La jungla

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La jungla es una adaptación al cómic de la obra homónima de Upton Sinclair. El encargado de realizar este trabajo ha sido Peter Kuper que consigue unos textos sencillos y precisos que son fieles al sentido del texto original. Y los acompaña de unos dibujos descarnados, duros y, a la vez, expresión clara de lo que el relato dice. Dibujos muy característicos de este autor.
Jurgis Rudkus es un inmigrante que busca la oportunidad en el país que promete tener opciones a todo el que se deja caer por allí. Estados Unidos es el escenario. Deja atrás un mundo que con el tiempo le parecerá idílico. El campo, los animales vivos, las casas convertidas en hogares. Se encuentra con hormigón, trabajos precarios, injusticia social y pobreza. Por supuesto, los animales con los que tiene contacto están muertos. Trabajará envasando carne de todo tipo. Incluida la putrefacta. La industria capitalista lo devora todo. A él, a su familia. Lo único que queda a salvo es la idea de salir adelante sea al precio que sea.
La novela de Sinclair se integra claramente en lo que se conoce como socialismo literario de principio de siglo. Y este cómic se asienta con solidez en ese mismo territorio un siglo después. Las ideas que podrían haber pasado a ser anacrónicas se alzan modernas, actuales.
El cómic es duro, tanto en su concepto como en su trazo. A pesar de la amplia gama de colores, cada viñeta se muestra lúgubre, extravagantemente dolorosa. Contrastes de colores, de muertes, de ideas, de miserias.
Este es un cómic atractivo que nos trae de regreso los problemas de un tiempo histórico que podría ser muy parecido al que vivimos hoy. Es un cómic más que recomendable.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Inquietante, impactante.
Tipo de lector: Amante del cómic.
Argumento: El trabajador siempre tiene las de perder en la sociedad capitalista.
¿Dónde puede leerse?: Lejos de una industria cárnica.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.