Nueva York

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es una pena que debido a la esencia misma de su concepto, las guías Traveler de ciudades se queden obsoletas. Porque son buenas. La relación de hoteles, clubes, shoping y restaurantes es cuidada y excepcional, los criterios de selección acertados; pero las modas en las grandes ciudades giran vertiginosas y lo más trendy no resiste la palabra impresa y rueda en la virtualidad.
Pero los artículos temáticos son muy interesantes y soportan la frivolidad de la guía (no se busquen connotaciones peyorativas al adjetivo), bien planteados, informativos, entretenidos de leer y muy diferentes en su concepto unos de otros, ofrecen un panorama amplio y variado de Nueva York, la ciudad que nunca duerme.
Bien maquetada, con fotografías cuidadosamente seleccionadas, sobran –por supuesto- los espacios publicitarios. Un croquis del metro bastante eficaz, listas de lugares con direcciones y pequeños planos de zona con señuelos; y un mapa esquemático pero efectivo con los lugares más destacados, la convierten en una guía muy útil una vez que se acostumbra el viajero a manejarla, y es ideal para leer a ratos en un café, en un parque o en la bañera del hotel después de un largo día de visitas y ante una noche prometedora.
Mucho más completa que algunas guías serias, e indispensable para una semana de compras en Nueva York.

Calificación: Muy buena.
Tipo de lector: Frívolos, compradores compulsivos, turistas y viajeros.
Tipo de lectura: Dinámica y amena.
¿Dónde puede leerse?: En la sala de espera del balneario de Guerlain, en el Waldorf =Astoria.
¿Dónde encontrarlo?: Suelen tenerla en www.deviaje.com


Comentarios cerrados.