Juicio a una prostituta

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Demóstenes fue abogado, político y retórico.
Y esto no es una obra de ficción sino un texto legal, el acta del juicio entablado por Teomnesto, ciudadano ateniense, y defendido por su suegro Apolodoro contra la cortesana Neera con la que un tal Estéfano vive como si fuera su esposa, porque ha trasgredido las leyes de la ciudad.
Porque Neera, que es esclava, puta y extranjera, ha pretendido integrarse en una sociedad cerrada a los extraños, levantada sobre firmes estructuras tribales.
Contra ella se erigen las leyes y se acumulan los testimonios.
El procedimiento nace viciado porque es una venganza repugnante, pero aparte de eso su exposición y las declaraciones que lo avalan son claras, contundentes e impecables. No debemos de perder esto de vista porque es una muestra espléndida de la realidad política y jurídica de la Atenas en el siglo IV antes del nacimiento de Augusto.
Y un ejemplo académico de actuación procesal.
Si las leyes eran justas o injustas lo decide el lector. Que diferencias y cuales convergencias hay con nuestros derechos civiles y nuestras reglas sociales, podrá meditarlo también. Y es muy interesante el paralelismo.
E intuirá, fuera del texto, una zona oscura –esta sí literaria y expresiva- en la que se encuentra una mujer sin voz, con su drama humano y sus circunstancias, la tasación del sexo como una mercancía, y el cuerpo y el alma de Neera  comerciados, repartidos, explotados y expuestos.
¿Ha cambiado algo en el mundo?
Ha triunfado la hipocresía, todo lo demás continúa igual.
El prologuista, Iván de los Ríos, realiza una introducción a sí mismo, donde lo de menos es Demóstenes y lo de más las citas cultas y rebuscadas (y yo es que en cuanto se cita a Adorno, me mareo); él, la traductora, y el editor con el título contundente, Juicio a una prostituta, son sutilmente oportunistas y tendenciosos, nos encaminan hacia un punto de vista, cerrándonos la puerta a los matices del término original hetaira (ἑταίρα), que no es meramente una prostituta (πόρναι), aunque Helena González justifica su traducción con una nota que la valida, y Errata Naturae gana méritos rescatando este texto interesante.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Interesados en textos legales y literatura clásica y político-moral.
Tipo de lectura: Un poco enredosa por la cantidad de personas que intervienen en el proceso.
¿Dónde puede leerse?: En una de las terrazas de la calle de la Montera de Madrid.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en La fugitiva de la calle de santa Isabel, http://lafugitivamadrid.blogspot.com


Comentarios cerrados.