Vidas imaginarias

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Los pequeños apuntes biográficos que forman este libro tienen una premisa desconcertante, porque su autor, Marcel Schwob, ha tomado como punto de partida a personas que existieron –o que intuimos que pudieron existir- para inventar sobre sus existencias una serie de esbozos rápidos y preciosistas.
Son –claro está- vidas imaginadas, imaginarias.
La exactitud de los datos y lo verosímil de sus desarrollos las hacen auténticas, porque si no fueron así, hubieran podido serlo, y esta posibilidad constituye la base de la literatura. La certeza de los nombres y de los hechos hace que converjan en cada vida lo imaginario y lo real.
Las biografías recorren los siglos, arrancan en la Magna Grecia de Empédocles y se suceden hasta el siglo XIX que el autor habitó. Todas son breves y concisas, con la concentración que alumbra las obras maestras.
Las primeras tienen resonancias clásicas; en las postreras, algunos piratas y un pescador de tesoros nos remiten a Stevenson, a quien Schwob admiró tanto que solo murió tras seguir su huella por los mares del Sur.
Son también un retrato de la intrahistoria, esa acumulación de pensamientos, emociones y deseos que construyen el motor de las edades.
Conviene recordar que Plutarco escribió otras vidas, que no por paralelas son menos imaginadas, ni menos reales, que las de Schwob; y lo mismo ocurre con las de Vasari. Borges considera a su Historia universal de la infamia tributaria de estas Vidas imaginarias.
Y en el fondo siempre está la línea que separa la realidad y la ficción, lo inventado de lo intuido.
Conocemos a otros hombres y otras mujeres, creados de la misma manera en las pinturas de Alma-Tadema, de Waterhouse, los retratos de Millais y de Scherrer, y nunca nos hemos extrañado de sus realidades fabulosas.

Calificación: Obra maestra.
Tipo de lector: Cualquiera, ilusionados por la Historia.
Tipo de lectura: Intensa.
Argumentos: Prodigiosos.
Personajes: Extraordinarios.
¿Dónde puede leerse?: En el rincón de una galería o un museo, un Thyssen, una Tate Britain, un Orsay.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual, por ejemplo en www.lacentral.com de Barcelona.


Comentarios cerrados.