Libro de la mujer fatal

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Las ediciones 451.zip hacen el efecto de una zona de paso a la que se abren puertas numerosas, una visión adecuada a las pesadillas y las ludopatías. Porque en cada uno de sus libros atisbamos, como a través del ojo de una cerradura, diferentes textos fragmentados que componen una obra nueva, resortes para la imaginación.
Libro de la mujer fatal abre una caja de Pandora literaria.
Son mujeres de ficción, sorprendidas por la escritora Marta Sanz en el acto mismo de su fatalidad, soberbiamente acompañadas por imágenes.
Una selección inteligente.
Algunas son inevitables, como Carmen, de Mérimée, encarnada por Laura Santelmo en el retrato de Anselmo Miguel Nieto; o Eva, sentenciada por una voz apócrifa en el Libro del Génesis y retomada por Klimt. Como la marquesa de Merteuil tendida en un desnudo de Boucher con una de sus mejores cartas.
Liaisons dangereures.
Casandra, tal y como la pintó Sandys, rescata con fortuna a Luella Miller de Mary Wilkins Freeman, y por ser el único texto de la mano de una mujer, le encontramos circunstancias atenuantes; no se las encontramos a la perturbadora primera visión de Lolita –Nabokov- que se solapa con la imagen de unas ninfas de Waterhouse ejerciendo, todas, una fatalidad ¿inconsciente?
Marta Sanz rescata prototipos lejanos como la Nefernefernefer de Sinhué el egipcio, de Mika Waltari, que usurpa el gesto de Cleopatra en la película de J.Gordon Edwards; o la inquietante -muy deseada- Olimpia de El Hombre de Arena, de E. T. A. Hoffmann.
Hay autores que preceden con la fama a sus criaturas de ficción, como es el caso de Barbey d´Aurevilly y su diabólica Hauteclaire, que adquiere aquí la cualidad de mujer pantera; mientras que alguna de esas criaturas ha opacado el nombre de su creador, liberándose,  convirtiéndose en heroína y saltando de disciplina en disciplina, como Manon Lescaut -de Prévost (y Leoncavallo, Puccini, Massenet)- que es la Nana de Manet, la de Zola.
Abre la introducción Medea, en otro cuadro de Sandys, y la editora se lanza a un acercamiento a la malignidad trufado de referencias literarias y cinematográficas, un texto que es ensayo, reflexión y mirada sutil e irónica; culta pero también popular; tremendamente personal e intransferible sobre el lugar de la mujer –en la vida, en la literatura, en el cine-, del hombre en la mirada y el deseo; y un recuento de malvadas.
Todas –Marta Sanz también- conforman en un collage, una única mujer fatal, deseada y temida a partes iguales.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Curiosa.
Argumento: Malvado.
Personajes: Malignas.
¿Dónde puede leerse?: Antes de la fiebre del sábado noche.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual, o en www.libreriamendez.net


Comentarios cerrados.