Persépolis

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El cómic es una fuente inagotable de la que pueden beber lectores potenciales de novela, poesía o ensayo. Un buen tebeo, si prefieren una buena novela gráfica, exige un esfuerzo menor por parte de los muchachos que se acercan a los libros y, lamentablemente, ese es un aspecto muy importante entre los jóvenes. Aunque, a decir verdad, esa exigencia menor no es tal puesto que muchos cómics encierran grandes mensajes, grandes ideas y capacidades expresivas de primer nivel.
Uno de eso tebeos, de los que pueden servir para abrir la puerta de la literatura a más de uno, de los que se leen con facilidad, de los que encierran mensajes certeros y profundos y de los que pueden enganchar al mundo del libro a los jóvenes, es Persépolis. Lo firma Marjane Satrapi, iraní de nacimiento, progresista y excelente artista.
La protagonista de la narración es ella misma. Desde que siendo niña asiste a la llamada Revolución Islámica hasta que viaja a Francia para instalarse allí definitivamente. Irán, Austria, Irán y Francia. Niñez, juventud, un primer matrimonio, el fracaso. Padre, madre, abuela, amigos, novios. Todo aparece y desaparece dejando una huella inmensa, tanto en la protagonista como en el lector. La igualdad de la mujer, el problema racista, el fanatismo ideológico y religioso, la guerra, la política internacional. Todo visto desde un punto de vista irónico y coherente. Sobre todo, visto desde la esperanza y envuelto en un mensaje consolador.
El trazo de Satrapi es sencillo, casi descuidado. Aunque efectivo y demoledor cuando toca. En un blanco y negro que artísticamente cumple con el objetivo y define claramente un mundo que nos presenta la autora de forma descarnada, trágica y honesta. Hace, además, un uso del papel muy inteligente cuando aumenta las imágenes que marcan la narración de forma definitiva.
Se divide en cuatro libros que fueron publicándose de forma individual. Ya existen tomos integrales que, el que escribe, recomienda puesto que es una obra muy valiosa. Incluso, acaba de aparecer una edición de bolsillo muy asequible y bien presentada.
Por supuesto, es un libro muy recomendable para jóvenes. No puede fallar. La historia, casi en su totalidad, les parecerá cercana y no perderán interés en ella.
Satrapi es autora de otras obras como, por ejemplo, Pollo con Ciruelas. Todo lo que hace esta mujer merece la pena.

Calificación: Estupendo.
Tipo de lectura: Muy agradable; muy atractica; emotiva e irónica al mismo tiempo.
Tipo de lector: Jóvenes y adultos. Interesados en entender que los valores son los mismos en cualquier lugar del mundo.
Argumento: La esperanza.
Personajes: Muy bien perfilados. La autora es astuta y los hace crecer utilizando uno o dos rasgos fundamentales para que funcionen dentro de la narración sin interferir en lo fundamental.
¿Dónde puede leerse?: Mirando la nieve en Irán.
¿Dónde puede comprarse?: En la Feria del Libro de Madrid.


Comentarios cerrados.