El lenguaje de la pasión

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

En su día bajo el lema Piedra de toque, sale en kioskos esta recopilación de artículos del Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, escritos entre 1992 y 2000 en el diario El País. Ya desde un principio, el autor advierte que en ellos da parte de lo más impopular en él: su ideología. Una ideología que, rastreada a través de los años, pudiera parecer más liberal que progresista y a otros más conservadora que reaccionaria.
El escritor actúa aquí independientemente de sus novelas y sabe hacerse eco de una actualidad por entonces rabiosa que recorre vidas y conflictos; siempre desde el conocimiento de la intrahistoria que le da estar informado desde diversos prismas, critica el posmodernismo desde Derrida, nos hace partícipes de su amor por todo lo anglicano y desprecia, desde una conciencia de los fallos de las socialdemocracias, todo totalitarismo y dictadura militar (Chávez, Castro, Trujillo…).
Es tanto, en ocasiones, su orgullo por la libertad que en un artículo de defensa a las sectas, y en concreto a Moon, las iguala no sólo a la Cienciología, sino también al Opus Dei; igualmente escribe sobre disciplinas paralelas y muchas veces indisolubles a las de su producción como aquella en la que elogia a Octavio Paz, más a partir de sus ensayos, pero sin minusvalorar su poesía y elogia la pintura impresionista de Monet, tan entregada al sacerdocio de lo efímero.
Al peruano le van, en la vida y en el arte, las personalidades obsesivas en el proceso, no sólo por transportarnos a algo lejano o ajeno a la realidad, sino por saber optar a hacernos mirar hacia nosotros mismos a través de ellas; criaturas con casi un 99% de ficción en sus vidas como esa Señorita de Somerset, que sin tener una gran producción a sus espaldas, vivió por y para lo que soñaba.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Amena, distraída.
Tipo de lector: En busca de aristas ideológicas.
Argumento: La actualidad, a grandes rasgos.
Personajes: Reconocibles a poco que nos hayamos informado.
¿Dónde leerlo?: En cualquier parte.


1 Respuesta en “El lenguaje de la pasión”