Ciudad de cristal

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Ciudad de cristal es una novela de Paul Auster. Pero, también, es un cómic. Paul Karasik y David Mazzuchelli adaptaron el texto de Auster hasta convertirlo en una novela gráfica maravillosa. Lo más importante de esta adaptación es que la esencia de la novela original queda intacta. Y eso es muy difícil de conseguir.
El trazo es cuidadoso aunque sencillo. Y no interfiere nunca con lo dicho. Por otra parte, los textos son precisos y fieles al original. En ese sentido el cómic es impecable. Sorprendente.
Ciudad de cristal inauguraba la famosísima Trilogía de Nueva York de Auster. Plantea el autor un mundo dual, un mundo en el que todo tiene su reflejo perfecto o imperfecto, un mundo en el que el lenguaje se nombra a sí mismo rey. Por eso la ciudad es de cristal. En el vidrio todo puede reflejarse con exactitud o deformado. Los personajes de la novela se duplican (uno es y el otro es lo que podría haber sido), las iniciales son las mismas para unos y otros, las familias que se han perdido aparecen en casa de otros que ni siquiera son lo que deberían.
El existencialismo inunda la narración, también Don Quijote (obra admiradísima por Auster), y el surrealismo que llega desde un lenguaje que se convierte en imagen aunque esta no exista. Si la novela era maravillosa en todos los sentidos, el cómic también lo es. La idea de que todos somos los mismos todos queda en el lector como invitación a la reflexión, como el germen de algo nuevo guiado por el lenguaje al que tanto apego tenemos y tanto desconocemos.
El comienzo se enmarca en la novela detectivesca y progresa hacia la investigación del mundo entero.
Todo aficionado al cómic, a la buena literatura, debería leer este libro. Un reto para cualquiera que pisa este mundo.

Calificación: Estupendo.
¿Tipo de lectura?: Desconcertante a veces, ligera otras, difícil. Pero maravillosa.
¿Tipo de lector?: Cualquiera dispuesto a indagar en su propio ser.
Argumento: El lenguaje hace del mundo lo que es. No al contrario.
¿Dónde puede leerse?: En le metro de Nueva York, claro.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


Comentarios cerrados.