Honrarás a tu padre

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela y amplio reportaje sobre la Mafia. Se puede leer también como crónica, y está pergeñado por uno de los grandes en esto del periodismo, junto a Tom Wolfe, el señor Gay Talese. Puede además ser leído como material del que se derivaron series como Los Soprano, con la particularidad de que Tony es el padre al que dan por muerto. Desde el principio se juega a construir un árbol genealógico de los clanes Bonnano y Labruzzo. Unos salpican a otros, y viceversa, pero el verdadero protagonista es Bill, hijo de Joseph y a quién el mandamiento que da nombre al título, resulta ser una maldición, como no cuesta imaginar. Desarrollada durante los años 60, Talese sabe sacar partido de los detalles entre guerras de bandas sin necesidad de recurrir al estilo Chicago año 30 al que se acostumbra.
No se puede decir que se parta de un tipo de gángster muy fílmico, sin embargo la poderosa imagen de una casa destartalada y donde gente que se esconde de otros, duerme en la cocina de Rosalie (esposa de Bill), marca de por vida en la desgracia.
Actividades como la fabricación de tarjetas de crédito ilegales, la construcción e ingeniería como sectores amordazados o el control del sector de juegos de azar hacen que Bill emigre de Castellamare a los Estados Unidos. Suponemos que a cada nuevo golpe, la familia renace de sus cenizas mediante la extorsión.
Bill es además un tipo sin estudios, capaz de volar por diferentes esferas y aquí su complejo entramado le hace desprovisto de todo glamour. Los pecados van de padres a hijos, y de éstos a nietos, y que a nadie se le ocurra moverse, que sale en la foto.

Calificación: Buena.
Tipo de lector: Quién quiera saber quién se lo está llevando crudo.
Tipo de lectura: Muy documental.
Argumento: La Mafia, vista desde su segunda línea de cosanguinidad.
Personajes: Reales.
¿Dónde leerlo?: En Cuba, por aquello de relativizar los desmanes del capitalismo.


Comentarios cerrados.