La baronesa de Greenwich Village

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Defrauda la lectura de éste libro porque se nos vende como lo que no es.
Gato por liebre se llama eso.
No es una reconstrucción biográfica de la baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven como podría deducirse de la reseña de la guarda, de las fotografías del interior y de la portada. No es vibrante la descripción del Berlín de principios del siglo XX o el Nueva York dadaísta en el que triunfan Man Ray y Marcel Duchamp.
Superada la decepción inicial nos encontramos con una novela.
Cuenta la vida de una mujer cuya excentricidad bordea la locura sin que exista una auténtica investigación literaria ni psicológica sobre ese mundo particular que se nos intenta transmitir.
Desde mi punto de vista, no está bien creada la personalidad, ni conseguidas las atmósferas de las ciudades, ni los momentos en los que la protagonista las habita, quizás porque no se han empleado los recursos adecuados. Y es inevitable que sobrevuele todo el tiempo por la mente del lector la colusión entre una realidad que fue cierta, la de una persona que –entre líneas- nos parece interesante; y una ficción que descarta muchas posibilidades y se desliza hacia la monotonía.
En favor de la autora hay que destacar la dificultad que plantea novelar con éxito la vida de una persona real, el importante esfuerzo en la recreación, y el rigor de la nota final que desvela el método utilizado para su obra. Todo esto es meritorio. Pero el resultado es lineal, falto de pulsión, demasiado explicativo para una novela en la que no está el conflicto emocional que hemos de ver expuesto en una biografía o simulado en una ficción.
René Steinke demuestra, en narradora, una gran simpatía por la protagonista y me parece un error; como lo es que la creación de la bohemia se quede en una sucesión de lugares comunes.
Elsa fue una provocadora, poetisa y artista multidisciplinar; existe su autobiografía editada y un trabajo biográfico de Irene Gammel, ambos titulados Baroness Elsa.
En la novela solo vemos una triste mujer extravagante, ingenua y desgraciada. Algo no funciona.
Un lector que no sea demasiado exigente podría conformarse, porque el estilo de la prosa no es malo, y está bien articulada ésta novela en la que René Steinke se limita a fantasear sobre la vida de La baronesa de Greewich Village.

Calificación: Flojo
Tipo de lector: No demasiado exigente
Tipo de lectura: No es terrible, un poco aburrido
Argumento: Lineal
Personajes: Faltos de chispa
¿Dónde puede leerse?: En el Village neoyorquino
¿Dónde encontrarlo?: Por ejemplo en www.unapalabraotra.org


1 Respuesta en “La baronesa de Greenwich Village”

  • rose ha escrito:

    Gracias, he leido una 60 páginas y coincido con la crítica, mal construido, aburrido, me ha ahorrado continuar con él.