que ver con la adolescencia, un relato que como todos los de esta recopilación, como todos los de Lezama, parece encerrar un secreto.
La hiperestesia está presente en El patio morado, donde encadena la descripción en movimiento de cada uno de sus mínimos componentes, en una historia pintada con colores violentos, situada en el corazón del palacio obispal.
Los otros relatos son crípticos, enredados en símbolos, y ponen al lector en dificultades, porque Lezama Lima fue un genio y en todos los genios hay algo de difícil comprensión.

Calificación: Extraordinario
Tipo de lector: Voluntarioso
Tipo de lectura: Críptica
Argumento: Ausente
Personajes: Diluidos en la impresionista
¿Dónde puede leerse?: En La Habana, en el Malecón
¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.uniliber.com


Comentarios cerrados.