El reloj

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No es demasiado conocido Carlo Levi para los lectores españoles, creo que ésta es la primera traducción en nuestra lengua de El reloj y también es reciente la de Cristo se detuvo en Éboli, que considero una de las novelas más importantes y más desconocidas del siglo XX.
Tomando como símbolo y como guía un reloj que se desbarata, acompañamos a Levi por Italia en los momentos inmediatamente posteriores a la Guerra Mundial. Primero por Roma, una ciudad que se revela más eterna que nunca, tan espléndida que la vida abigarrada en sus calles y la grandeza del pasado transforman el hecho de la miseria y de la desesperación en algo de una belleza insólita.
Es imposible para el lector desvincularse de las imágenes del cine neorrealista: Rosselini, De Sica, Visconti, y casi percibimos el relato en blanco y negro, mientras Levi dibuja tipos excepcionales y sugiere lugares con la enumeración de todo lo que les aporta vida, convirtiéndolos en los retratos en movimiento de un país vencido, desmoralizado y arruinado, pero hermoso.
Decir que El reloj es una novela social o de trasfondo político es quedarse corto, porque hay mucho más: el desarrollo, en una clave humanista pero trascendente, de un pensamiento moral.
Sobre todas las cosas El reloj es una gran verdad por la sinceridad, la implicación del narrador, y los recursos adecuados que utiliza el autor para descubrírnosla.
En muy pocas ocasiones Roma ha sido reflejada como aquí: diferente, oscura, misteriosa, épica.
Y como trasfondo unos políticos distantes que no se ponen de acuerdo. Como siempre.
¿Y cómo iban a poder distinguir con aquel humo y aquella distancia, los rostros de los hombres y las mujeres que se movían en las ciudades, que labraban los campos, trabajaban en los talleres y las fábricas, se disputaban el dinero, comían, hacían el amor?
El reloj marca los minutos en una encrucijada decisiva para la historia de Italia.

Calificación: Extraordinaria.
Tipo de lector: Cualquiera, es más, todos deberían leerla.
Tipo de lectura: Entretenida, amena, remueve todas las emociones y apela a la ética del lector.
Argumento: No es lo más importante..
Personajes: Fellinianos.
¿Dónde puede leerse?: De Roma a Nápoles, en el Pendolino.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual o en la librería Antonio Machado del Círculo de Bellas Artes de Madrid, www.machadolibros.com


Comentarios cerrados.