Dietario voluble

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Próximo a Bartleby y compañía, pero quizás más intertextual, el escritor barcelonés Enrique Vila-Matas encuentra en su peculiar forma de hacer literatura, un camino atractivo y lúcido. Dejando ver los resquicios del vanitas vanitatum, reseña con acierto a Kafka en una lectura más que contemporánea, así como a algunos de sus malditos (otros no tanto) favoritos. Emplea gran cantidad de energía y sabiduría en las citas, haciendo ver que la metaliteratura es un arte que no sólo requiere de reflexión, sino de imaginación.
Temas como la locura y su atractivo o la necesidad de citarse a sí mismo, le han hecho valedor de un prestigio que no es baldío. Escrito o más bien pergeñado a rachas desde 2005 a 2008, existe cierta voluntad de enraizarse y recordar; rememora en forma de diario y a través de bloggers y periodistas a Bolaño y Walser y hasta reproduce un poema de Bukowski que le sirve para disertar sobre la vida en la literatura, necesaria, enérgica, pero que no galope en aguas trasnochadas.
Habla también de la amenaza que supone la intelectualidad como arma que no muestra nada detrás; los capítulos o entradas en que diserta con locuacidad sobre la actualidad son irónicos y coherentes con su visión, que esta vez no obvia ni el cine (acertada semblanza de La vida de los otros o los filmes de Kaurismaki) ni la música u otras artes más disipativas. Entrega quizás este ejemplar para que le conozcamos mejor, en su vertiente más lúdica y con menor rigidez que en otros libros más premiados, pero que parecen más difíciles en sus planteamientos.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionado a los diarios.
Tipo de lectura: Densa y lúdica a partes iguales.
Argumento: Visiones personales sobre la literatura y la vida.
Personajes: Escritores y artistas retratados con inteligencia y frivolidad a partes iguales.
¿Dónde leerlo?: En un entorno aristocrático.
¿Dónde comprarlo?: Por ejemplo, en la Feria del Libro del Madrid.


Comentarios cerrados.