La desgracia de ser mujer

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Rosa Regás es una mujer que siempre ha defendido unos derechos que quedaron perdidos ya en las cavernas. Los derechos de igualdad entre hombres y mujeres.
En La desgracia de ser mujer aborda con cierta profundidad (no trata de ser este un trabajo de investigación profunda sino una reflexión cercana) los orígenes del problema y la situación actual. Señala a los hombres (a casi todos) como causa directa del problema, pero, también, a las mujeres (muchas) que asumen un papel injusto y absurdo; bien por miedo, bien por falta de recursos o bien por agarrarse a un bienestar que creen no poder conseguir de otra forma. Señala, como siempre ha hecho, a las religiones y sus iglesias como parte fundamental del entramado que impide a las mujeres jugat el papel que le corresponde.
Echa un vistazo a los modelos de amor, a los puestos de trabajo que ocupa la mujer, a su función dentro de la sociedad. Y lo hace con entusiasmo, con rigor y buena capacidad comunicadora. Por supuesto, no falta el obligado capítulo sobre la violencia de género que tanto debería avergonzar a cualquier individuo.
Es verdad que todo lo que dice en estas 117 páginas (bien podrían ser 60 puesto que la caja utilizada y el tipo de letra extienden el número de páginas innecesariamente) está leído antes, debatido mucho y sin resolver. Por ello, la imjportancia del libro es la de ser recordatorio, la de remover conciencias que acostumbradas a vivir algo como natural, van dejando en el olvido algunos problemas muy importantes.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Muy amable y fácil.
Tipo de lector: Estas cosas deberían leerlas todo el mundo.
¿Dónde puede leerse?: En algún lugar en el que se pueda reflexionar.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería habitual.


Comentarios cerrados.